Letristas locales cuentan sus fórmulas para crear una buena canción

Por: Felipe Vergara Fotografía: La Discusión 12:10 AM 2016-10-23

Luego del Premio Nobel de Literatura obtenido por Bob Dylan, la relevancia de las letras en las canciones ha tomado otro matiz.

Hoy se ha abierto toda una discusión al respecto. Sin embargo, lo cierto es que en Chillán también hay músicos que tienen a las palabras como gran protagonista de sus melodías. 

Uno de ellos es Vicente Cifuentes. El chillanejo ha logrado reflexivas canciones que hablan de la vida y lo que es estar lejos del hogar, sobre todo cuando se radicó en República Dominicana.  

“Comencé a hacer letras bastante globales en cuanto a países y filosofía de vida, pero luego pasé por un periodo donde hablaba de mí con la nostalgia de los países. Ahora me importa mucho hablar de las personas, de las relaciones entre ellas, de lo que está pasando en nuestras ciudades, las vías políticas que existen y la forma de pensar de nuestra generación”, asegura. 

Sobre si existe una receta para hacer los versos correctos, señala que “la primera clave es que no hay clave. Uno no se da cuenta cuando hace letras. Los poetas no saben que son poetas. Lo principal para que la letra quede bonita es la sinceridad”. 

Cristian Maldonado, vocalista de Oso de Hielo, también tiene un estilo particular en cuanto a esta tarea. “Mi momento para escribir una canción tiene que ser de una sola vez, después son adornos a una obra terminada. Cuando estás en proceso de construcción lo llevo a un lugar artístico muy íntimo. Es muy personal, como sueños”, señala. 

Por otro lado, destaca que en esta dinámica es importante “escribir lo que vas sintiendo desde que te levantas hasta que duermes. Al final yo lo siento como un experimento”, asegura. 

Quien también tiene particulares frases en su repertorio, es Cristian Gutiérrez, más conocido como Guti y actual vocalista de Perro Sónico. 

Para él, en este trabajo creativo “me preocupo primero de la música que como la letra tiene que fluir. Es una especie de trance donde estás tirando palabras, notas, melodías y después, si queda alguna línea que me guste o llame la atención, la trabajo. En este sistema se salva como una de cada diez ideas”. 

“Tú puedes decir una palabra y eso se puede transformar en una imagen mental o una idea, algo como la poesía. No creo que las letras tengan que tener sentido para todo el mundo, pero sí para uno. Igual se basan en emociones humanas que están desde el principio de la existencia, así que en algún nivel puede que conecte con otro ser humano aunque no sea de forma literal”, concluye. 

Comentarios