Obama felicita a Trump y lo invita el jueves a la Casa Blanca

Por: Agence France-Presse Fotografía: AFP 09:45 AM 2016-11-09

El magnate Donald Trump, sin ninguna experiencia política, ganó las elecciones presidenciales de Estados Unidos, un terremoto político que sume al país y al mundo en la incertidumbre.

"Seré el presidente de todos los estadounidenses", anunció Trump exultante en su discurso triunfal, rodeado de su esposa, Melania Trump y sus hijos.

"Esto fue muy duro", añadió al agradecer a su familia.

Ocho años después de la elección de Barack Obama, primer presidente negro de Estados Unidos, este multimillonario de 70 años conocido por su cadena de hoteles y casinos sumó al menos 290 de los 270 grandes electores que se necesita para llegar a la Casa Blanca.

La demócrata Hillary Clinton tenía solo 218, un duro golpe para esta exsecretaria de Estado que aspiraba a convertirse en la primera mujer presidenta de Estados Unidos y una bofetada para Obama que se volcó a apoyarla con todo su empeño y carisma.

A primera hora de este miércoles, Obama llamó a Trump para felicitarlo por su elección y lo invitó a la Casa Blanca el jueves para conversar.

Obama también se comunicó con Clinton a quien le expresó "su admiración por la fuerte campaña que llevó a cabo", indicó en un comunicado el secretario de prensa de la Casa Blanca, Josh Earnest.

Hillary Clinton tiene previsto hacer una declaración más tarde este miércoles.

El miedo a una victoria de Trump, que ha dicho que los mexicanos son "violadores" y "narcotraficantes", y que prometió construir un muro en los 3.200 km de frontera con México, movilizó a muchos hispanos, la primera minoría del país, pero sin la suficiente fuerza para dar el triunfo a Clinton.

Divisiones

Pocas veces en las últimas décadas se habían presentado dos candidatos tan antagónicos.

Antiinmigrante, impulsivo y corrosivo, denunciado por varias mujeres que dijeron haber sido toqueteadas por él, marcó para siempre un estilo de hacer campaña política. La dirigencia del partido Republicano le dio prácticamente la espalda.

"Voté en favor de Trump, y contra el sistema. Trump dice muchas estupideces porque no es un político, no está entrenado (...) Pero lo más importante para el país es el comercio, las relaciones internacionales y la economía. Y la gente está quebrada y necesita un cambio", explicó Abteen Daziri, de 38 años y de origen iraní.

La abogada Clinton es una figura política desde hace 25 años, a quien la mitad de los estadounidenses detesta y duda de su honestidad. Fue primera dama durante la presidencia de su esposo (1993-2001), senadora y luego secretaria de Estado del presidente Barack Obama.

La trayectoria de Clinton como candidata demócrata rumbo a la Casa Blanca estuvo ensombrecida por la investigación del FBI en su contra por los emails enviados desde su correo privado, en momentos que era secretaria de Estado.

"Estoy devastada, perdí la fe en mis compatriotas, no sé qué nos depara el futuro, me siento perdida", comentó Kate Kalmyka, una abogada de 36 años que miraba indignada los resultados en un bar mexicano de Nueva York.

Incertidumbre en el ámbito internacional

Los desafíos a partir de ahora son enormes y reina la incertidumbre en el ámbito político y diplomático, como las relaciones con Rusia o la implicación de Estados Unidos en el conflicto sirio. 

El presidente ruso, Vladimir Putin, felicitó a Trump por su victoria, con la que espera una mejora en las relaciones ruso-estadounidenses. El magnate ya ha sugerido que podría reconocer la anexión de Crimea a Rusia, ha elogiado a Putin y abogado por lazos más cercanos con Moscú.

La primera ministra británica Theresa May felicitó a Trump y prometió mantener la "relación duradera y especial" de los dos países.

La canciller alemana Angela Merkel propuso al futuro presidente de Estados Unidos "una cooperación estrecha" basada en los valores comunes democráticos y el respeto del otro.

El presidente francés, Francois Hollande, consideró de su lado que la elección de Trump "abre un período de incertidumbre" y en ese contexto "se necesita una Europa unida, capaz de hacer oír su voz".

El presidente chino Xi Jinping afirmó estar "impaciente" por trabajar con Trump "sin confrontación" y el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, lo describió como "un verdadero amigo del Estado de Israel".

Mientras tanto, Irán hizo un llamado a "respetar los acuerdos" internacionales.

En lo económico, otro frente abierto es el Tratado Transatlántico de Comercio e Inversiones (TTIP), que Europa sigue con atención, o el TPP, clave para México. 

¿Y América Latina?

La primera reacción en América Latina provino del presidente de Brasil, Michel Temer, le hizo un llamado a "tener en cuenta las aspiraciones de todo el pueblo estadounidense".

En América Latina, el gran afectado podría ser México, país ante el cual anunció cambios en las políticas comerciales con la creación de aranceles a las importaciones, al igual que con China. 

Una incógnita más es si mantendrá la normalización de relaciones con Cuba, que lanzó Obama.

En los últimos días prometió que "suspenderá el programa de refugiados sirios" para impedir la entrada de "terroristas islámicos", pero no volvió a mencionar su idea de deportar a los 11 millones de inmigrantes hispanos indocumentados.

De momento, Trump se propuso unir a los estadounidenses y sanar las heridas de la brutal campaña.

"Ha llegado el momento de que Estados Unidos cierre las heridas de la división, debemos unirnos", exhortó. 

Comentarios