Mujer demanda por $80 millones en caso presunta negligencia médica

Por: Felipe Ahumada Fotografía: La Discusión 09:55 PM 2016-10-20

Un juicio civil que incluye una demanda de $80 millones, y una acusación penal que, por primera vez en Ñuble, podría terminar en un juicio oral, son las mociones legales que la vecina de Tres Esquinas de Cato,  Ana Rosa Acuña Fuentes, interpuso a través de su abogado, Nicolás Quintana, por un caso que ellos consideran como negligencia médica.

La mujer de 36 años padece de una fuerte depresión debido a que su vientre quedó desfigurado debido a las incisiones que debieron realizarle de urgencia luego de una operación de cesárea, en 2012, en que al médico obstetra Luis Alfonso Leppes García, se le quedara un apósito de gasa de 25 por 25 centímetros.

La afectada esperaba a dos niñas gemelas, a quienes pretendía dar a luz en el hospital local, hasta que descubrieron que una de ellas tenía el cordón umbilical enredado en su cuello.

“Hablé con el doctor Leppes y acordamos que  me iba a hacer una cesárea de manera particular en la Clínica Las Amapolas, pero después del parto empecé a tener fiebre, vómitos, muchos dolores y el vientre se me empezó a hinchar”, explicó Ana Rosa Acuña a LA DISCUSIÓN.

La denunciante acudió al mismo médico, quien le habría dicho “que la hinchazón y las otras reacciones eran producto de mis nervios. Después me hicieron un examen y dijo que era un coágulo, pero era que me habían dejado adentro el paño”, acusó.

Quien descubrió esta situación fue el médico Guillermo Ribbeck, quien decidió intervenirla ante la posibilidad de un deceso.

Nicolás Quintana afirmó que “fue tan compleja la operación, que tuvieron que hacerle varias incisiones, porque el paño estaba fuera del útero, lo que le generó un severo daño estético en su vientre y la imposibilidad de amamantar a sus niñas por los antibióticos suministrados”.

A lo anterior, el marido de la afectada, Patricio Gallardo, precisó que “la operación de hecho la dejó sin su ombligo, ella se ve todos los días al espejo y lo primero que ve es el daño que le hicieron a su cuerpo”.

Todo en manos de la Corte
Fue la Fiscalía local la que  ordenó diversas pericias, entre ellas un informe al Servicio Médico Legal, que determinó en su informe que lo que causa la operación fue la presencia “de un objeto externo dejado accidentalmente en el cuerpo durante la atención médica y quirúrgica”.

El doctor Leppes, junto a su arsenalera y la tecnóloga médica, fueron formalizados por  cuasidelito de lesiones graves el pasado 16 de junio.

Y si este no es el primer caso de lo que se podría tildar de “negligencia médica”, que se formaliza en un juzgado de Ñuble, sí podría ser el primero en llegar a un juicio oral, ya que el resto de los casos han finalizado en acuerdos reparatorios, que de hecho fue la salida que tomaron los imputados, salvo el médico, quien argumenta que la responsabilidad recae exclusivamente en su arsenalera, encargada del conteo de los apósitos.

Este argumento fue rechazado el miércoles último por el juez Manuel Vilches, quien negó de esa manera a los abogados de Falmed, entidad que representa a los integrantes del Colegio Médico en Chile, la posibilidad de sobreseer la causa en favor de  Leppes.

El abogado de Falmed, Víctor Moreno, pidió la suspensión de la audiencia de juicio abreviado, en virtud que tras la negativa del juez Vilches de sobreseer la causa, presentó un recurso en la Corte de Apelaciones, entidad que deberá resolver la próxima semana si acoge o no la moción.  La palabra la tiene  ahora, el Tribunal de Alzada.

“Nosotros queremos que se sobresea la causa, porque en la carpeta fiscal no hay ningún elemento que demuestre la responsabilidad de nuestro representado en esta situación”, dijo escuetamente el abogado Moreno.

Comentarios