Concurso del Vino es puntal de marketing del Valle del Itata

Por: José Luis Montes Fotografía: Mauricio Ulloa G. 06:35 PM 2016-11-25

Un gran paso dio este año el Concurso del Vino de Ránquil, al ampliarse a toda la zona viñatera del Valle del Itata -Quillón, Ránquil, Coelemu, Portezuelo, Trehuaco, Ninhue, San Nicolás y Ránquil, todas comunas de Ñuble, más Florida, que pertenece a Concepción- lo que lo convierte en uno de los  más efectivos instrumentos de marketing del vino local.


“Esto va a ayudar para que otras comunas, que están muy dejadas en el aspecto vitivinícola, puedan mejorar su productos. La idea es no vender toda la uva, sino hacer una parte de vino y no a granel, sino embotellado. Lo que se busca es que el Valle no sea una o dos comunas que tienen vino embotellado. Que sean hartas. Yo diría que ése es uno de los objetivos nuevos de este concurso”, afirma el enólogo Edgardo Candia, que tiene un papel protagónico en el certamen, ya que trabaja todo el año codo a codo con los productores, para el municipio de Ránquil, en un programa de mejora continua de los procesos de vinificación de los pequeños agricultores.


“Lo primero es dar a conocer la comuna, la viticultura del Valle. Mostrar que con buen manejo, con uvas de la zona, se pueden hacer buenos vinos. Que los productores están capacitados y que muchos de esos vinos buenos, se pueden embotellar y vender y ser una mucho mejor opción que estar  vendiendo uva y vino a granel. Ése es el objetivo. Obviamente que los premiados, ya sea tengan vino embotellado o a granel, tienen  una mejor opción comercial por el nivel del concurso”.


Respecto a los vinos que participaron este año, señala que se trató de productos muy heterogéneos: “hay productores muy básicos aún,  que requieren de mucho apoyo, asesoría e inversión tecnológica, y otros que están bastante bien, pero no son las mayorías”.


En cuanto a los ganadores de medallas, “esos son vinos sanos, limpios. Sin defectos, bien hechos. Si son mejores o supoeriores, es subjetivo. Lo claro es que no tienen defectos, son vinos bien hechos, correctos. Lo primero que hay que apuntar es a eso. A vinos correctos, sin defectos, eso es lo básico”.


El especialista agrega que a su juicio, lo que se debe buscar en los tintos tradicionales es “resaltar, sobre todo, Cinsault y País, las características frutales de la zona en productos que no sean alterados con maderas o barricas, para que expresen sus características únicas”.


Resultado en ventas
Según la organización, los vinos que obtienen medallas tienen un resultado extraordinario en ventas, lo que da cuenta de una tradición de contar con enólogos, someliers y gente del mundo vitivinícola de primera línea en el jurado, que este año estuvo compuesto por los enólogos Ana María Cumsille, Sylvia Cava y Adriana Cerón; los sommelier Valeria López, Carla Urrunaga y Jorge Vidal; los periodistas Ania Smolec y Eduardo Brethauer, y el ingeniero comercial, Ariel Muñoz.


Se estima que este año llegaron a la fiesta que se realiza bajo el puente Ñipas a orillas del río Itata, unas 15 mil personas, y que el día de más afluencia de público fue el sábado, según confirmó el equipo organizador.


El concurso es parte de una fuerte inversión anual que hace la comuna en sus pequeños  viticultores, ya que se trata de una de las principales actividades económicas de esa zona de secano.


LAS MEJORES DE 2016
El puesto de honor de este año y la Gran Medalla de Oro del Valle del Itata, fue para Carlos Carrasco, titular de Vinos Don Goyo, del sector Uvas Blancas, de Ránquil, que sorprendió al jurado con el espumante de Moscatel de Alejandría “Don Claudio”. 


Sin embargo, para el productor no fue sorpresa, porque según comenta, había trabajado con especial dedicación para el concurso y nunca dudó de su producto. Cabe señalar que pese a no tener una larga trayectoria en vinos, el productor ya acumula interesantes premios en su currículo.


También hubo una Mención Honrosa, que recayó en Fabián Alejandro Mora, del sector Guarilihue Coelemu, que con su Cosecha Tardía Moscatel obtuvo en la categoría.

Comentarios