76% de los chillanejos cree que nueva región traerá más desarrollo

Por: Camilo Díaz 10:35 PM 2016-11-05

“¿Usted cree que Ñuble será región antes que termine el actual periodo presidencial?”, se le preguntó a los chillanejos el pasado 10 de septiembre, en la aplicación de un estudio de opinión del Departamento de Gestión Empresarial de la Universidad del Bío-Bío, a cargo de los académicos Álvaro Acuña, Álex Medina, Luis Améstica y Paz Arias.

1.127 encuestados contestaron el instrumento, que midió las expectativas existentes en la capital de Ñuble respecto a la creación de la nueva unidad administrativa, proyecto del Ejecutivo que a la fecha aún no logra salir de la Comisión de Hacienda del Senado, para su posterior votación y envío a la Cámara de Diputados.

El 55,5% de los chillanejos consultados contestó que Ñuble será región antes de finalizar el mandato de Michelle Bachelet, mientras que el 32,5% afirmó que no cree en ese plazo para ver independizado Ñuble de Concepción. En tanto, el 12% de los encuestados o no sabía o no respondió a la consulta.

Alta expectativa de ver el proyecto promulgado en 2017 que se incrementa a la hora de evaluar si el proyecto que crea la Región de Ñuble significará un mejoramiento en la calidad de vida de los chillanejos. Ante la pregunta “¿Cree que la Región de Ñuble significará más desarrollo y progreso?”, el 76,2% está convencido de que la nueva región favorecerá a sus habitantes, mientras que el 12,9% se mostró escéptico y no confía en la instalación de la nueva región como factor de desarrollo en las 21 comunas de Ñuble.

Visión crítica
Entre el 12,9% que no cree que la Región de Ñuble significará más desarrollo y progreso para el territorio, correspondiente a 145 encuestados, la mayoría inclina su argumento en que la nueva unidad administrativa significará “solo mayor burocracia” (27,5%). Le siguen como razones para desconfiar del proyecto la idea de que “es un error dividir la Región del Bío Bío” (23,2%) y el que la zona se convertiría “en una región debilitada”, concepto al que adhiere el 19% de ese universo.

Más tras aparecen razones como “solo aumentará el gasto fiscal” (15,5%) y cierra la lista el “no sabe/no responde”, con 12,8% de las respuestas, de la minoría que cree que la nueva región no se convertirá en factor de desarrollo para Ñuble.

Factores de desarrollo
Si el 76,2% de los consultados está convencido de que la nueva región traerá más progreso y desarrollo a la zona una vez que esté instalada, el 26,2% plantea que el sector económico más favorecido con la separación de la Región del Bío Bío será el comercio. Otra industria que le pelea, en la apreciación ciudadana, la alta expectativa de crecimiento es turismo (24,6%), según las respuestas de los consultados a la pregunta: “¿En qué sector de la economía ve usted que Ñuble tiene mejores posibilidades de desarrollo?”.

La agricultura, rubro que según los políticos locales es clave para una nueva Región de Ñuble como potencia agroalimentaria, recién aparece en el tercer lugar de las expectativas ciudadanas, con un 21,8%, mientras que industria (14,8%) y educación (12,6%) cierran la lista.

Frente a las amenazas existentes con la creación de la Región de Ñuble, para lo cual se consultó “¿qué aspecto de la nueva región ve usted como el más débil?”, los chillanejos se inclinaron por la precaria infraestructura en salud (32,4%), seguido del desarrollo rural (19%) y la ausencia de ruta pavimentadas (15,1%), esta última también preocupación de los alcaldes de las 21 comunas de Ñuble, dada la alta tasa de caminos de tierra y baja cantidad de rutas asfaltadas, que no superan el 20%, según datos del Ministerio de Obras Públicas.

Altas expectativas
Para Benito Umaña, decano de la Facultad de Ciencias Empresariales de la Universidad del Bío-Bío,  la encuesta busca recabar información para la toma de decisiones de entes públicos y privados. “Es importante la entrega de información. Entonces la encuesta forma parte de estudios de opinión pública que estamos y seguiremos haciendo”, precisó.

Respecto del 55,5% que cree que la nueva región estará antes de que finalice el actual mandato presidencial, plantea que  “eso es lo relevante, que sea una realidad el próximo año, porque o sino entra en otro “timing”, y eso creo que es peligroso para el proyecto. Creo que todos esperamos -y la encuesta revela eso- que efectivamente sea una realidad el próximo año, y ese es el compromiso del Gobierno y esperamos que eso se cumpla”.

En relación a las expectativas de desarrollo y progreso que conlleva la nueva región, Umaña sostiene que los resultados del estudio  “ratifican  algo que han mostrado otras encuestas. Desde el 2012 hemos hecho encuestas, antes de la firma del proyecto, y a pesar que en esa época las personas conocían poco de la Región de Ñuble, igual las expectativas eran positivas respecto al impacto que podría tener la creación de una nueva región, y hoy continúan en ese rango. Nosotros hemos dicho que eso tiene un cuidado, de que las expectativas se cumplan, y para eso hay que hacer una plan que permita que esa oportunidad que se de, se cumpla para la región, para el territorio. Eso tiene que hacerse realidad en base a un plan, que implica un acuerdo público privado, estableciendo objetivos claros y cómo eso se va a concretar. Porque lo que sabemos es que eso no se va a generar en forma mágica. No por ser región el desarrollo va a venir automáticamente. Tiene que haber concreción de proyectos, de trabajo mancomunado a nivel de territorio con otras regiones, con el resto de la Región del Bío Bío, y tiene que haber un trabajo articulado. Vemos que hay una oportunidad, pero eso tiene que concretarse y depende mucho de los actores locales”.

En tanto Álvaro Acuña, académico de la UBB tras el estudio, afirma: “hoy tenemos un estudio sobre la percepción que tienen los ñublensinos sobre la creación de la Región de Ñuble, que ya es un hecho político. Y el estudio viene a confirmar la acertada decisión del gobierno de la Presidenta Bachelet de impulsar la creación de la región, ya que el ñublensino cree que esta creación mejorará su vida en distintos ámbitos”.

Acuña ve en la respuesta de los chillanejos la existencia de optimismo de que la nueva unidad administrativa le cambiará sus vidas para mejor. “Habían estudios hechos por la Universidad Católica mucho tiempo atrás. Y varios estudios hechos por la Universidad del Bío-Bío, que decían una cosa específica. Que hoy día la Estrategia Regional del Bío Bío apunta a “X” cosas, lo forestal y pesquero principalmente, y que nuestra provincia, su matriz productiva, a grandes rasgos, apunta a lo agroalimentario, por lo que era obvio que la estrategia o los impulsos o desarrollos de la región no estaban del todo focalizados en lo de Ñuble, porque no estaban en sintonía. Y desde ese punto de vista, el que Ñuble se convierta en región va a potenciar lo que realmente Ñuble tiene y qué es mejor, su mayor fortaleza, el sector agroalimentario”, precisa.

Para Acuña, la gente va seguir optimista con la creación de la nueva región: “Hemos hecho encuestas respecto a su optimismo o pesimismo de la creación de la nueva región, y en la encuesta de los últimos tres años, el optimismo se ha mantenido igual. La gente sabe y dice que la realidad económica en Ñuble y en Chile es mala. La gente dice que la realidad económica en el país no va a mejorar, pero dice que en Ñuble sí va a mejorar”.

Comentarios