Conaf prevé temporada de incendios forestales más dura que lo habitual

Por: José Luis Montes Fotografía: Mauricio Ulloa 11:05 PM 2016-10-29

“Es verdad que se prevé un verano bastante seco. Ahora estamos con un anticiclón tropical, estamos teniendo una primavera relativamente lluviosa, incluso hay anuncios de agua para hoy domingo. Esto hace que los pastos, las gramíneas de primavera, crezcan mucho y vamos a entrar a un período en que el anticiclón se va a mover hacia el sur hasta frente a Temuco, y eso significa que vamos a tener un verano cálido y seco. Esas son las proyecciones”, señala Jorge Morales, director regional de Conaf, evadiendo calificar la gravedad de lo que viene este verano, en lo que respecta a incendios forestales.

Su argumento es que en los incendios forestales, el clima no incide ya que está demostrado que 99% de los casos el origen es la acción humana, sin embargo reconoce que las condiciones que se enfrentarán esta temporada de fuego, que se inicia en diciembre y que culmina en marzo, con acumulación de combustible y sequedad extrema, se puede traducir en mayor probabilidad de propagación del fuego. 

“Podemos tener el mismo número de incendios forestales pero más voraces”, indicó.

Señala que en todo caso la comunidad y los propietarios forestales deben estar tranquilos ya que Conaf, maneja el tema fuego con un equipo de temporada,  a nivel regional, cercano a las 500 personas, dos helicopteros arrendados  -que están en las bases de El Ajial y la otra en Punta Parra- 26 unidades de combatientes forestales de las cuales 6 están en Ñuble; 12 transportes de doble tracción provistos de agua para llegar rápido a los focos y un avión especializado, Air Tractor, que es propio de Conaf.

Si bien el presupuesto para este año es similar al del pasado del orden de $420 millones hasta fin de año, nos aclara que Conaf actúa por demanda: “Si los recursos propios de regiones contiguas no son capaces para enfrentar la emergencia se activa el convenio y la Oficina Nacional de Emergencia, Onemi, contrata esencialmente helicópteros, para poder hacer el combate aéreo. Entonces el sistema chileno es a demanda, crece cuando la demanda rápida crece y se desactiva cuando ya no es necesario. Es eficiente en el uso de recursos”. 

El presupuesto regional abarca un cuarto del total nacional para fuego forestal, aunque en la zona se produce el 50% de los incendios.

En la eventualidad que durante el verano se produzcan megaincendios, el director de Conaf señala que los recursos de la corporación son nacionales y están disponibles para emigar a otras regiones si la situación lo amerita, también que existen coordinaciones con las brigadas forestales de Corma, del sector privado, que cuentan con recursos muy superiores a Conaf, con bomberos y con las brices, que son las brigadas el Ejército -hay dos por provincia en la región- que están capacitadas para auxiliar a las brigadas forestales.

DAÑOS ECONÓMICOS

Respecto a los daños económicos que produce un incendio afirma que es relativo, ya que las grandes empresas cuentan con seguros, pero que hasta ahora -aunque este año debuta el seguro forestal con subsidio del Estado- los grandes afectados son los pequeños forestales, que por lo general tienen pérdidas totales: “Hay que pensar que un bosque maduro de pinos significa unos 2 millones por hectárea y uno de eucaliptus 2,5 millones”.

Además del combate del fuego, señala que hay una tarea de singular importancia que es la prevención, que según estudios estadounidenses, cada dólar bien invertido en este aspecto, puede ahorrar hasta US$ 99. En este tema a nivel regional hay un ranking de los 150 lugares más conflictivos en este aspecto entre los cuales está la zona interfase Chillán-Chillán Viejo. Allí se trabaja en prevención con apoyo de la municipalidad durante todo el año: “No se trata de campañas radiales, es un trabajo permanente con profesionales del área de la ciencias sociales.

Consultado sobre cómo pueden colaborar los vecinos de un incendio forestal, señala que ante un fuego declarado: “Por ningún motivo meterse al incendio. Ellos pueden trabajar organizadamente a través de sus juntas de vecinos y de acuerdo con municipios y Conaf”.

Agrega que en el combate del fuego:  “No hay voluntarios en esto, se pone en riego la vida, son personas entrenadas. Cumplen  un programa de entrenamiento estricto, que es objeto de certificaciones internacionales. No cualquiera puede. Si alguien lo hace, debe saber que está sometido a riesgos, si no tiene ropa adecuada y conocimiento. Hay fenómenos como  fuegos envolventes y eso puede terminar muy mal. La corporación no fomenta que voluntarios se incorporen”.

Por último el director regional de Indap señaló que ya hay 6 brigadas forestales funcionando y que a principios de diciembre ya se habrá contratado a 300 brigadistas para enfrentar esta temporada de incendios forestales. 

Comentarios