Ñublense quiere romper el cemento y pagar su deuda en casa

Por: Rodrigo Oses Fotografía: Agencia Uno 2016-11-26

Un partido vital para consolidar el despegue del fondo de la tabla es el que este domingo, a las 18.30 horas,  Ñublense sostendrá con el colista de la Primera B, Unión La Calera, en el estadio Nelson Oyarzún.

“Ya dimos un pasito ante Santiago Morning, pero ahora hay que ratificarlo en casa ante La Calera, que será como una final”, reflexionó José Antonio Rojas, el capitán de los “diablos rojos”, quien asume que el duelo de hoy es trascendental ganarlo.

En la misma tónica opinó el volante autor del gol del triunfo ante el “Chago”, Sebastián Páez.

“Ningún equipo quiere estar peleando abajo y la verdad es que nosotros queremos estar más arriba y vamos a luchar para lograrlo. Dimos un paso importante, pero ahora tenemos la obligación de ganar en casa”, asegura el volante central.

Ñublense repetirá la fórmula que le dio resultado ante los microbuseros en La Pintana.

Esta vez espera que el tridente de ataque, integrado por los canteranos Ibáñez, Triviño y Albornoz, tenga mayor protagonismo, ya que en la capital careció de peso ante la férrea marca de los locales.

Fuera de la citación diabla quedaron Luis Flores, que viene saliendo de un esguince, Cristián Retamal y el portero Celso Castillo, que cedió su lugar como segundo arquero en el banco a Camilo Reyes.

Deuda de local 

El cuadro de Pablo Abraham recibirá a un aproblemado cuadro calerano, que no solo vive una crisis deportiva, sino que también dirigencial.

El controvertido técnico argentino Humberto Grondona ha sido testigo de la pobre producción ofensiva de su equipo, que hace cuatro fechas que no marca un gol.

Para colmo de males, en el mediocampo lamentará la ausencia del volante creativo Eduardo Leal, pero en ataque reaparecerá el argentino Federico Laurito.

“Vamos a ir a hacer un partido inteligente para intentar traernos los puntos”, anticipó Grondona, quien hace algunos días encendió la polémica y la suspicacia cuando dirigió a La Calera vistiendo una parka de la Universidad de Chile.

Ajenos a la realidad cementera, los “diablos rojos” reconocen que no será tarea fácil romper el muro de Calera. La estadística es escalofríante. En los últimos siete duelos, Calera ha ganado seis y Ñublense uno.

“Sabemos que será un partido difícil, pero tenemos que ganarlo”, anticipa Rojas, que espera el aliento de la hinchada chillaneja.

Comentarios