[Editorial] Profesionales jóvenes

Por: Fotografía: Agencia Uno 10:25 AM 2016-11-03

El INE reveló que en el trimestre julio-septiembre, la tasa de desocupación en la Provincia de Ñuble bajó levemente y se ubicó en 8%, lo que a primera vista puede ser interpretado como una buena noticia, de hecho, las autoridades de Gobierno celebraron las cifras, sin embargo, el análisis más fino permite observar, por un lado, que el crecimiento de la administración pública ha sido un factor clave en el freno de la desocupación, y por otro lado, el preocupante aumento de los empleos por cuenta propia.
En el caso de los empleos creados por el Estado, lo que se percibe es la continuación de una tendencia que comenzó a observarse con claridad a en los últimos meses, fruto de un excesivo aumento del tamaño del aparato público, lo que podría atribuirse a la implementación de políticas y programas a nivel municipal, pero también al clima electoral previo a los comicios de octubre pasado, en que no es un misterio el aumento del gasto con fines políticos. 

Conviene mencionar que esta alza de los empleos del sector público es parte de un proceso mucho más inquietante, caracterizado por un sostenido aumento del gasto fiscal que en el Presupuesto del próximo año representará el 24,3% del PIB chileno, el nivel más alto de las últimas tres décadas. Lamentablemente, este incremento no necesariamente se traduce en mayores beneficios para los chilenos, pues por cada peso que se entrega en subsidios, se gastan $0,57 en personal e insumos, un costo, a todas luces, excesivo.

Otro problema que enfrenta el mercado laboral de Ñuble dice relación con la calidad de los empleos, pues según la medición del INE, los empleos por cuenta propia, vale decir, los emprendimientos individuales, que se caracterizan por la informalidad, la ausencia de contratos y de protección social, se incrementaron en 9,3% en 12 meses, un alza superior a la registrada por los asalariados (8,4%). De esta forma, los empleos por cuenta propia representan el 21% del total de ocupados en la provinicia.

Lo anterior confirma el proceso de precarización del empleo que se viene observando en Ñuble en los últimos dos años, como consecuencia de la pérdida de puestos de trabajo en sectores productivos con mayor agregación de valor, como la industria manufacturera, y la creación de empleos en sectores como el comercio y la agricultura, caracterizados por su menor calidad.

Si se considera que en Ñuble un 50% de los trabajadores percibe un ingreso mensual líquido igual o inferior a $300.000, según la Nueva Encuesta Suplementaria de Ingresos 2015, la generación de empleos precarios, ya sea de microemprendimientos como asalariados, no contribuye a mejorar el panorama, lo que en la práctica, es un desincentivo para la retención de jóvenes profesionales.

La reciente Encuesta de Percepciones Económicas de Corbiobío aplicada en octubre en 18 comunas de la Región del Bío Bío, entre ellas, Chillán, Chillán Viejo y San Carlos, mostró que en aquellos hogares donde existe un desempleado, en un 31% de los casos se trata de jóvenes profesionales, una cifra superior al 28,6% registrada en octubre de 2015.

En términos simples, para los jóvenes recién egresados no será atractivo trabajar en la Provincia de Ñuble a menos que accedan a un cargo en el sector público, porque claramente la economía local no está brindando las oportunidades laborales para que se inserten. Por ello, en la medida que el modelo de desarrollo de Ñuble continúe enfocado en la extracción de materias primas, con un escaso protagonismo de la industria manufacturera, el desempleo y la migración de jóvenes profesionales seguirá siendo una constante.

Comentarios