Multitudinaria despedida de Chillán a Arturo Bonometti

Por: Edgar Brizuela Fotografía: Fernando Villa 10:00 PM 2016-11-05

Una multitudinaria despedida brindaron familiares, amigos, instituciones locales, autoridades y representantes de escuelas al benefactor Arturo Bonometti Brogi, quien falleciera el pasado jueves a los 94 años de edad tras una fructífera existencia. 

Este sábado las comunidades de las escuelas de Italia, de Nebuco en Chillán Viejo, de Monteáguila y de Tres Esquinas de Cato se hicieron presentes en los homenajes póstumos con el fin de agradecer los innumerables desvelos y aportes monetarios recibidos de Arturo Bonometti.

En las actividades programadas por la familia estuvieron presentes el alcalde Sergio Zarzar, el jefe de DAEM Nelson Marín, parlamentarios, la colectividad italiana y la comunidad de la escuela República de Italia a quien ayudara con fuerza Bonometti.

La municipalidad durante el acto desarrollado fuera del ahora liceo, en Ultraestación,  destacó la admiración de la comunidad hacia “quien fuera su protector desde hace varios años, aportando al engrandecimiento del establecimiento, no solo con recursos monetarios, sino también como un padre atendiendo todas las necesidades que tuvieran los estudiantes”. 

Isabel Arroyo, directora del recinto educacional, recordó la figura del padre, abuelo y altruista hombre, indicando que “toda su vida la vivió ayudando al prójimo, siempre preocupado por los demás. Sin duda nos deja un gran legado, que espero sea recordado por siempre por todos quienes lo conocimos”. 

Arturo Bonometti, conocido en la provincia por su desinteresada ayuda a municipios, escuelas y organizaciones sociales, fue homenajeado en vida, de tal manera que la escuela República de Italia desde este año pasó a llamarse “Liceo República de Italia Arturo Bonometti Brogi”.

El destacado profesional en 2015 fue entrevistado por LA DISCUSIÓN, donde habló de su vida y su legado, manteniendo la humildad que lo caracterizaba frente a las numerosas distinciones recibidas.

“Estos premios se dan y uno los toma con cariño, pero son cosas que no se pueden eludir tampoco; si pudiera hacerlo creo que lo haría porque prefiero mantenerme en bajo perfil, siempre he sido así y nunca me ha gustado andar de florero”, comentó el oriundo de Monte Águila, en la comuna de Cabrero, tras recibir un galardón.

“La verdad me sorprendió este reconocimiento por algo que vengo haciendo hace muchos años. Yo no soy un benefactor, es muy grande esa palabra para mí, oiga”, comentó en esa oportunidad  el espigado contador de casi dos metros de estatura, que el 18 de agosto pasado cumplió 94 años.

Bonometti siempre esperó mayor solidaridad de los empresarios locales. “Hay gente en la comuna con mejor solvencia económica que la mía, que tiene 20 veces lo que tengo, y no entregan nada; ellos no van a dejar ninguna huella en este mundo y por lo menos a uno lo van a recordar con cariño”, dijo en su momento. 

Una de sus hijas, Paola Bonometti, comentó que como familia agradecen las innumerables muestras de cariño de la comunidad local y esperan seguir el legado de su padre.

Comentarios