Chillán es una de las comunas con mayor riesgo de incendios forestales

Por: Carolina Fuentealba Fotografía: Mauricio Ulloa 09:45 AM 2016-11-07

Comienzan las altas temperaturas en la zona y el riesgo de ocurrencia de incendios también sube. De hecho Conaf ha anticipado que esta temporada primavera-verano va a ser crítica en incendios forestales,  en una ciudad como Chillán que está advertida: es una de las 29 comunas del país donde la entidad ha detectado una realidad compleja frente a los incendios forestales.

De hecho desde el año 2010 en la comuna de Chillán se han consumido por acción del fuego 3.521 hectáreas, entre plantaciones forestales y vegetación natural, y además es la única comuna de la Provincia de Ñuble que aparece en la lista de las zonas más riesgosas, por sobre comunas forestales como Bulnes y Quillón.

Esta situación, preocupante ante la anunciada falta de lluvias estivales y altas temperaturas, generó una iniciativa en Conaf, que pretende identificar las motivaciones locales y trabajar con la comunidad en la prevención de incendios, como explica Francisco Castillo, jefe provincial de  la corporación en Ñuble.  “La idea es focalizar la prevención y el combate”, anuncia. “Algunas de las comunas con más ocurrencia de incendios forestales de la provincia son Chillán, Chillán Viejo, Bulnes y Quillón, localidades asociadas a rutas, como la Ruta 5 o la vía férrea, o a centros importantes urbanos”, ilustra.

De acuerdo a Castillo, esta situación ha motivado iniciativas nuevas en la comuna. “Este trabajo se focaliza en prevenir incendios con estrategias locales, descubrir la causa y motivación de los incendios. Cada vez que ocurre un incendio forestal, el jefe de brigada o incendio debe primero diseñar la estrategia de combate del fuego y después elaborar un informe con determinación de causa preliminar. La prevención está orientada a disminuir las causas más frecuentes de incendios detectadas”, expone.

Programa piloto
Como adelanta Castillo, Chillán se verá beneficiado con un programa que solo se ha implementado en otras dos provincias de la región. “En la región, se ha desarrollado un trabajo con dos provincias en las localidades de Los Ángeles, Mulchén y Tomé. Se instaló una brigada de prevención y determinación de motivaciones, que es adicional a todo el equipo que ya trabaja en estos territorios. Está conformado por un profesional del área social, un psicólogo o un asistente social, un ingeniero agrónomo y las respectivas brigadas de combate del fuego. Por primera vez, se va tras la motivación de los incendios, en una instancia de participación ciudadana de autoprotección”, recalca Castillo.

El jefe de Conaf especifica que “se ha hecho un trabajo con las comunidades para enseñarles acerca del manejo de la vegetación, riego, peligros de expansión del fuego. Se han desarrollado talleres de manejo y autoprotección con los técnicos y jornales del combate de incendios, quienes han traspasado a la comunidad este conocimiento, entregando herramientas de autoprotección frente a la ocurrencia y expansión de un incendio, conociendo acciones que permitan disminuir los riesgos y daños en caso de ocurrencia”.

Según Castillo, “este año se espera implementar el programa en Ñuble, con las mejoras aprendidas de los procedimientos usados en las otras provincias donde se ha implementado. La idea es trabajar con las personas de los lugares donde hay mayores riesgos, como el sector oriente de Chillán y de Chillán Viejo”. De acuerdo a la jefatura, “la idea es salir de la visión técnica del incendio al trabajo participativo y social, por la alta incidencia de la acción humana en la ocurrencia de incendios forestales”.

Otros factores 
Quien conoce a fondo la dinámica de los incendios forestales en la comuna es Héctor Muñoz Weitzel, ex superintendente de Bomberos, quien por años dirigió los esfuerzos contra el fuego. “Las incidencias de información que conozco desde el SAG y Conaf es que los días que corre Puelche, el viento que viene desde la cordillera es muy cálido, se eleva la temperatura del ambiente y aumenta el riesgo de incendios”, afirma. 

“Hay tres tipos de incendios que tienen origen espontáneo y que se dan en la provincia, primero el reflejo de trozos de vidrio o espejos, que puede comenzar a quemar un pasto seco. Segundo los cables del tendido eléctrico, emiten chispas al tocarse con el viento. Y tercero las malezas alrededor de las líneas de ferrocarriles, las chispas de las ruedas con las líneas”, resume. 

“A estas alturas del año ya debería haber comenzado el trabajo de prevención. Los incendios comienzan en noviembre y se extienden hasta comienzos de otoño”, recalca.

Comentarios