“La industria alimentaria debe avanzar en innovación y tecnología”

Por: Roberto Fernández Fotografía: Archivo 09:55 PM 2016-11-19

Entre el 25 y 26 de noviembre se efectuará en Chillán, en la Universidad de Concepción, el seminario de innovación “Alimentaria Chillán 2016”, organizado por la Facultad de Ingeniería Agrícola de la UdeC, Ideolab y LA DISCUSIÓN, que se enfoca en  alimentos saludables, sustentabilidad , recursos naturales y “branding”. Entre los invitados destacará la presencia del consultor Gonzalo Jordán Fresno, profesional especializado en alimentos, past president del Programa Estratégico de Alimentos de Corfo y actual asesor del directorio de dicho programa.

En opinión del profesional, “la futura región de Ñuble es una región de larga data que ha sido ejemplo de adaptación a desafíos relevantes en el pasado (...)  Ahora es el cambio climático y nuevas oportunidades están a la puerta”.

En ese sentido, planteó que “hoy el mundo busca alimentos nuevos, complejos, de gran significación para la salud y Ñuble está preparado para producirlos. El cambio climático es una gran oportunidad que, por cierto, exige adaptaciones. Y éstas llegan de la mano de la incorporación de conocimiento en productos y procesos. Las nuevas tecnologías digitales, que tienen un gran apoyo en instituciones como INIA Quilamapu y la U. de Concepción con su sede de Chillán, con su tremenda acumulación histórica de capital humano, estarán en la base de los nuevos desarrollos. Ahí se encuentra la base de la acumulación de valor que permitirá diversificar y sofisticar la producción de alimentos”.

Innovación y tecnología
Consultado sobre la focalización de los esfuerzos, expuso que “sin invertir a tiempo en tecnología, innovación y capital humano, nos quedaremos atrás en la competitividad mundial y en nuestra agricultura la productividad laboral y de la tierra tienen espacio para crecer. Y el principal motor de desarrollo es la actividad privada. Allí es donde se inician y se plasman las nuevas iniciativas. Y allí es donde debe concurrir también el Estado con su apoyo relevante, como lo hizo con el Plan Chillán, como lo hizo con la Iansa, como lo hizo y lo sigue haciendo con el INIA”.

Jordán enfatizó que “avanzar en innovación y tecnología para aumentar la propuesta de valor, desarrollando una oferta de alimentos más saludables, que satisfagan en mejor medida las demandas de un consumidor más sofisticado preocupado de su salud y del medio ambiente, es la tarea presente”. 

Añadió que “solo podremos mantener nuestra competitividad en la industria alimentaria si somos capaces de desarrollar tecnologías que garanticen una gestión inteligente del agua, del uso de insumos y con trazabilidad desde el huerto hasta el consumidor final. Del potrero al plato”.

Admitió, no obstante, que “Chile está avanzando en este sentido. Y la región también. Importantes centros productores de berries están instalados hace años en la región, con un importante esfuerzo hacia la producción orgánica, por ejemplo”. 

El consultor hizo hincapié en que “un factor común que afecta la productividad en este sector es la carencia de estándares, normas y sistemas de calidad que faciliten la competencia e inserción de nuestras cadenas productivas en cadenas de valor global. Y ése es un esfuerzo público-privado. Se requiere una conectividad avanzada y el desarrollo y/o definición de estándares de comunicación, así como estándares de información que permitan la interoperabilidad de los sistemas. El desarrollo de plataformas digitales interoperables es un objetivo clave del Programa Estratégico de Alimentos que se ha venido implementando desde el año pasado en Corfo”.

“Esos son los esfuerzos conducentes a nuevos desarrollos”, comentó Jordán. “Tenemos que ser capaces de acogerlos e impulsarlos como solo el sector privado es capaz de hacerlo. También surge, en este ámbito, la posibilidad de profundizar la opción por la exportación de servicios de conocimiento sobre la base del desarrollo de una economía e infraestructura digital sólida”, concluyó.

Comentarios