Aciertos y desaciertos de “factor encuestas” previas a las municipales

Por: Camilo Díaz Fotografía: Mauricio Ulloa 10:10 PM 2016-10-29

Fotografías del momento que apuntaban a dar luces del termómetro electoral en la previa del proceso municipal del pasado 23 de octubre. Unas más cercanas, y otras totalmente opuestas a los resultados finales (ver infografía), las encuestas, y en estricto rigor las electorales, tienen como finalidad inicial ser una herramienta del marketing político y del marketing electoral para la toma de decisiones.

“Las encuestas por definición, y las encuestas electorales, son una herramienta del marketing político, para tomar decisiones de marketing político y de marketing electoral. Son para eso, para tomar uno estratégica y tácticamente decisiones (...) Ahora el que se usen estas encuestas, que desde el punto de vista del marketing es para una cosa, para otra, lo estoy usando para inducir y comunicar en el fondo los efectos de la espiral del silencio, la que señala que uno hace o dice lo que el grupo espera lo que uno diga o haga. Pero que uno además intuitivamente se suba al carro ganador”, aclara la experta en marketing político de la Universidad del Bío-Bío, Paulina Pinchart.
Previo a los reciente comicios municipales, se dieron a conocer al menos cuatro estudios sobre preferencias electorales en Chillán.

Cronológicamente la más próxima encuesta a las elecciones municipales, -pero la más distante de los resultados finales- fue la publicada el 7 de octubre, a cargo de la Corporación Somos, ligada a nombres de partidos políticos de la Nueva Mayoría.

Allí se sostuvo que de 1.500 personas interrogadas, un 31, 4% votaría por Aldo Bernucci; 27,4% por Sergio Zarzar; 3,7% Hugo Guíñez y un 2,2% por Enrique Jara (35,3 NS/NR).

El 6 de julio, la Consultora Ideacción, con proximidad partidista de derecha, constató que de 438 encuestados, un 33,8% apostaba por Sergio Zarzar; 22,1% por Aldo Bernucci; un 3,8% por Hugo Guíñez y un 2,5% por Enrique Jara (37,8 NS/NR).

Finalmente el 3 de julio, fue dada a conocer la encuesta del Instituto Libertad, ligado a RN, hecha a 700 personas, y arrojó como resultado que un 44% optaba por Sergio Zarzar; 29% a Aldo Bernucci; 4% Jorge Marcenaro; y un 23% (NS/NR), tiempo en que aún no se definían las inscripciones de candidaturas finales.

Encuesta UBB-LA DISCUSIÓN

La más certera fue la encuesta de  percepción políticas Universidad del Bío Bío y LA DISCUSIÓN, la última publicada el domingo 25 de septiembre, la que apuntó a una muestra total de 1.127 personas. De ellas, un 40% optó por Sergio Zarzar; 17% por Aldo Bernucci;  un 2% tuvieron Hugo Guíñez y Enrique Jara, y un 39% NS/NR.

“Sería bueno que la autoridad considerara las otras preguntas de la encuesta, respecto a las necesidades, temas que se pudieran desarrollar más, ya que la ciudadanía se manifestó de manera similar a lo que la encuesta dijo, que tomen eso en cuenta para futuras gestiones respecto a las obras que los chillanejos privilegian, los temas que quieren, porque también está dispuesta esa información para todas las autoridades que quieran tomarlo en Chillán”, precisó tras los conteos de votos preliminares a Radio La Discusión, Álvaro Acuña, académico del Departamento de Gestión Empresarial de la UBB.

La politóloga de la Universidad de Concepción, Jeanne Simon, asevera que ante los resultados varios, hay algunos que buscan influenciar bajo dos aristas.

“Todo el mundo quiere votar por un ganador, entonces, si la encuesta dice que ganará ‘XX’, entonces yo votaré por ‘XX’ si no tengo una posición muy definida. También hay mayor incentivo de votar cuando los resultados son cercanos. Así, tengo la sensación que mi voto es importante”, dijo la académica UdeC.

Simon, apunta que para evaluar una respectiva encuesta, “hay que ver la muestra y el modo de contacto: Cara a cara es más precisa que por teléfono. Lo mejor es confiar en las encuestas que se realizan de manera periódica y no con fines electorales”, argumentó.

“Como sabemos, hay encuestas y encuestas, si estas no son valoradas desde el punto de vista metodológico, o metodológicamente inducen al error al que las lee, por supuesto que es una aberración permitir que estas salgan. Ahí está el efecto”, acotó Pinchart.

Comentarios