“Sin programa consensuado de cambio, no tiene sentido ser candidato"

Por: Isabel Charlin Fotografía: Mauricio Ulloa 10:20 PM 2016-11-18

“No pasó nada”, lanzó el senador independiente Alejandro Guillier este viernes, durante el conversatorio que sostuvo con la comunidad chillaneja en la sala Schäfer, al enterarse del acotado cambio ministerial efectuado por la Presidenta Michelle Bachelet.

El presidenciable del Partido Radical esperaba ajustes en el equipo político, “sobre todo, porque la última negociación con el sector público fue un desastre. Falta conducción política, cuando comienzan a brillar los ministros sectoriales, es porque los ministros políticos se pierden”, aseveró el parlamentario, quien participó este viernes de una concurrida actividad organizada por La Discusión y la oficina parlamentaria del diputado Carlos Abel Jarpa.

“Tengo que ser sincero, me empecé a engolosinar con la idea (de ser candidato presidencial), hace tres meses no me imaginaba en este escenario”, confesaba a los asistentes el sociólogo y periodista, quien en los últimos sondeos ha aparecido en el segundo lugar de las preferencias presidenciales, experimentando el mayor crecimiento en relación a sus ptenciales contendores.

Defensor de la descentralización, adelantó las interrogantes que deberá plantearse la futura Región de Ñuble.

“Cada región tiene una realidad diferente y requiere de políticas públicas acotadas, no la cosmovisión desde Santiago. Debemos comenzar a entender los problemas del país desde las regiones. Cada región debe tener, además, la proyección estratégica de qué quiere ser a partir de lo que es, generando cadenas de valor. En la futura Región de Ñuble se debe colocar valor agregado a la agroindustria y a la industria maderera. Una región tiene que ser un articulado, primero, cultural, de identidad, de modo de vida; pero además, debe tener un proyecto a futuro, el cual debe preguntársele a su gente”, manifestó.

Su mayor interés, dijo, es recoger de la ciudadanía las inquietudes en diferentes puntos del país, para elaborar las bases de un programa ciudadano participativo. La gran incógnita es si ese programa participativo tendrá cabida en una coalición oficialista que actualmente está sumida en una crisis de identidad.

- El proyecto ciudadano que está construyendo, ¿Lo ve inserto dentro de la actual Nueva Mayoría?
- Siempre he dicho que no se puede gobernar sin partidos políticos, pero sí se debe cambiar la forma de hacer política, y eso pasa por volver a la gente. Es obvio que no se puede volver a más de lo mismo, la Nueva Mayoría debe ser capaz de renovarse, ampliarse al 65% de los chilenos que no está votando. Si construimos un programa que les haga sentido, estaremos acercándonos a la democracia del siglo XXI.

- ¿Cree que habrá deserciones al interior de la Nueva Mayoría de aquí a las elecciones?
- Mi visión es positiva. Quiero que los partidos se abran. Por ejemplo, ahora están obligados a incorporar a un 40% de mujeres en las candidaturas. Eso solo cambia la cultura organizacional. Debemos abrirnos a los jóvenes, que no estén relegados a tareas menores al interior de los partidos. 
dialogando con Chillán

Los ciudadanos presentes en el conversatorio pudieron hacerle llegar a Guillier preguntas vía escrita, las cuales fueron contestadas por el parlamentario.

Una de ellas se refirió precisamente a la ubicación del presidenciable y su propuesta ciudadana,  en el gran abanico del actual pacto oficialista.

“Los partidos de la Nueva Mayoría tienen que abrirse hacia lo que está pasando en el país. Si no hay un programa que le haga sentido a la coalición y a los ciudadanos, consensuado y de cambio, no tiene ni un sentido ser candidato. Uno es candidato porque está convencido que hay una misión por cumplir, es realmente importante poder convocar a la ciudadanía a participar, porque ésa va a ser mi espalda para negociar más tarde una eventual candidatura. Tiene que ser un programa de cambio, no hay marcha atrás. Si no hay un programa que involucre el cambio, puedo seguir colaborando, pero desde otro lado”, respondió.

También fue consultado sobre con quién espera gobernar, más allá del Partido Radical.

“Hay que ser sinceros en esto. Uno está metido en el mundo del poder y no basta la buena fe y la voluntad, se necesitan los partidos, y los partidos necesitan a la gente. Si la Nueva Mayoría no se refunda, se replantea y cambia su forma de hacer política y de relacionarse entre sí;  y no alcanza un programa sustantivo de cambio, no tiene destino. Y más vale que no lo tenga en esos términos”, dijo.

Respecto del debate sobre el sistema previsional, Guillier advirtió que éste, en la práctica, no existe en nuestro país.

“En Chile no tenemos sistema previsional. Lo que tenemos son cuentas de ahorro individual obligatorias, que administra un tercero y nos cobran interés por manejar nuestra plata. Eso no es un sistema de seguro social, y debemos avanzar hacia eso. Los sistemas de seguro social siempre son solidarios, porque al estar cesante me protege quien está trabajando. En un sistema como el actual, en que los sueldos son malos y los trabajadores están llenos de lagunas y de discriminación hacia la tercea edad y las mujeres, las soluciones que se han dado -como aumentar la edad de jubilación- no sirven. Lo que tenemos que tener es un sistema que incluya un aporte individual; el aporte del empleador y del Estado, y que sea un compromiso país que nadie reciba menos del ingreso mínimo de pensión”, aseveró.

Responsabilidades políticas
El parlamentario abordó también diversos temas de la contingencia política, entre ellos, la salida de la ministra del Trabajo, Ximena Rincón (DC), quien a su juicio, se vio excluida de la discusión del reajuste al sector público, en la que se impuso la postura del ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés.

“Ella renunció molesta, porque precisamente la excluyeron de la discusión del tema, en el que el ministro de Hacienda, a mi juicio, actuó muy torpe, porque nos puso a todos en una situación en que la todos perdimos. De todas las votaciones que he tenido en el Congreso, ésta ha sido la más penosa”, reveló.

El senador, además, se mostró abierto a investigar a las autoridades cualquiera sea su cargo, cuando existan sospechas de eventuales irregularidades. Esto, frente a los cuestionamientos hacia los  ex Presidentes Ricardo Lagos y Sebastián Piñera. 

“Es normal que la Cámara de Diputados investigue, ellos son fiscalizadores. El Congreso tiene que hacer su función, y todos los ex altos funcionarios con responsabilidades políticas deben dar amplias explicaciones a las dudas ciudadanas que surjan a través de la Cámara de Diputados, que es el órgano fiscalizador”, dijo.

Comentarios