Cambio de gabinete se limitó a tres ministros

Por: Camilo Díaz Fotografía: Mauricio Ulloa 09:50 PM 2016-11-18

La Presidenta Michelle Bachelet realizó este viernes un acotado cambios de gabinete, tras aceptar la renuncia de tres de los ministros de su gabinete, no haciendo ajustes en su comité político.

Se trata de los titulares de la Secretaría General de Gobierno (Segegob), Marcelo Díaz; de Trabajo y Previsión Social, Ximena Rincón; y del Deporte, Natalia Riffo.

La Mandataria designó como vocero de La Moneda a Paula Narváez, actual jefa de gabinete y ex delegada presidencial en Chaitén.

En la cartera de Trabajo, Bachelet nombró a la abogada Alejandra Krauss, y en Deporte al periodista y ex deportista Pablo Squella.

“Reitero mi gratitud y reconocimiento. Han sido tiempos intensos y complejos, algunos asumirán desafíos nuevos en su vida pública. Tienen mérito para ello”, dijo a los ahora ex secretarios de Estado.

Las reacciones llegaron de inmediato desde los partidos políticos. 

“Me parecen muy bien los cambios que hay, además de las definiciones que tomaron cada uno de los ministros respecto de sus renuncias, es un cambio acotado porque justamente obedece a intenciones personales de renuncia”, afirmó la presidenta de la DC, Carolina Goic. 

Más crítico fue el presidente de los radicales, Ernesto Velasco, quien señaló que esta era la oportunidad para corregir el rumbo del Gobierno, pero no se hizo.

“Lo que uno esperaba era algo de más profundidad, de más envergadura, que le diera un segundo aire al Gobierno, que le diera más oxigenación y, con harta franqueza, una de las áreas en que uno veía la mayor debilidad era el área política, donde había que mejorar la gestión y dar más densidad al trabajo”, dijo Velasco.

Desde la oposición criticaron que el ajuste no haya tocado al comité político. 

“Creo que el cambio del comité político era ‘bolita cantada’ como dicen en el billar, era una necesidad imperiosa, pero no hay voluntad”, afirmó el presidente de la UDI, senador Hernán Larraín.

Además, enfatizó que no se trata de un cambio de gabinete como tal, sino que un cambio obligado debido a renuncias de ministros para asumir alguna candidatura de elección popular.

Comentarios