Agricultores se tomaron Ruta 5 en rechazo a reforma al Código de Aguas

Por: José Luis Montes Fotografía: Mauricio Ulloa 09:25 AM 2016-11-22

Ayer comenzó lo que fue definido como “una serie de manifestaciones” del gremio agrícola, relacionadas a la reforma al Código de Aguas que se vota hoy en la Cámara de Diputados. La actividad finalizó con 40 minutos de toma de carretera en forma alternada en ambos sentidos del tránsito por parte de unos 200 agricultores que llegaron a la convocatoria.

El presidente de la Asociación de Agricultores de Ñuble, Alvaro Gatica, señaló a La Discusión que esperan que se retrase el tratamiento de esta legislación, para que sea objeto de una revisión de varios aspectos y que sea sancionada por el Parlamento en el próximo régimen presidencial.

Agradeció el apoyo de los agricultores asistentes que dejaron sus labores de cosecha para asistir al acto, señalando que “aquí podemos perder la cosecha de todos los días y de aquí para adelante, así que no se arrepientan. Esta va a ser la primera llamada, vamos a tener que seguir. Se esta viendo recién mañana (hoy) en la Cámara de Diputados, capaz que se postergue y no le pongan urgencia, pero vamos a tener que seguir juntándonos y para eso no necesitamos 500 personas, necesitamos 5 mil”. 

Expropiatoria
El en acto hubo otras cuatro intervenciones. La primera fue  de la presidenta de la Junta de Vigilancia del Río Ñuble, Margarita Letelier, quien dijo que se trata de un asunto de perseverancia: “No podemos seguir pasando por los huasos huevones, somos agrticultores”. Agregó que “por una ley mal diseñada, con criterio ideológico y no técnico como debería ser, estamos a punto de ser expropiados de lo que ha sido nuestro, para el uso de riego de nuestras tierras”. La dirigenta dijo que especialistas han explicado en la Comisión Hacienda que la ley, con la redacción que tiene, es inaplicable. “Esta reforma es una expropiación encubierta, nos roban con ella”.

Letelier explicó que la DGA quedará al criterio del Gobierno de turno, “y ustedes saben lo que tenemos hoy. Hay situaciones absurdas, como que usos de riego en zanahorias y trigo podrían ser considerado como distintos. Los tiempos de los agricultores son biológicos y no político”, reflexionó.

Por su parte, el dirigente de la pequeña agricultura, Patricio Toledo, llamó a los parlamentarios a no cometer el error de aprobar la legislación como está. “Hay que dar la cara. Los campesinos estamos dispuestos a dar la pelea y hay que apoyar estas manifestaciones y a los dirigentes. Queremos que los parlamentarios nos dejen trabajar tranquilos”, sentenció.

Francisco Saldías, de la Junta de Vigilancia del Río Diguillín, explicó los principales problemas de  la legislación en estudio, como el tema del caudal ecológico, que en años secos dejaría sin riego a algunos ríos a partir de enero. En otros aspectos se refirió a los nuevos derechos de agua, que desconocen la tradición y el aporte de las organizaciones de regantes. Advirtió que se ha tratado de introducir una especie de antagonismo entre los pequeños y grandes regantes, lo que es un error.

Finalmente, el directivo sancarlino Fernando Jeldres apuntó sus dardos a los parlamentarios que apoyan la reforma tal cual está, concretamente a los diputados Loreto Carvajal y Carlos Abel Jarpa, llamando a no votar por ellos el próximo año.

Hoy debe ser votada la iniciativa en la Sala de la Cámara de Diputados

Para hoy, en el primer lugar de la tabla de la sesión ordinaria de la Cámara de Diputados, se considera la votación del proyecto de ley que reforma el Código de Aguas y que establece una prelación en el uso de este recurso por la vía de la intervención del Estado. 

Los puntos que más preocupan a los agricultores de la zona son la propiedad de los derechos, ya que tanto para los nuevos, como los antiguos, la legislación establece excepciones y existen dudas acerca de la heredabilidad de los mismos.

Otro tema que crea ruido, es el de los “caudales ecológicos”, que de mantenerse tal cual como está en la redacción de la iniciativa, en tiempos de escasez restaría un caudal importante al riego.

También preocupa que en casos de escasez de agua por decreto presidencial se pueden suspender las funciones de las juntas de vigilancia, por plazos de hasta 2 años renovables, lo que deja a criterio del Gobierno la distribución del agua. Estos y otros temas se han planteado en el debate, pero los agricultores señalan que han sido oídos, pero no escuchados. 

Comentarios