Pinto es la única comuna de Ñuble que no tiene Plan Regulador

Por: Edgar Brizuela Fotografía: Mauricio Ulloa 10:10 PM 2016-11-05

La comuna de Pinto, la que es emblema del turismo en la Provincia de Ñuble, la que exhibe uno de los índices de visitas más elevado de la región, con una cantidad de camas que supera a Chillán y donde existe una presión constante por construir casas y centros vacacionales, carece de Plan Regulador que ordene su desarrollo.

Es la última comuna de Ñuble en saldar esa deuda, lo que ha traído como consecuencia obvia que los particulares construyan prácticamente según su arbitrio, aseguran detractores de la falta de planificación comunal, los que esperan que la situación sea corregida en el mediano plazo, luego de que se formalicen estudios y sea generada la nueva carta de navegación comunal.

Por tratarse de una comuna turística y polo de atracción, el problema del ordenamiento se complica aún más por el hecho que la emblemática comuna, que alberga a las Termas de Chillán y Las Trancas, carece de un Plan de Desarrollo Comunal, Pladeco. Estos hechos por sí mismos podrían haber derivado en acusación de notable abandono de deberes hacia sus autoridades, si hubiera existido voluntad en el Concejo Municipal.

Por si fuera poco, esta área privilegiada desde el punto de vista de las bellezas naturales, el turismo, también carece de Plan de Desarrollo Turístico, Pladetur, que es un marco indispensable en la actualidad para planificar la evolución del rubro.

Mientras a nivel municipal la comuna camina sin brújula que oriente una planificación, otra entidades gubernamentales y privadas en los últimos años se han abocado en crear instrumentos de planificación. específicos para el territorio.  La Onemi y de Sernageomin desarrollaron planes preventivos para que los habitantes enfrenten una eventual erupción del volcán Chillán. y asociado a ello, existen equipos instalados por Sernageomin que monitorean de manera permanente el comportamiento del macizo.

Además, expertos y científicos internacionales desarrollan, en un trabajo a dos años plazo, un mapa de riesgos en Las Trancas, el cual a futuro podría ser un insumo clave para un Plan Regulador.

Admiten la deuda
El alcalde electo de Pinto, Manuel Guzmán, reconoce las carencias en materia de planificación y ordenamiento territorial y anuncia que en su gestión será retomado el estudio para el Plan Regulador de Pinto, junto con las otras cartas de navegación que el anterior alcalde, Fernando Chávez (UDI), no pudo materializar.

En la comuna, plantea el alcalde electo, existe un plan seccional que es el mecanismo técnico que ha permitido validar las construcciones que se han concretado en la comuna en los últimos años.

No obstante la dirigenta  ambiental de Pinto, Rossana Sandoval, recalca que tal instrumento de gestión es absolutamente insuficiente, pues carece de fuerza normativa, lo que lleva a que “los particulares construyan donde quieran y si pueden lo harán en la cima misma del volcán”.

La dirigenta, quien además lidera el movimiento ciudadano para avanzar en otro tema pendiente como es la protección de la Reserva de la Biósfera situada en la cordillera de la comuna,  expone que en Pinto se deben generar reglas claras para la preservación de la naturaleza, su principal bien. Estas hoy no existen y de hecho tanto Nevados como la empresa que pavimentó la ruta a las Termas han tenido problemas con Conaf por tala de bosque nativo el desarrollar sus obras.

El seremi de Medio Ambiente, Richard Vargas,  sostiene que el Plan Regulador y la protección de la Reserva de la Biósfera están indisolublemente ligados,  pues cuando se genere el llamado Plan de Gestión de la Reserva su articulado deberá estar plasmado en el hoy inexistente Plan Regulador de Pinto.

La autoridad refiere que cuando Pinto ejecute su instrumento de planificación, la seremi que dirige deberá enfocarse a estudiar un capítulo fundamental de aquel, como es el Estudio Ambiental Estratégico.

El plan que nunca fue
El Plan Regulador de Pinto, recuerda el ex alcalde Eduardo Larenas, “fue aprobado el año 2008, pero posteriormente las autoridades comunales lo desaprobaron e iniciaron un estudio que no llegó a ninguna parte y que tiene a la comuna sin la carta de navegación que plantea normas de uso de suelos,  construcciones habitacionales y de hoteles y define las densidades poblacionales”.

El Plan Regulador estudiado entre el 2006 al 2008 y financiado por el Minvu tenía como finalidad ordenar “el  territorio comunal completo y los centros urbanos correspondientes a Pinto-El Rosal, Recinto-Los Lleuques, Las Trancas-Termas de Chillán”.

En el documento retirado por el municipio el año 2008 se advierte que era necesario “promover el desarrollo armónico del territorio comunal, en especial de sus centros poblados, en concordancia con las metas regionales de desarrollo económico – social; prever normas para lograr adecuadas condiciones de higiene y seguridad en los edificios y espacios urbanos, y de comodidad en la relación funcional entre las zonas habitacionales, de trabajo, de equipamiento y esparcimiento”.

No obstante el trabajo encomendado a una consultora externa, financiada por el Minvu, quedó finalmente archivado bajo el mandato del ex alcalde Fernando Chávez, y ahora, tras ocho años, se pretende retomarlo durante esta nueva administración.

Comentarios