¿Nos conviene un triunfo de Trump?

Por: Marcos Delucchi Fonck 2016-11-03
Marcos Delucchi Fonck

Director de la Universidad de Concepción.

Presidente Comisión de Energía, Colegio de Ingenieros.

Director de la Corporación Cultural de la Universidad de Concepción.

Director de la Incubadora de Empresas de la Universidad del Bio Bio.

Director de la Incubadora de Empresas de la Universidad de Concepción sede Chillán.

Director del Centro de Biotecnología de Concepción.

Director Diario La Discusión de Chillán.

Miembro del Consejo Superior de Innova Biobio

Miembro del Directorio de Bosques para Chile.

Miembro Comité de Atracción de Inversiones Extranjeras, CORFO

Por primera vez en toda la campaña electoral norteamericana el influyente diario The Washington Post, más la cadena televisiva ABC News, en sus encuestas diarias dan una ventaja de Trump sobre Clinton de un 1%.  Es cierto, un empate técnico, pero hace una semana la ventaja era en el otro sentido y de entre 6 a 8 puntos. Ahora los votantes pueden ser influenciados a que un triunfo de Trump es posible.  Esto es malo, pues de salir electo Trump, éste ha prometido cerrar su mercado.  Habrá que hacer un esfuerzo por redireccionar nuestras exportaciones, con el consiguiente aumento de los costos logísticos y de comercialización.

Los otros mercados, al tener una mayor oferta bajarán sus precios o solicitarán otras ventajas como aumento en los plazos de pago. También pueden exigir más calidad sin tener que pagar un plus por el aumento de ella, comprometiendo los esfuerzos de años que Chile ha realizado para que nos reconozcan el valor agregado a nuestros productos.

Trump es contrario a las negociaciones con el Asia-Pacífico, donde en materia agrícola  diversificábamos nuestras posibilidades en los enormes mercados asiáticos. Sin mencionar la apertura del mercado hindú para los forestales que implica muchos puestos nuevos de trabajo.

Por otra parte, cabe consignar que la única industria que ha apostado a favor de Trump es la bancaria o financiera, pues este candidato promete hacer grande de nuevo a Estados Unidos y esto pasa por fortalecer su industria financiera, donde hoy los bancos más grandes del mundo no son norteamericanos, sino chinos. A nivel mundial las grandes empresas no tienen problemas de acceso al crédito, por tanto los bancos para crecer tendrán que hacerlo hacia las Pymes.  Para ello se requiere una legislación adecuada, que Trump debería rápidamente mandar al Congreso. Primero, el beneficio se verá en el gigante del norte, pero luego las sucursales de estas entidades bancarias lo traerá a nuestro país.  Esto nos lleva a un segundo beneficio.

La participación más activa de las Pymes en USA  dará un impulso a la alicaída economía norteamericana que no logra repuntar del 2% de crecimiento anual. El estímulo acrecentará el consumo y la presión inflacionaria, dando motivos suficientes para que finalmente la Reserva Federal suba la tasa de interés. Sabemos que esto tiene un efecto inmediato en Chile en el tipo de cambio que volverá a subir, beneficiando a los exportadores.

Trump ha prometido ayudar a la industria metalmecánica y automotriz, por tanto es posible que la maquinaria que importamos desde EE.UU. baje de precio para aumentar las ventas y recuperar la ciudad de Detroit  que hoy recuerda el proceso de deterioro sufrido en el área minera del carbón en nuestro país. De hecho, hoy, en esta otrora pujante ciudad, se pueden ver barrios completos abandonados y el nivel de delincuencia ha subido a niveles alarmantes para la percepción del ciudadano común norteamericano. Esta situación ha sido permanentemente resaltada en la campaña de Trump para sensibilizar a su favor a la ciudadanía conforme con la administración Obama cuyas políticas públicas serán continuadas por Clinton.

En fin, en menos de una semana veremos los resultados de la elección norteamericana y cómo ello nos afecta primero a Chile y luego más localmente a nuestra zona. Por de pronto, dentro de las noticias de estos días tenemos la publicación del consumo en Estados Unidos con un aumento del 0,5% por sobre lo esperado, antecedente para que la FED se decida a subir su tasa finalmente luego de conocido el resultado electoral, es decir en diciembre. ¿Tiene usted alguna preferencia?

Comentarios