Jubilado lleva tres meses viviendo en una camioneta en Chillán

Por: Jorge Chávez Fotografía: Víctor Orellana 09:30 PM 2016-03-15

Hombre de 75 años de edad llegó proveniente de Quilicura.

 

Hace casi tres meses que la camioneta de un vecino de la calle Andrés Bello, en la Población Balmaceda de Chillán, viene siendo el hogar de un hombre de la tercera edad que llegó al sector proveniente de la comuna de Quilicura.


Luis Candia es el nombre del hombre de 75 años, que originalmente encontró refugio bajo un carro de fritanguería a la altura de la cuadra tres de la calle Andrés Bello, situación que fue advertida por Edwards Inostroza, quien cedió un vehículo que lo tiene estacionado frente a su vivienda.


De acuerdo a lo expresado por el septuagenario, su llegada al lugar se produjo luego de visitar a unos familiares que tiene aproximadamente tres cuadras más al sur de la misma calle, pero asegura, prefirió hacer su vida al aire libre.


El anciano afirmó que sus hijos en Quilicura saben de su paradero, pero señala que no quiere regresar.


“Mi hijo estuvo por acá. Vino a verme y a decirme que regrese, pero yo prefiero quedarme. A mí me gusta salir y no estar encerrado como estoy en Qulicura”, sentenció.
No obstante, precisó que probablemente regrese a su comuna a inicios de abril, luego de cobrar su mes de jubilación.


solidaridad
El caso de Luis Candia ha despertado la solidaridad de todos los vecinos de la cuadra, quienes de alguna u otra manera están ayudando a que su permanencia en el lugar sea lo más cómoda posible.


“Siempre estoy pendiente de que esté bien  y que no le falte comida. Si yo tuviera una pieza disponible en la casa se la prestaría, pero lamentablemente lo único que puedo hacer es pasarle la camioneta para que duerma”, comentó Edwards Inostroza y añadió que hay ocasiones en que Luis Candia se pierde días o semanas, pero finalmente regresa al vehículo.


Por su parte el vecino Ricardo Sepúlveda advirtió que Candia no tendría la intención de irse, ya que otras veces ha tenido la posibilidad de regresar a Quilicura, pero  explicó, sus problemas con el alcohol serían el causante de que prefiera quedarse en Chillán.


“La vez pasada compró sus pasajes y me los encargó, pero llegada la hora los devolvió a la empresa. Creo que alguien debería velar por la integridad de este hombre”, indicó Ricardo Sepúlveda.

Comentarios