Rentabilidad de la papa compite con la achicoria y la remolacha

Por: José Luis Montes Fotografía: Archivo 12:50 PM 2016-11-29

Cambios en el escenario papero de la zona de San Ignacio y El Carmen, están obligando a pequeños productores a incorporar más técnología y ser más eficientes en el cultivo, según confirmaron los dirigentes campesinos Hernán Meza, de Comercial Diguillín de San Ignacio, y Sergio Brevis, de Agrícola El Carmen. 


Carlos Smith, agricultor de esa zona, señaló que efectivamente, al igual como está ocurriendo más al Sur, hace una década la rentabilidad de la papa la ha convertido en una alternativa atractiva y al igual que en otros cultivos, la aplicación de más tecnología y mecanización, permite a agricultores con más recursos aumentar la producción, lo que incluso hace que este tubérculo pueda competir con rubros como la achicoria y la remolacha.


A juicio de Smith, el escollo que encuentra este cultivo en la zona  para los productores medianos y grandes, es que es objeto de un mercado informal, lo que dificulta la comercialización.


SAN IGNACIO 
Desde el punto de vista de la pequeña agricultura, según señaló Hernán Meza, la situación es preocupante, ya que el rubro en la zona era patrimonio casi exclusivo de los pequeños, y debido al hecho que los compradores prefieren comprar a predios más grandes por lo homogéneodel producto, “vemos que hay mucho agricultor que está reemplazando la remolacha por la papa”.


Por el lado positivo, afirmó que su organización de campesinos está trabajando en un proyecto asociativo económico de Indap, que apoya la comercialización de productos campesinos, y Comercial Diguillín ha tenido experiencia abasteciendo a supermercados de Chillán, Los Ángeles y Concepción en años pasados con 150 mil kilos mensuales de papas enmalladas,  lo que se descontinuó debido a la descapitalización que significaba el largo retorno del capital, con pagos de hasta 90 días.


“Pero ahora eso ha cambiado y no demoran más de un mes en pagar. También en el Día del Campesino se firmó un convenio con Junaeb y Gendarmería, para que adquieran productos de la pequeña agricultura. Por lo que se da un escenario por un lado optimista y por otro lado, hay un desafío tecnológico que nace de la competencia con productores más grandes. Tenemos una brecha grande que superar. Los más grandes trabajan mecanizados desde la preparación de tierra a la siembra y la cosecha, lo que a gran escala baja los costos”, argumentó el directivo.


EL CARMEN
Por su parte, Sergio Brevis, ejecutivo de la empresa campesina Agrícola El Carmen, describió que “la gente con riego está incluyendo la papa. Precios como los de la achicoria, dicen los agricultores, no son una maravilla, y se cambian. Las papas son buen rubro, cuando son pocas, lo malo es que cuando la oferta se amplía, caen los precios.Los grandes parten con ventajas, tienen equipamiento y si no, lo adquieren y logran mejores resultados. También nos estamos viendo obligados a poner tecnología, porque falta mano de obra para cosecha y siembra”.


Brevis añadió que hasta la fecha, para los pequeños productores, sobre todo, los más tecnologizados, que logran sobre 40 o 50 toneladas por hectárea con un buen año, les cambia la vida: “cuando se llega a los $15 mil por saco, uno puede cambiar la camiontea por una nueva o ponerle piso cerámico a la casa.

Ahora todo dice que tenemos que ponernos más competitivos, mejorar la calidad de las semillas y aprovechar los instrumentos de que dispone Indap”.


El ejecutivo recordó que en una reciente visita de un grupo de productores al Consorcio de la Papa, concocieron la maquinaria que se está usando en la gran agricultura para el rubro y aseveró que llegar a esos niveles es un desafío de futuro para las empresas campesinas: “por ahora postulamos a los agricultores a maquinaria e infraestructura de guarda en Indap, conforme a como ellos van avanzando”.

Comentarios