Ñublense se puso el overol y dio el gran golpe ante el “Chago” Morning

Por: Rodrigo Oses Fotografía: Agencia Uno 2016-11-22

Sin jugar bien, pero apelando a la garra defensiva, Ñublense dio un un verdadero golpe a la cátedra en el estadio La Pintana al derrotar al sorprendente Santiago Morning por 1-0.

Los bohemios venían precedidos por una gran campaña, marchaban terceros y querían hacerse respetar en casa para seguir metidos en la pelea por el ascenso.

Sin embargo, el cuadro chillanejo apostó por una sólida organizació defensiva para neutralizar los embates del rival y obtener la mínima ventaja que defendieron con el alma en la recta final del encuentro.

Con este resultado, los diablos rojos, que no ganaban de visita desde del 31 de julio cuando vencieron a Copiapó, arrancaron de los últimos lugares y treparon al décimo lugar con 13 unidades.

Pobre producción
Ñublense apostó por un ataque inédito en La Pintana con Albornoz e Ibañez como extremos y Triviño como centrodelantero.

La fórmula no brilló en el arranque porque Santiago Morning comenzó a cortar los circuitos creativos del elenco de Abraham. Sebastián Paez cada vez que quiso darle salida al equipo, sufrió la marca de dos o tres bohemios.

Por eso Ñublense casi no llegó en la primera fracción, pero sí, ante el leve dominio de los microbuseros, comenzó a consolidar su faceta defensiva. Aunque pasando más de un susto debido a los endemoniados desbordes de Gonzalo Reyes, principal agente ofensivo del “Chago” que hizo sufrir a Améstica. Pero no fue suficiente, porque el equipo de “Clavito” sintió mucho la ausencia en ataque de Óscar Ortega y David Escalante. El cuadro de Hernán Godoy se aproximó y terminó con mayor posesión de balón, pero no tuvo en la zona de ataque a los receptores idóneos para definir.

El encuentro fue trabado y muy friccionado en ambas áreas, aunque Santiago Morning buscó con más volumen abrir la cuenta, pero no estuvo fino en el último pase o en el mano a mano para vulnerar el arco de Sebastián Contreras que hizo un gran encuentro.

El penal y a defender
Amanecía el complemento, cuando Felipe Albornoz, de pálido cometido en el primer tiempo, encaró hacia el área y se fabricó un penal que convirtió en gol Sebastián Paéz para Ñublense.

Los diablos rojos, sin despeinarse mucho, ganaban de visita y bajaban al cuadro revelación.

De ahí en adelante, el partido cambió. El cuadro local adelantó sus líneas, sumó gente al ataque, y presionó en campo rival a Ñublense que apostó peligrosamente por el contraataque. Los diablos rojos no tuvieron la consistencia para aguantar el balón arriba y perdieron casi todas las segundas pelotas. 

Por eso el “Chago”se instaló en terreno rojo y llegó por todos los flancos. Sin embargo, se estrelló siempre con la marca de Pedreira y Rojas, las tapadas de Contreras y la aplicaciòn de Olivares y Améstica.

El equipo chillanejo, impotente a nivel creativo y ofensivo, renunció al ataque, se puso el overol y se dedicó a defender con dientes y muelas la mínima ventaja.

El “Chago” rozó el empate, pero se fue enredando en la madeja que le tejió Ñublense desde la zona de contención hacia atrás.

Un triunfo sufrido, pero meritorio. Con muchos ripios y escaso fútbol, pero una garra defensiva que le bastó para frenar la micro en seco y arrebatarle tres puntos al cuadro sensación de la B. Ahora Ñublense recibe al colista U. La Calera, en otro duelo donde seguramente jugar bien no será lo importante. Solo ganar para sobrevivir.

Comentarios