Por la sofisticación con ancla campesina apuestan en Itata

Por: José Luis Montes 2016-10-22

Esta semana fueron presentados en Chillán los cuatro vinos “Lomas Campesinas” correspondientes a la edición 2016 del proyecto INIA-Indap, que forman parte de una estrategia público-privada, que busca potenciar los valles del Itata y del Maule como productores de materia prima de primera calidad y de origen campesino, de cepas tradicionales de la zona como País, Cinsault y Moscatel de Alejandría, en el caso de Ñuble. 

El encargado del proyecto, el agrónomo Pedro Izquierdo, señaló que la iniciativa se ha enriquecido con el diálogo entre los productores campesinos y los enólogos de las viñas participantes -Casas Patronales, Undurraga, Aresti y El Aromo – y que el resultado de este año consiste en vinos sofisticados que se comercializarán en el segmento de los $6 a $7 mil en centros especializados en vinos, como restaurantes gourmet.

-¿Cuáles son los aprendizajes de esta segunda temporada trabajando con productores y viñas medianas?
- Estamos aprendiendo que esto no es una transferencia vertical sino transversal. Tanto los elaboradores campesinos como los más tecnologizados, como las viñas de la zona de Colchagua, aprenden el uno del otro. Hay acercamientos ideológicos en temas como vinos naturales y procesos. Pero nos encontramos con moscateles que tienen gusto a Sauvignon Blanco, países rosados, etc. Hay una instancia creativa donde hay mucho que decantar. Afortunadamente estamos dando también un paso de autofinanciamiento que nos da más viabilidad, porque es un proyecto comercialmente de verdad.

-También esto promueve un ejercicio de trabajo mancomunado entre instituciones públicas…
- Sí y en el papel de comercialización entre otros aspectos, INIA cumple un papel fundamental, ya que cuenta con facturas, cosa que no todas las entidades del Ministerio tienen. INIA e Indap han sido buenos articuladores de este proyecto, hay una compenetración, un proceso interesante”.

- La producción es mayor: ¿hay más interés de las viñas en participar?
- Sí y no solo en el tamaño, sino en la cantidad de bodegas involucradas. Ahora  son 8. Es una sola  etiqueta, pero 8 productos distintos. Traen más historia a la hora de vender, hay 8 apelaciones de origen distintas, hay 8 enólogos que están imprimiendo su carácter a los productos; hay una gran diferencia con la primera etapa.

- Su valor lo pondría a competir con productos probados como Misiones de Rengo u otros que están en valores más bajos. ¿Por qué se apunta a ese nivel de precios?
- El valor a público es de $6 mil. La calidad de Lomas Campesinas es superior. Además, el vino no solo se vende por la calidad intrínseca, el consumidor se siente atraído por un vino que sabe que es de origen campesino, eso le da algo distinto. Además, todos estos vinos, y es una característica organoléptica de esta zona, tienen características de suavidad. Son vinos frescos, fáciles de tomar. Un Cabernet es muy rico con carne o queso, sin eso es agotador. Estos vinos del proyecto se toman solos, se conversan.

-¿Se podría considerar una versión más barata?
- No, porque más barato, no soy capaz de asegurarle al productor plata para pasar el año entero. Necesito que el productor reciba $200 por el kilo de uva. No hay que olvidar que un 40% del valor del vino son impuestos. Tampoco que la transformación de kilos en litros de vino en estos procesos más refinados es menor. En la suma, $200 es el equilibrio para cobrar $6 mil.

-¿Cuál es la cantidad de botellas para este año y cómo se puede comprar?
- Son 10 mil botellas para la temporada y están disponibles en circuitos de restaurantes sofisticados. También va a estar en BBVinos, que se dedica a comercio de vinos chilenos por internet.

Comentarios