La tendencia estadística que puede complicar al Rojo en la recta final

Por: Rodrigo Oses Fotografía: Mauricio Ulloa 2016-10-24

“La idea es hacernos fuertes de local y sacar puntos afuera”.

La premisa de los jugadores de Ñublense no era otra a comienzo de temporada.

El objetivo de los “diablos rojos” era cimentar una campaña digna apelando a la “localía”.

Sin embargo, la estadística como local del elenco de Pablo Abraham preocupan de cara a la recta final de la primera rueda, considerando el peso específico de los rivales que se le vienen.

Es que de los cinco partidos que le restan a los chillanejos, tres los disputará en el estadio Nelson Oyarzún donde ha sufrido lo indecible para sumar de a tres.

De hecho, de los cuatro duelos que ha sostenido en casa, ha ganado solo uno, frente a Cobreloa por 2-0.

Sin embargo, no pudo y solo empató con Magallanes, Puerto Montt y La Serena, rivales según la tabla, abordables.

Pero ahora de los tres partidos que le restan de local, por lo menos dos serán ante candidatos al título o el ascenso, uno frente a un rival que luchará por salir del pozo como La Calera.

Es por eso que la tendencia estadística de local del Rojo preocupa de cara a la recta final.

Si se mantiene la tónica de no ganar como anfitrión, puede perder terreno en la tabla y finalizar entre el puesto 12ª y 15º (colista), tomando en cuenta que este fin de semana queda libre, y puede bajar del décimo lugar si ganan los clubes que están un punto o dos más abajo en el casillero de ubicaciones.

“Sí, yo creo que ya tenemos que empezar a dejar los tres puntos en casa ante Rangers, no podemos seguir perdiendo puntos de local, hay que ganar para subir en la tabla”, comentó Lucas Triviño, asumiendo una pequeña deuda con el público chillanejo. Rangers, el próximo rival de Ñublense, viene de igualar de visita ante Puerto Montt sin goles y está  tercero con 16 puntos.

Curicó Unido es el sublíder de la Primera B y no pierde en un partido oficial (no por Copa Chile) desde el año 2004 en Chillán.

En tanto, si bien La Calera es el colista del torneo con cinco puntos, vendrá a jugarse la vida.

Y como si fuera poco, en las dos salidas que le restan Ñublense visitará al líder Santiago Morning, y a un desesperado por despegar, Deportes Valdivia.
Todo indica que revertir la tendencia de local, que indica que el Rojo no sabe ganar en casa, es vital para no terminar la primera rueda sumido en el fondo.

Comentarios