Nuevo prefecto de la PDI en Chillán detuvo al “carecompleto”

Por: Felipe Ahumada Fotografía: Fernando Villa 09:55 PM 2016-11-14

Proveniente de la Bicrim de Providencia, Marcelo Mendoza Medalla, de 48 años, asumió este lunes

La autoridad policial está en plena etapa de diagnóstico del acontecer delictual local

A las 12.00 horas de este lunes asumió la jefatura de la Policía de Investigaciones de Ñuble el prefecto Marcelo Mendoza Medalla, proveniente de la Brigada de Investigación Criminal de Providencia (Santiago).

A las 18.00 horas del mismo día había ya dado unas vueltas por las calles aledañas al cuartel - “aunque algo desorientado, todavía” -admite, y había recorrido las instalaciones del cuartel central, además de comenzar a preparar su agenda para el resto de la semana, lo que incluye como primer paso, una reunión con el Ministerio Público local.

“Y la verdad es que no he podido hacer muchas más cosas. Figúrese que el viernes yo todavía estaba trabajando en Santiago, así que ni siquiera he podido cambiarme de casa”, admite.

Mendoza Medalla, de 48 años, espera comenzar a conversar con los jefes de las respectivas brigadas y seguir recorriendo la ciudad para “empezar haciendo un diagnóstico, conocer la geografía de la ciudad, la distribución, el perfil de los delitos, delincuentes, modus operandi, horarios y lugares más afectados, para entonces hacer una planificación”.

Pero si bien se sabe que la PDI es una policía investigativa y reactiva, dejando la parte preventiva prácticamente en manos de Carabineros, este diagnóstico que propone el nuevo prefecto -y que en efecto pareciera obedecer  a un plan preventivo- cobra sentido si se tiene en cuenta que fue el prefecto Mendoza quien participó en campañas que tuvieron cobertura mediática nacional, como “el de los 10 más buscados, que fue una campaña que muchos medios siguieron por mucho tiempo, ayudándonos con la difusión de los rostros de estos prófugos”.

Otro de sus logros basados en campañas comunicacionales y de planificación policial fue la “que hicimos en el Metro de Santiago, donde logramos en un plazo de unos tres meses bajar los delitos en casi un 30%”, explicó la nueva autoridad policial a LA DISCUSIÓN.

Fue precisamente en el Metro que la brigada dirigida por el prefecto de Ñuble, en Providencia, generó otro de sus golpes de repercusión mediática: la detención del conocido lanza apodado el “carecompleto”, Roberto Riquelme Sazo, quien había sido detenido más de cinco veces en menos de seis meses por robo, quedando siempre en libertad, salvo esa vez, la quinta, que le significó una condena privativa de libertad.

“Creo que si la PDI hace acciones preventivas, planificadas, estratégicas y de manera inteligente, se pueden lograr grandes resultados sin tener que ocupar muchos recursos. La idea nuestra es que las personas de la ciudad nos vean cercanos, abiertos a sus inquietudes y conscientes de nuestros logros, porque de esa forma también se pierde la sensación de inseguridad que a veces es más producto del exceso de noticias sobre delitos que aparecen en los medios, que por la inseguridad real del entorno”, reflexionó.

Poco criminalizada
Tras caminar por las calles cercanas la cuartel, el prefecto Mendoza se hizo la impresión de que Chillán “aún es una ciudad familiar, pareciera que la gente se conoce y camina tranquila, me llamó también la atención que, al menos, por donde estuve, las calles eran muy limpias”.

El nuevo jefe de la PDI ñublensina sabe que por años, la prefectura, lo mismo que Carabineros, la Gobernación y el municipio, han realizado muchas campañas preventivas de delitos, que pareciera que la gran mayoría de los vecinos las desatiende.

“Y eso es una señal clara de lo poco criminalizada que está la ciudad, porque al que le roban pierde la confianza altiro. Ese fenómeno tiene el aspecto positivo de que es un claro indicador de que la ciudad es, en términos generales y al menos comparadas con otras, una comuna muy tranquila”.

Respecto al cuartel central, la impresión que le dejó no fue la mejor. “Sin ser un lugar deficiente, es claro que debe modernizarse, pero creo que ya hay un proyecto -que aún no he revisado- para un nuevo cuartel y eso sin duda será la solución que todos esperamos”.

Y si tras su paso por Arica vio que a un costado de la Plaza de Armas estaba la prefectura de la PDI y al frente la de Carabineros, “una ciudad donde las dos prefecturas estuvieran separadas apenas por un muro no lo había visto nunca. Me parece excelente y espero que las relaciones entre ambas policías acá en Chillán, sean aún mejor”, finalizó.

PDI

Comentarios