Analizan instalar clínica de plantas al servicio del agro en Ñuble

Por: José Luis Montes Fotografía: JLMV 08:00 PM 2016-11-06

Representantes de la organización internacional CABI, con sede en Inglaterra, Yelitza Colmenares de Venezuela, Eduardo Neves de Brasil y Luca Heeb de Suiza, realizaron dos actividades en Ñuble, en conjunto con INIA, para explicar  en qué consiste el proyecto PlantWise o Clínica de Plantas, que se analiza materializar en la zona como un plan piloto. La iniciativa  consiste en  adaptar  un servicio ya probado en otras latitudes del mundo, para la pequeña agricultura,  enfocado a la detección de enfermedades y plagas agrícolas.

Los profesionales de esta organización intergubernamental que se  enfoca en la difusión, aplicación y generación de conocimientos científicos en agricultura, el sector forestal y disciplinas afines, conocieron aspectos de la agricultura local  y explicaron en qué consiste la iniciativa, que en términos generales funciona como una clínica itinerante donde los pequeños agricultores consultan  problemas que afectan a sus cultivos a un “doctor de plantas”, para lo que pueden utilizar muestras de insectos, daños en follaje, frutas afectadas, que son analizadas y una vez detectado el problema recibe el diagnóstico y los tratamientos que requiere.

En caso que el problema sea complicado, hay una red mundial de expertos que investigan hasta identificar las causas y el origen de las plagas que afectan a los productores concurrentes.

El grupo, en compañía de profesionales de INIA-Quilamapu, con participación del fitopatólogo  Andrés France,  que es el representante de CABI en Chile, se trasladó a El Carmen, donde sesionaron con pequeños productores de la Agrícola El Carmen, para intercambiar opiniones sobre esta iniciativa.

Yelitza Colmenares, especialista en producción sustentable y manejo integrado de plagas, que trabaja en esta línea de clínica de plantas desde los inicios de la propuesta, ha participado en la implementación de  la iniciativa en Bolivia, durante el año 2000, y Nicaragua, en 2005, y con posterioridad al año 2010 en Perú y Brasil.

Consultada sobre la utilidad de los “doctores de plantas”, precisa que los productores tienen un gran desafío con la aparición de nuevas plagas, debido en parte al cambio climático. “Por ello se requiere de algún tipo de asistencia técnica donde buscar ayuda rápida, antes de perder toda la cosecha”, explica.  

La idea no es dar una solución única, sino distintas opciones incluyendo prácticas culturales o métodos alternativos de control, además de uso racional de los pesticidas que ya vienen utilizando.

Desde el punto de vista científico, afirma  que se busca un acercamiento de los investigadores con el campo, a la realidad agrícola, a fin de moderar líneas de investigación basadas en problemas reales.

“Estamos explorando la respuesta de los productores, si lo ven como un beneficio, y de entender como se dan los sistemas de transferencia y extensión en esos lugares”, precisa, agregando que estima que es muy probable que el proyecto se concrete, ya que se observa un compromiso de los agricultores y del Gobierno a través de Indap o INIA.

Comentarios