Condenan a ex tesorero de CAR Ñuble por apropiación de 164 millones

Por: Felipe Ahumada Fotografía: La Discusión 09:10 PM 2016-11-24

Con fallo condenatorio terminó el juicio abreviado en el que se acreditó la autoría de quien fuera el tesorero de la Cooperativa Agrícola Car Ltda., Juan Carlos Figueroa Sepúlveda, por el delito de apropiación indebida respecto a la cantidad de $164.276.072 con que defraudó a la cooperativa, desde a lo menos el año 2013.


Tras una larga investigación desarrollada por la Brigada de Investigación Criminal (Bicrim) de la PDI de Chillán, se logró reunir una evidencia suficiente como para que Figueroa Sepúlveda admitiera su responsabilidad en el hecho y aceptara la modalidad de juicio abreviado en el que el Juzgado de Garantía de Chillán dictó una pena de 541 días de cárcel con el beneficio de la libertad vigilada, que le supondrá la obligación de ir a firmar una vez al mes al cuartel de la PDI, por el lapso que dure la condena.


Pese a lo anterior, “el dinero nunca apareció, por tal razón se nos viene la segunda parte que es acudir a los juzgados civiles, ya con la condena penal en mano, para iniciar una demanda en pos de recuperar lo perdido”, explicó el abogado Renato Fuentealba, representante de la CAR Ñuble, quien a su vez admitió que “ese será un trámite largo”.


Tras el dictamen, que dejó satisfechos tanto al fiscal de la causa, Mauricio Mieres, como al propio querellante, Fuentealba apuntó a que “esta sentencia viene a ratificar lo sostenido desde el inicio del proceso, esto es que el condenado, fue autor material del ilícito y que con su actuar no solo perjudicó a la Cooperativa sino que a cientos de agricultores y ganaderos de nuestra región”.


La auditoría que lo delató
Fuentealba recordó que en 2013, cuando se encontró en su poder un cheque de larga data que no había ingresado a las cuentas de la Cooperativa, se inició una investigación interna, la que sacó a la luz los desvíos millonarios que realizó el tesorero, quien cumplió ese cargo por más de 16 años.


“Por los conocimientos adquiridos el condenado diseñó un sistema para engañar a la Cooperativa y sus sistemas de control, para ello imputaba deudas falsas a distintos clientes de la Cooperativa, simulaba abonos de cheques por cobrar en los registros contables y, correlativamente, cargaba a la respectiva cuenta depósitos en tránsito, que demostraban contablemente que las deudas se encontraban en proceso de pago; mecanismo utilizado para engañar y concretar el ilícito”, especificó el abogado querellante.


De acuerdo a los resultados de la investigación, lo que el tesorero hacía era, aprovechando la confianza de los cooperados y socios, recibir los dineros en mano, cada vez que se realizaba alguna venta.


El hecho quedó al descubierto en septiembre de 2014, cuando en una asamblea extraordinaria el directorio de la CAR debió explicar el fraude ante un centenar de socios que, en la ocasión expresaron su molestias por lo ocurrido.


“Le preguntaron por ese cheque y él solo dio evasivas, luego se retiró para volver en la tarde, pero la desconfianza ya se había instalado, por lo que se inició una auditoría, que fue la que sacó todo a la luz”, precisó Fuentealba.


En cuanto a lo administrativo, aunque no se ha admitido abiertamente, fuentes internas de la Cooperativa explicaron que tras este episodio hubo una reestructuración que involucró incluso niveles gerenciales.


Además, dentro de las medidas adoptadas para evitar otro desfalco fue decirle adiós a la tradicional confianza de la camaradería y ahora instalaron un software que permite la digitalización de los pagos y gastos hechos por la cooperativa.

Comentarios