Edificación autorizada en Ñuble cayó 65% en septiembre

Por: Roberto Fernández Fotografía: Mauricio Ulloa 10:10 PM 2016-10-31

Un total de 20.097 metros cuadrados alcanzó la superficie total autorizada por los 21 municipios de la Provincia de Ñuble durante septiembre pasado, lo que representa una caída de 65% en comparación con igual mes de 2015, en que los permisos totalizaron 57 mil 413 metros cuadrados, según informó el INE.


La cifra también representa una contracción de 72,8 por ciento en comparación con agosto de 2016, en que se autorizó la edificación de 73 mil 915 metros cuadrados.


De esta forma, Ñuble fue la provincia que exhibió la caída más pronunciada en la región, concentrando el 20,5% del total regional, y seguida por las provincias de Concepción y Bío Bío, donde la superficie autorizada bajó un 59,2% y un 54,6%, respectivamente.


Comunas
A diferencia de los meses anteriores, en septiembre las comunas de Quillón y San Nicolás fueron las de mayores superficies para edificación, con 2.717 y 2.402 metros cuadrados, respectivamente, y concentraron el 25,5% del total provincial.


Mientras Quillón registró un incremento de 27,2% en la comparación anual, lo que se explica principalmente por la construcción de viviendas (2.617 metros cuadrados); en San Nicolás el alza fue de 348,1%, con una positiva incidencia de la edificación no habitacional (1.990 m2), pero también hay que considerar que la base de comparación fue muy baja: en septiembre de 2015 la superficie autorizada en esta comuna fue de 536 metros cuadrados.


Desaceleración
A nivel provincial se observa que la edificación habitacional sigue empujando el carro del sector construcción, pues de los 20.097 m2 autorizados, 14.539 se destinarán a viviendas, con una caída de 71,9% en comparación con septiembre de 2015, lo que viene a confirmar la preocupación del sector por la caída en la inversión en un contexto de desaceleración económica.


De hecho, todas aquellas viviendas que se construyan a partir de 2016 y que no se vendan con subsidios, estarán afectas al pago del IVA, que encarecerá su valor entre un 2 y un 14%, dependiendo del precio. Este cambio, a juicio de los actores del rubro, se va a constituir en un desincentivo a la compra de viviendas a partir del próximo año, sumado a las restricciones crediticias impuestas por la banca, con un natural efecto en el dinamismo del sector y en el empleo.

Comentarios