[Editorial] Una ciudad desbalanceada

Por: Fotografía: Mauricio Ulloa 10:30 AM 2016-11-30

Crecimiento no es desarrollo, y eso lo saben tanto los economistas como los urbanistas y sobre todo los chillanejos, pues la ciudad en que viven es un muy buen ejemplo de cómo el crecimiento urbano no ha ido aparejado con el desarrollo. Por lo mismo, no deben sorprender las conclusiones del estudio realizado por el Observatorio Urbano del Ministerio de Vivienda, sobre todo el marcado desbalance que existe en el acceso a servicios y espacios públicos. 

El inédito informe recogió antecedentes sobre la percepción de acceder caminando a prestaciones o lugares públicos y entrega resultados bastante satisfactorios en algunos aspectos, como otros que son negativos. Entre los primeros están el acceso a transporte, colegios y establecimientos comerciales. La percepción del 64,5% de los encuestados es que pueden llegar caminando a locales del comercio y un 72,2% menciona que tiene a la mano establecimientos educacionales. Y un elevado 83,9% de los chillanejos manifiestan que pueden disponer de locomoción colectiva de manera fácil y a poca distancia de sus casas.

Por otra parte, solo 41,1% de los encuestados en Chillán puede acceder caminando desde su vivienda a un establecimiento de salud (consultorios y clínicas), mientras que el 58,9% advierte que solo es posible tomando algún tipo de transporte. Respecto a la práctica de deportes, el 46,2% menciona tener cerca un lugar adecuado al que puede llegar caminando y un 53,8 precisó vivir lejos de ellos. Y sobre la cercanía a plazas y parques, la apreciación de la proximidad a pie desde la vivienda alcanza un 48,5%. 

De acuerdo a la investigación del Observatorio Urbano, que se basa en encuestas de Adimark GFK y datos propios del Minvu, Schleyer y el centro son sectores aventajados, sobre todo el primero, pues dispone prácticamente de todos los servicios: un centro de salud, multicanchas, colegios, plazas, supermercados y buena oferta de locomoción colectiva. El sector centro es parecido, pero falla en el acceso a espacios públicos para la práctica deportiva, pues el más cercano. Quilamapu, queda a dos kilómetros y medio de distancia.

Mucho menos favorecidos son los habitantes de Los Montes, en el oriente de la comuna. 10 kilómetros los separan del consultorio San Ramón Nonato y el supermercado más cercano (en la esquina de las avenidas Los Puelches con Alonso de Ercilla) está a casi nueve kilómetros de distancia del centro poblado.
 Este desbalance, en mucho, se debe a casi dos décadas de crecimiento normado por un plan regulador deficiente, lleno de parches y acomodos para favorecer el desarrollo de proyectos inmobiliarios para distintos segmentos de población y que al final han producido un crecimiento inorgánico, saturación vial en distintos lugares de la ciudad yun alza del valor promedio del suelo, dando pie a la especulación.

Sobre este fenómeno que amenaza a nuestra calidad de vida hay un diagnóstico compartido por expertos y autoridades y es uno de los aspectos que se quiere solucionar, o al menos, evitar que se siga repitiendo, mediante el nuevo plan regulador que entró en vigencia este año. 

Sin embargo, el gobierno local debe tener claro que no basta tener un instrumento de planificación actualizado para convertir el crecimiento habitacional en desarrollo y calidad de vida. Chillán reclama una nueva mirada, no solo centrada en edificar infraestructura, sino en un mejor uso del espacio público y la integración de las distintas formas de desplazamiento en la ciudad. Una visión que nos conduzca a una ciudad más bella y caminable y no a la urbe que es hoy, donde parece que los automóviles han enceguecido nuestra capacidad de vivir.

 

Comentarios