Padem: Baja la cantidad de alumnos y sube personal del DAEM

Por: Edgar Brizuela Fotografía: Fernando Villa 09:05 PM 2016-10-27

Si la Municipalidad de Chillán quiere que los concejales aprueben el Padem 2017, deberá ser capaz de responder una serie de preguntas “incómodas” que fueron formuladas este jueves, durante una nueva reunión de análisis del documento maestro de la educación municipal.


El escenario no parece ser el mejor para el municipio. Tras las elecciones persiste y parece haberse incrementado el espíritu crítico de las semanas anteriores, de tal manera que ayer por ejemplo el fantasma del rechazo se instaló en el debate.


El año 2016 los concejales no aprobaron el Padem, dado las enormes divergencias que surgieron tras la existencia de dos versiones del documento, el de la ex jefa del DAEM Cecilia Aguilera y otro elaborado con la supervisión del alcalde y defendido por el municipio. Las diferencias llevaron incluso a que Aguilera denunciara al alcalde Sergio Zarzar por adulteración de instrumento público.


Hoy el análisis del instrumento que regirá el próximo año estuvo marcado por el debate respecto de la dotación de personal, la escasa cantidad de alumnos del sistema y el futuro de la Escuela Artística Claudio Arrau, a la que se le critica su política de puertas abiertas a los establecimientos privados o subvencionados.


La presencia de la presidenta del Colegio de Profesores y concejala electa, Brígida Hormazábal (PS), permitió integrar nuevos elementos al debate, lo que hace prever cuál será su rol en el Concejo una vez que asuma como edil el próximo 6 de diciembre.


La profesional, amparada en informes del DAEM incluidos en el Padem 2017, consultó por qué si la proyección de matrícula de las escuelas municipales es negativa y para el año 2017 se prevé una nueva baja en la cantidad de estudiantes, el personal del DAEM ha aumentado en los últimos años.


Además deploró que mientras hay menos alumnos en las escuelas y liceos municipales el DAEM persiste en seguir contratando profesores fuera del sistema y no acomoda a los que están plenamente integrados.


Según la municipalidad, en el DAEM, que controla los establecimientos educacionales, trabajan en la actualidad 102 personas, mientras  que el año 2015 la planta de aquella entidad llegaba a los 92, lo que para los concejales es inentendible.


El caso sorprende aún más si se considera que el año 2015 la matrícula de los recintos educativos llegaba a los 9.555 alumnos, mientras que para este año alcanza a los 9.172, en tanto que la proyección 2017 considera una nueva baja hasta los 8.922 estudiantes.


Mientras la matrícula sucumbe cada vez más y en forma contraproducente el DAEM refuerza su dotación, los docentes que trabajan en el sistema experimentarán el próximo año un incremento. La documentación oficial establece que el año 2015 eran 945; durante este año 942, mientras que para el 2017, con menor matrícula, se llegaría a los 993 docentes.


Si se considera la cantidad de alumnos proyectados para el año 2017 (8.922) y los profesores que tendrá el sistema (993) se puede prever una tasa promedio de solo 8,9 estudiantes por docente.


En este análisis no se consideran los asistentes y otros profesionales y técnicos que igualmente participan en el proceso de enseñanza en los establecimientos educacionales.


“Si estoy con una cantidad menor de alumnos, no entiendo por qué hay más contrataciones de personal”, plantea la dirigenta y ahora concejala de Chillán.


Brígida Hormazábal además critica a la Escuela Artística Claudio Arrau, pues trabaja con fondos asociados al Padem y mantiene una elevada cantidad de alumnos de escuelas particular subvencionadas. Este es un análisis compartido incluso por el jefe del DAEM,  quien es partidario que ese recinto sea manejado por la Corporación Cultural Municipal.


Nelson Marín tomó nota de las observaciones y planteó que espera que ellas sean presentadas oficialmente. En una próxima reunión de comisión haría llegar las repuestas técnicas a cada una de ellas.


El presidente de la Comisión Educación, Juan López, planteó en tanto que el DAEM tiene serios problemas de comunicaciones, difusión y marketing de las actividades de los establecimientos, lo que igualmente repercute en la fuga de estudiantes.


López indicó que si se pretende aprobar este Padem, se deben dar la respuestas a todas la inquietudes existentes.

Comentarios