El desconocido motor de creación que movió a Marta Brunet

Por: Carolina Marcos Fotografía: Alicia Romero 10:55 AM 2016-10-30

Este jueves se cumplieron 49 años del fallecimiento de Marta Brunet, hecho que aconteció en Montevideo, mientras la chillaneja se encontraba dictando una conferencia. A pesar del tiempo transcurrido, sin embargo, su figura continúa siendo objeto de estudios e investigaciones, como la que ha desarrollado incansablemente la historiadora Alicia Romero.

La investigadora está trabajando desde hace años en un hecho que explica en parte el vuelco de la obra de la escritora en plena década de los treinta y que tendría relación con una hija que falleció a las pocas horas de nacida, algo que habría desencadenado una profunda pena en Brunet, quien a pesar de los prejuicios de la época para con las madres solteras, estaba decidida a quedarse con su primogénita. 

“Hemos estado trabajando durante años con varios antecedentes ligados a este hecho porque Marta Brunet nunca lo escribió ni comentó en público. Pero tenemos el indicio de su amiga María Tupper, quien en su diario de vida y correspondencias  consigna este pasaje desconocido en la vida de la escritora chillaneja”, adelanta. 

Efectivamente, María Tupper describe el hecho de esta manera en un escrito que data de 1961. “…Tuvo un amor. Un hombre interesante, atrayente (…) se enamoró de ella; le habló de matrimonio, se comprometieron, les vi hacer planos para su nueva casa... Malas amigas que se decían ‘amigas’, empezaron a buscar la amistad de su ‘novio’, le sorprendió en constantes infidelidades, cortó con él, quedándose con el corazón destrozado y su vida quebrada”, comienza el relato. 

“A vuelta de correo vino una carta con la confidencia: estaba embarazada del hombre que le había sido infiel. Ella quería tener ese hijo, soñaba con la maternidad. Un hijo había sido siempre su sueño, sería su consuelo. Con o sin padre lo recibiría. Un día me llama una amiga desde Viña comunicándome que Marta está en la clínica, que había tenido un parto prematuro (…) partí inmediatamente a verla a Viña. La criaturita había nacido con vida, creo de seis meses, pero murió a las pocas horas. Otra, en la situación de Marta, habría estado feliz de verse libre de todo lo que iba a significar ser madre soltera; Marta por el contrario, no se podía conformar y creo que nunca se ha conformado de haber perdido a esta hijita que bautizó como Marisol”, dice María respecto de la situación.

Cuentos para Marisol
Alicia comenta que al cabo de un tiempo, la escritora publicó el libro “Cuentos para Marisol”, texto que cuenta con más de 40 ediciones a la fecha. “Es una obra inspirada en la maternidad frustrada de la escritora chillaneja. En la obra existe un cuerpo de cuentos que fueron dedicados en forma póstuma a su hijita nacida prematura y que sobrevivió solo unas horas”, advierte, aportando otros datos. 

“Lo relevante es destacar los documentos publicados hace poco más de un año por el investigador, Wenceslao Díaz, en un libro sobre la pintora María Tupper, dentro del cual está contenida una carta de Marta Brunet, (documento que tuve ante mis ojos, en casa del escritor). Ahí Marta le confiesa el embarazo. Relacionando otros hechos y documentos, llegué a la conclusión que este embarazo fue en el año de 1933. Me dirigí a revisar las oficinas del Registro Civil de Viña del Mar y las oficinas de Valparaíso, no encontrando en ninguna el acta de nacimiento de la niña, bajo los apellidos que yo manejo, tanto de Brunet como del padre”, asume Alicia.

A través de estos documentos, Alicia está en condiciones de inferir que su  obra literaria infantil se vio marcada por este hecho. “Ahí nos damos cuenta que parte de su creación infantil está estrechamente relacionada a su maternidad, dato que no manejábamos hasta el 2015. Por otra parte, ya han pasado casi 50 años de su muerte y la sociedad ha evolucionado en la forma de observar a las madres solteras. Hoy en Chile, alrededor del 70% de los hijos nace fuera del matrimonio. El secreto de la maternidad de Marta, que ella guardó entre sus más cercanos en vida,  hoy no es motivo de crítica social tan lapidaria hacia la mujer como entonces”, afirma. 

“Creemos que para que se comprenda mejor su obra literaria es necesario ir dando a conocer los alcances de las investigaciones realizadas en torno a su vida”, argumenta Alicia al ser consultada sobre la importancia de resaltar su figura a través de la biografía que se encuentra escribiendo desde hace varios años.

“Mientras escribo su biografía, medito sobre los difíciles años que fueron para ella,  desde 1928 a 1933. Primero su madre fue perdiendo la razón, desde 1928 en adelante. Luego fallece su padre en 1930, mientras ella tuvo que trabajar desde 1926 para mantenerse económicamente a sí misma en Santiago.

Más tarde, debió ayudar a sus padres y luego mantener a su madre en un lugar especial por su enfermedad mental. En 1931 fallecen su mamá en el manicomio y su abuela matriarca en Chillán. Cuando más tarde, queda embarazada y va a cumplir su sueño de ser madre, fallece su hija después de  nacer en 1933. Siento una profunda admiración por Marta Brunet como escritora, la segunda mujer que recibió el Premio Nacional de Literatura en Chile y como mujer vanguardista para su época”, precisa la investigadora respecto de los motivos que la han llevado a estudiar e investigar los detalles tanto de la vida y la obra de la escritora chillaneja que dejó profundas huellas no solo en la literatura nacional, sino también en el mundo.  

Comentarios