Sorpresa en el agro por el retorno de “helada de Todos Los Santos”

Por: José Luis Montes 09:45 PM 2016-11-05

Fenómeno se presentó en comunas cordilleranas, incluso con nevadas en Yungay

Lluvia con viento de inicios de noviembre dejó daños menores en cerezos y arándanos

El irregular clima de estos últimos días hizo recordar a los agricultores de Ñuble un antiguo mito de esta zona, que marcó la agricultura hace décadas: la fatídica “helada de Todos Loa Santos”, que coincide con los primeros días de noviembre.

Marca tanto a algunas zonas locales que hasta hace poco no se sembraban papas hasta pasada esta fecha. 

El tema es que este año hubo heladas primaverales en las tierras altas de las comunas de precordillera e incluso nevadas en Pinto y Yungay. En todo caso las lluvias y el “bajón” parcial de temperaturas fue bien recibido por los agricultores de Ñuble, a pesar que las precipitaciones con viento causaron algunos problemas como pérdida de frutos de arándanos y partiduras en cerezas, que según los especialistas, fueron menores.

En general los agricultores consultados aseguran que estas aguas que han caído en forma pausada, como riegos, han revertido  la situación de sequía de los trigos y avenas, las praderas, los cultivos tradicionales y han significado ahorro para los productores. Las excepciones son algunos frutales y hortalizas, que se atrasan, como los espárragos que están aún en cosecha. También esta situación de abundantes pastos tiene el aspecto negativo que crea un ambiente propicio para los incendios forestales una vez que se secan.

Ganaderos
Carlos González Mufdi, presidente de Aprocarne Ñuble y Fedecarne, sostiene que para su sector la lluvia ha permitido contar con pastos abundantes y de buena calidad y que muchos productores están guardando el recurso como silos-bolo o como fardos, para los tiempos más difíciles que se supone van a venir en el verano, porque existe un déficit de lluvias acumulado que va a pasar la cuenta más adelante. 

“En general estas últimas lluvias son buenas, han favorecido los trigos y avenas y con una lluvia más están al otro lado. Las praderas están bien, aunque por lo abundantes al secarse quedaremos expuestos a mucho material combustible en un verano, que se prevé va a ser muy seco.

Espárragos nobles
Jorge Ocampo, presidente de los esparragueros de Ñuble, precisa que las lluvias y frío de esta temporada han atrasado las cosechas de esta hortaliza de exportación, que están en pleno desarrollo. “De todas formas el espárrago, a diferencia de otros cultivos, es tan noble que no se pierde la temporada, sino que se retrasa en cuatro días, y se vuelve a la faena. El frío en noviembre, que incluso registró nevadas en Yungay,  nos hizo recordar a la gente antigua la mítica helada de Todos Los Santos, que antes era al parecer habitual”, detalla.

Trigueros aplauden
Para el dirigente de la Asociación de Agricultores de Ñuble y productor triguero, Carlos Smith, estas precipitaciones revierten la “caótica y crítica” temporada que esperaban los productores. “Los trigos que se estaban marchitando en septiembre se recuperan. El panorama triguero pasó de negro oscuro a gris, es decir que habrá cosecha. Si bien ya había un daño irreversible en el trigo por la falta de agua en los inicios del cultivo, lo que impide un desempeño adecuado de fertilizantes y herbicidas, las lluvias han sido una ayuda”, precisa.

Ahorro para lecheros
El dirigente lechero Alfredo Wahling estima que estas lluvias alivian la situación.  “Para el pasto y los rulos han caído muy bien. Para los que trabajamos con animales esto mejora los rendimientos de pastos y la guarda de forraje para el invierno. Es un doble ahorro ya que hay abundancia de forraje y se ahorran riegos”, explica.
Para los lecheros esto coincide con alzas de valores internacionales de la leche, lo es una buena noticia y se espera que la industria reaccione pronto aumentando los valores, al igual como se apura en bajarlos cuando los precios internacionales caen.

Daño menor en cerezas
Elena Yáñez, agrónoma especialista en cerezas, explica que no hay daños mayores en cerezas por las lluvias y que solo habrían afectado a variedades tempraneras que ya están maduras y resultaron con partiduras, como Early Burlatt y Royal Down, que no representan ni un 5% de los huertos de Ñuble. “Por un lado las precipitaciones ahorran riegos en cerezos, por el otro aumentan costos, ya que hay que hacer aplicaciones para hongos y bacterias. El daño por lluvias ahora fue menor, aunque las heladas en septiembre dejaron a productores complicados. Yo tengo un huerto en Coihueco y con la helada del 3 de septiembre perdí 40% de la fruta. Pero el daño por helada es variable y ni siquiera afecta a los huertos completos de igual forma”, comenta.

Arándanos con buena producción
Fernando Rodríguez, productor de San Ignacio, dice que la  lluvia con viento de los últimos días botó flores, lo que significa perdida de frutos de hasta de un 10%  de los huertos, pero que viene tan bien el año en producción y calibre que no se notará la merma. “Este año viene mejor que el anterior, en que hubo pérdidas de 10 a 20% debido a problemas climáticos. En todo caso esto de los daños es muy variable, depende del lugar, el estado fenológico de la planta y la variedad. Yo estoy más preocupado de los precios del producto, porque los peruanos están enviando mucho producto a Estados Unidos”.

Comentarios