Realizarán nuevo proceso de licitación para construcción de hospital

Por: Jorge Chávez 10:10 PM 2016-11-23

El Ministerio de Salud (Minsal) declaró desierto el proceso de licitación del nuevo hospital de Chillán, luego de que el pasado lunes la Contraloría General de la República objetara el proceso de adjudicación de las obras a la empresa Astaldi.


A través de un comunicado de prensa, la cartera de Gobierno anunció que a la brevedad se iniciará un nuevo llamado a concurso público para definir a la firma que construirá el moderno edificio chillanejo.


“En relación al Hospital Provincial de Ñuble, en línea con las razones esgrimidas por el órgano Contralor, la decisión del Ministerio de Salud ha sido declarar desierto este proceso. El Servicio de Salud Ñuble ha comprometido iniciar una nueva licitación en los próximos días”, menciona la nota informativa.


Junto al grave traspié que sufrió la iniciativa local, otros tres proyectos a nivel nacional también fueron rechazados por el órgano de control,  ubicados en las comunas de Linares (Diseño y Construcción del Hospital Provincial Linares), Santiago (Normalización del Hospital Barros Luco), y Talcahuano (Normalización Tercera Etapa y Final del Hospital Las Higueras).


Respecto al primero el Minsal aclaró que si bien la primera determinación de Contraloría en octubre pasado fue abstenerse, el Servicio de Salud Maule ingresó nuevos antecedentes del proyecto el 3 de noviembre, los cuales deberán ser considerados por la entidad.


Sobre los hospitales Las Higueras de Talcahuano y Santiago, la repartición de gobierno precisó que los equipos jurídicos y técnicos de los Servicios de Salud correspondientes y del ministerio se encuentran analizando los alcances de esta representación y los antecedentes de las otras ofertas, para informar a la brevedad el curso que tomarán estos procesos.


La cartera de salud reiteró el compromiso del Gobierno por cumplir con dotar a las comunas de establecimientos de última generación acordes a las necesidades sanitarias de la ciudadanía y al mismo tiempo recordó que se mantienen en la línea del cumplimiento de los conductos regulares.


“Actualmente existen 29 proyectos hospitalarios en ejecución que han cumplido todos los trámites administrativos correspondientes, incluyendo la toma de razón para adjudicar las obras de construcción. Durante el período 2014 - 2016 fueron tomados de razón 21 procesos licitatorios de obras hospitalarias,  además de 167 en el nivel de Atención Primaria de Salud, sumando un total de 188 obras. En este cometido el Ministerio de Salud declara su apego irrestricto a los procedimientos administrativos establecidos para estos fines, valora el cumplimiento del rol de las instituciones que participan en estos procesos, y espera que los oferentes que se presentan a las licitaciones hagan sus propuestas responsablemente, entregando toda la información que señalan sus bases”, detalla la nota del Minsal.


Dictamen de Contraloría
Un total de siete observaciones consigna el informe de la Contraloría evacuado el pasado lunes, en el que justifica el porqué se abstuvo de validar la adjudicación del diseño y construcción del nuevo hospital de Chillán, que finalmente obligó al Gobierno a declarar desierto el proceso.


El documento menciona una serie de errores administrativos en la emisión de antecedentes hacia el ente regulador, en los que incurrieron tanto la firma elegida (Astaldi) como la comisión evaluadora del proceso de licitación del millonario proyecto.


“En la oferta de la empresa que se viene adjudicando se omitió presentar la totalidad de la información requerida en el punto N° 3,2, Formulario N° 4, de las bases administrativas tipo sancionadas mediante la resolución N° 160 de 2015, de la Subsecretaría de Redes Asistenciales, aplicables en la especie, el cual establece en su inciso final que ‘En el caso de detectarse la omisión o inconsistencias relativas a la información presentada, la oferta será declarada inadmisible’, sin que se advierta la facultad de la comisión de evaluación para requerirlo a través del foro inverso”, precisa la primera notificación de la entidad estatal,  clave para entender el rechazo hacia la adjudicación local.


El indicativo ministerial al que hace referencia Contraloría está asociado a la capacidad económica del oferente y precisa que la firma interesada deberá acreditar a lo menos una capacidad económica de un 20% del valor del presupuesto estimativo.


Al no adjuntarse la documentación solicitada, la oferta será declarada inadmisible por imposibilidad de determinar la capacidad económica por no ajustarse a las bases, aclara la Resolución 160-2015 de la Subsecretaría de Redes Asistenciales.


La segunda observación planteada por el órgano de control indica: “De los antecedentes tenidos a la vista aparece que el adjudicatario habría omitido una serie de proyectos en ejecución, infringiendo el punto 3.2, Formulario N° 5 de las bases administrativas tipo, que exigía a los oferentes informar la nómina de la totalidad de las obras ya iniciadas  o por iniciarse sea en el sector público o privado, nacionales o extranjeras, que tenga contratadas el oferente para ser ejecutadas durante los 12 meses siguientes a la fecha de cierre de presentación de las ofertas, incluidas aquellas en que intervenga en calidad de partícipe de Unión Temporal de Proveedores, independientemente de la forma en que  se encuentren constituidos formalmente”.


La tercera indicación del ente fiscalizador cuestiona el trabajo de la comisión evaluadora al momento de elegir a la firma considerando su oferta monetaria, ya que se habría escapado de los lineamientos estrictos de las bases.


“No se advierte la razón por la cual la comisión evaluadora aproximó la nota de las ofertas económicas al entero más cercano, si se considera que esa forma de proceder no se estableció en las citadas bases administrativas tipo”, recalca.


