Estudio marcado desbalance local en acceso a servicios y espacios

Por: Jorge Chávez Fotografía: Fernando Villa 08:10 AM 2016-11-28

Aproximadamente dos kilómetros y medio de distancia deben recorrer las personas que viven cerca a la Plaza de Armas de Chillán para llegar al complejo Quilamapu, lugar público más próximo que tienen para la práctica de algún tipo de actividad deportiva.


Una situación totalmente distinta se da en el caso del acceso a la salud; las dos clínicas particulares de la comuna, el hospital Herminda Martín y el Centro de Salud Familiar (Cesfam) Violeta Parra, se encuentran a solo un kilómetro de distancia del céntrico punto comunal, sin mencionar las innumerables postas y consultas privadas que hay dentro de las cuatro avenidas, siendo todos ellos posibles de asistir sin necesidad de depender de movilización vehicular.
Menos favorecidos son los habitantes de Los Montes, en el oriente de la comuna. 10 kilómetros separan a ese lugar con el Cesfam San Ramón Nonato, establecimiento al que por ubicación geográfica les corresponde acudir por prestaciones.


A esta carencia se le suma la lejanía con el supermercado más cercano (en la esquina de las avenidas Los Puelches con Alonso de Ercilla) a casi nueve kilómetros de distancia del centro poblado.


Estos son solo algunos ejemplos sobre el marcado desbalance en la oferta de servicios o lugares de acceso público que sufren los habitantes de Chillán y que se refleja en los resultados del estudio del  Observatorio Urbano del Ministerio de Vivienda y Urbanismo (Minvu), el cual recogió la percepción que tienen los chillanejos sobre la cercanía física para acceder a ellos.


Lejanía y cercanía
La investigación del Observatorio Urbano se basa en encuestas de Adimark GFK y datos propios del Minvu de su último trabajo en el que midió la variable “cercanía”, de 2010.


La percepción del 41,1% de los encuestados en Chillán es que los establecimientos de salud (consultorios y clínicas) pueden ser visitadas a pie desde sus viviendas, mientras que el 58,9% advierte que solo es posible tomando algún tipo de transporte.


Respecto a la práctica de deportes, el 46,2% menciona tener cerca un lugar adecuado al que puede llegar caminando y un 53,8 precisó vivir lejos de ellos.
Y sobre la cercanía a plazas y parques, la apreciación de la proximidad a pie desde la vivienda alcanza un 48,5%.


Todo cambia cuando se analizan otros parámetros. La percepción del 64,5% de los encuestados es que pueden llegar caminando a locales del comercio y un 72,2% menciona que tiene a la mano establecimientos educacionales.


Y un elevado 83,9% de los chillanejos manifiestan que pueden disponer de locomoción colectiva de manera fácil y a poca distancia de sus casas.


Contrastes
Aventajados en cuanto a los servicios que pueden disponer de forma sencilla y caminando se encuentran los habitantes del sector Schleyer, al sur de la comuna.


Salomón Esparza, antiguo vecino del lugar y quien fuera por cinco años dirigente social, advierte que su zona cuenta con todos los servicios cerca, como un Cesfam, multicanchas, establecimientos educativos, plazas, supermercados y locomoción colectiva; no obstante, lamenta que su suerte no es la misma que la de otros lugares.


Iris Salazar, presidenta de la junta de vecinos de la Villa Padre Hurtado en Parque Lantaño, menciona que su sector adolece de locales comerciales grandes que les facilite la compra de artículos de consumo masivo.


“Tenemos buena locomoción y si bien contamos con una multicancha que no se da abasto para la cantidad de gente que vive acá, es de fácil acceso. El Cesfam Ultraestación está a un kilómetro más o menos, pero lo que sí nos complica es que no hay un supermercado cerca y eso nos obliga a tomar transporte”, comenta.


La presidenta de la Unión Comunal de Juntas de Vecinos de Chillán, Cecilia Henríquez, comenta que algunos sectores tienen dificultades para disponer de los servicios; sin embargo, aclara que en los últimos años se ha estado mejorando el acceso.


Crecimiento
El arquitecto Mauricio Riesco advierte que el desbalance que existe en cuanto al ofrecimiento de servicios en la ciudad se debe a las deficiencias del Plan Regulador Comunal de Chillán.


“No ha sido un documento que haya permitido un crecimiento organizado y planificado de la comuna. El plan regulador otorga las herramientas, pero el Secpla y la Dirección de Obras son claves a la hora de aprobar los permisos de edificación y no han ido de la mano, generándose un colapso en distintos lugares de la ciudad y en vez de ayudar está generando otros problemas”, recalcó.

 

Comentarios