Día histórico: Senado aprobó en general la creación de la nueva región

Por: Isabel Charlin Fotografía: Agencia Uno 10:25 PM 2016-03-16

 

Antes que el vicepresidente del Senado, Jaime Quintana, entregara el resultado de la votación, la “barra ñublensina” presente en la sala del Senado, integrada por alcaldes y miembros del Comité Ñuble Región, ya tenían la exclusiva: por 27 votos a favor, dos en contra y ninguna abstención, la Cámara Alta aprobaba en general el proyecto que crea la XVI Región de Ñuble y las provincias de Diguillín, Punilla e Itata.


No aguantaban más los nervios, y le pidieron al diputado DC, Jorge Sabag, que fuera a revisar la votación electrónica. Antes, escucharon atentamente las alocuciones de los 16 senadores que intervinieron en las más de dos horas que duró la discusión.


Sin duda había optimismo, pero pasar este primer obstáculo era fundamental.


El debate tuvo de todo: desde argumentos sólidos para justificar la creación de la nueva unidad administrativa, hasta inesperadas peticiones, como la del senador José García Ruminot, quien solicitó al Gobierno dotar de alcantarillado a Lican Ray, localidad que aspira a convertirse en comuna.


Es que Ñuble no es el único territorio que aspira a independizarse.  Los senadores Lily Pérez y Francisco Chahuán, junto con apoyar la iniciativa, dejaron en claro que el próximo desafío para el subdere Ricardo Cifuentes -quien estuvo presente en la sesión - es liderar la creación de la Región de Aconcagua.


Intervenciones como las anteriores fueron recogidas por el socialista Rabindranath Quinteros para justificar su rechazo al proyecto.


“No puedo concordar con las microrregiones. Yo apuesto por las macrorregiones y soy partidario de reformular nuestra división territorial. Entiendo el sentir de la gente de Ñuble, pero mi postura no es caprichosa. Creo que el próximo debate sobre una nueva Constitución sería el indicado para tocar el tema de la regionalización”, sostuvo el parlamentario.


Similar opinión manifestó el senador Carlos Montes, también socialista, quien considera que es precipitado seguir creando regiones sin revisar antes nuestra realidad territorial.


“Estamos tomando medidas sin una decisión de fondo de descentralización y de sistema político. Hace algunos días se votó la elección de intendentes, y ahora crear una región, y he pensado que esto requiere opciones más sólidas y de largo plazo. La nueva Constitución abre la oportunidad de hacer un debate sobre distribución administrativa regional”, puntualizó.

Transversal apoyo
En contraste, las opiniones favorables hacia el proyecto fueron múltiples, y vinieron desde todos los sectores políticos.


“Éste es un día extraordinariamente importante, que les pertenece a todos los que han aportado y trabajado por este gran sueño y transformar la provincia en una región, por lo tanto, hay que cuidar que sea el triunfo de todos, en distintos tiempos. Ñuble cambiará para bien”, manifestó el senador Alejandro Navarro, quien junto a Felipe Harboe y Víctor Pérez, hicieron una férrea defensa de la iniciativa.


El senador socialista por Los Ríos, Alfonso de Urresti, quien estuvo presente durante la sesión de la Comisión de Gobierno Interior que se desarrolló en Chillán, respaldó el carácter ciudadano de la demanda ñublensina.


“Resulta paradojal que en 2016 estemos discutiendo una reestructuración, porque la regiones tienen que obedecer a una expresión territorial que represente a sus habitantes y potencie sus capacidades.  Producto de los movimientos de la ciudadanía y los estudios, se ha ido creando esta masa crítica para la convicción y justificación de una nueva región”, manifestó.


Desde las tribunas, los alcaldes  de Chillán, Sergio Zarzar; Manuel Pino, de Ñiquén, y Ernesto Sánchez, de Bulnes, junto a integrantes del Comité Ñuble Región, liderados por su presidente, Hérex Fuentes,  veían cada vez más cerca la concreción del sueño, que nació allá por 1997, y que ahora, es discutido en el Parlamento.


Si bien algunos parlamentarios entregaron su apoyo al proyecto, hicieron notar que la sola creación de una región no basta. 


“Hemos señalado que este proyecto requiere las condiciones necesarias y los recursos económicos para poder cumplir con las expectativas de todos los vecinos de Ñuble, para posibilitar que sea una realidad y no solamente una esperanza o expectativa”, sostuvo el RN Francisco Chahuán, en tanto el senador Alejandro Guillier manifestó que “solo se avanzará si progresamos en regionalización y descentralización, en traspaso de competencias y autonomía para la ejecución presupuestaria y fortalecimiento de los municipios. Crear más regiones no servirá si no hay un empoderamiento de éstas”.


Felipe Harboe (PPD) fue más allá. “Chile debe pasar a ser un Estado unitario con apellido, un Estado unitario descentralizado. No hablamos de crear más cargos, sino de cómo mejoramos la administración de los territorios”, aseveró el legislador local, quien hizo hincapié en que “la tendencia actual es administrar territorios más pequeños”.
Víctor Pérez, en tanto, destacó la identidad de la provincia, factor clave a la hora de convertirnos en región. 

Un mes para indicaciones

al término de la discusión del proyecto, se fijó que el período que tendrá el Ejecutivo para introducir indicaciones a la iniciativa será de un mes, cumpliéndose el plazo para ello el próximo 18 de abril a las 12 horas.


El texto vuelve ahora a la Comisión de Gobierno Interior para iniciar la discusión en particular, durante la cual se definirán temas como las capitales provinciales, los cambios de provincia solicitados por Quillón y Coihueco y la dependencia electoral de Cabrero y Yumbel.


Una vez despachado el proyecto en particular por Gobierno Interior, pasará a la Comisión de Hacienda, y luego será discutido y votado en sala. Se espera que de aquí a junio, la iniciativa esté ya en la Cámara de Diputados, y que antes de fin de año esté aprobada, para convertirse en ley durante el primer trimestre de 2017.

Comentarios