En el punto número cuatro Contraloría puntualiza que no ha sido posible determinar, en virtud de los antecedentes que tuvo a disposición, la manera en que la comisión ha considerado los certificados acompañados para acreditar la experiencia declarada, tanto de la empresa como de los profesionales presentados, teniendo en consideración para ello los requerimientos contenidos en los puntos 3.3, letras d) y e), y el concepto de obras equivalentes del punto 1.4, de las bases administrativas y la aclaración realizada en la serie de preguntas y respuestas (v.g.r preguntas NOS 128, 391 y 884) referida a los profesionales de diseño.


“En su resuelvo N° 1, la resolución en estudio indica que se trata de un contrato sin reajuste, lo cual contraviene lo dispuesto en el punto 4.5.1 de las bases administrativas y el N° 6 del anexo complementario sancionado a través de la resolución exenta N° 672, de 2016, del Servicio de Salud Ñuble”, precisa como quinto punto.


La penúltima observación se relaciona con que dentro de los antecedentes que revisó no se adjuntó los anexos “F.4 Instalaciones Inspección Técnica”, “F.1.1 Instalaciones Inspección Técnica”, “F.2.1 EE.TT. Cálculo Estructural Agos.2015”, “F.1.2 Exigencias mínimas de seguridad en la obra”.


Finalmente la Contraloría General de la República cierra su informe advirtiendo que, de acuerdo con lo dispuesto en la Nota 1 del formulario N° 11 A, “las utilidades se calcularán sobre el costo directo” y que el porcentaje que se indica por ese concepto en la oferta económica de la adjudicataria se ha calculado sobre el costo directo más los gastos generales.


Al respecto, en la página web de la Contraloría General de la República se señala que, atendidas las múltiples consultas que recibieron en las últimas horas sobre las licitaciones de los procesos de diseño y construcción de hospitales públicos remitidos a control de legalidad durante este año, decidieron hacer público el listado de resoluciones que han sido cursadas y aquellas que han sido representadas.


La entidad estatal advierte que “en los casos en que rechazó la posibilidad de tomar razón, se debió  a problemas de legalidad, principalmente por asuntos de fondo o de incumplimientos de los principios de igualdad de los oferentes o de estricta sujeción a las bases del proceso”.


Solución
Tras los duros cuestionamientos que desde el lunes pasado vienen realizando parlamentarios locales de oposición e incluso oficialistas, quienes exigían explicaciones a las autoridades del Gobierno central por el frustrado proceso de licitación, en la mañana de ayer el director del Servicio de Salud Ñuble (SSÑ), Iván Paul, viajó a Santiago a reunirse con la Subsecretaria de Redes Asistenciales, Ana Alarcón.


Según confirmaron desde la oficina del SSÑ, fue el funcionario de gobierno ñublensino quien solicitó la entrevista, la cual se concretó  durante la tarde de ayer y tenía como objetivo analizar el informe de Contraloría y exponer las alternativas que se barajaban para que el proyecto de nuevo nosocomio se mantenga vigente.


Desde la oficina de comunicaciones del SSÑ aclararon que la declaración de desierto al actual proceso y el anuncio de la puesta en marcha de un nuevo proceso se adoptó en conjunto con las autoridades de salud en la reunión sostenida en el ministerio.


Atrasos
El director del Hospital Clínico Herminda Martín (HCHM) de Chillán e integrante de la comisión evaluadora del proceso de licitación, Rodrigo Avendaño, admitió que el informe de Contraloría va a significar un retraso en la obra, sin embargo, dijo confiar en que sea el menor tiempo posible.


“En estos momentos estamos abocados en resolver a la brevedad y volver a adjudicar a la misma u otra empresa pero con toda la exigencia administrativa que plantea la Contraloría, así que puede que se atrase unos meses pero consideramos que el proyecto en general del hospital va viento en popa y tiene todo el apoyo político de las autoridades ministeriales y parlamentarias”, explicó.


Rodrigo Avendaño sostuvo que la apuesta de la comisión que evaluó el actual proceso de licitación fue siempre adjudicar a la empresa que se ajustaba al monto del presupuesto, pero admitió que lamentablemente hay observaciones de forma y distintos documentos administrativos que la Contraloría encontró que tenían que estar presentes, pese a que el criterio del grupo de evaluación de la iniciativa local fue que eran temas menores.


El funcionario de salud recalcó que les hubiera gustado que el proceso haya seguido su curso normal, sin embargo, detalló que se deberán ajustar a las indicaciones legales y enfatizó a los chillanejos a tener presente que el nosocomio será realidad.


“Se le puede decir a la comunidad que esté tranquila, porque se ha hecho un trabajo serio y exhaustivo. Lamentablemente estos trámites que son necesarios, como el control de legalidad que hace Contraloría, es relevante, pero para la gente que quiere un hospital ahora ya no entiende muy bien, pero son pasos que se tienen que dar según la legislación chilena y hay que respetarla”, acotó.


Grupo evaluador
La comisión de evaluación de las empresas que postularon por hacerse de la adjudicación de las obras de diseño y construcción del hospital chillanejo estuvo constituida por profesionales del Servicio de Salud Ñuble, directivos y asesores del área de proyectos e inversiones y del proyecto del nuevo hospital. 


La integraron la subdirectora de Recursos Físicos y Financieros del SSÑ; el director del Hospital  Herminda Martín, el coordinador general del Proyecto Nuevo Complejo Hospitalario, el subdirector médico del Hospital Herminda Martín, el jefe del Departamento de Inversiones del SSÑ, el asesor jurídico y profesionales de los departamentos de Inversiones y Abastecimiento.

Comentarios