El desafío para Chillán el 2020: elegir un Concejo más diverso

Por: Isabel Charlin 08:25 AM 2016-10-20

El trabajo de depuración del padrón que realice el Servicio Electoral después de las municipales 2016, a raíz de los errores detectados en todas las comunas del país, repercutirá directamente en la comuna de Chillán para los próximos comicios de 2020.


Es que si el aumento del padrón experimentado por la capital de Ñuble entre 2012 y 2016 es efectivamente el constatado por el organismo (7.258 electores en cuatro años), y esta tendencia de crecimiento se mantiene, las próximas elecciones municipales Chillán elegirá diez concejales en vez de ocho, ya que sobrepasará los 150 mil electores (actualmente tiene 146.514).


Una condición que la hará ingresar al grupo de las veintiún comunas del país que actualmente eligen el máximo de representantes de acuerdo a su padrón (hasta 70 mil electores, seis ediles; entre 70 mil y 150 mil, ocho; y más de 150 mil, diez), entre ellas trece de las quince capitales regionales (Valdivia y Punta Arenas siguen eligiendo ocho); y en el caso de la Región del Bío Bío, Los Ángeles, que se le adelantó a Chillán, y el próximo 23 de octubre elegirá diez concejales, ya que su padrón al 28 de marzo de este año (fecha en que el Servel dictó la resolución que fija el número de ediles por comuna), era de 150.290 personas.


Concejo más diverso
A medida que aumenta el número de concejales a elegir en una comuna, el número de votos que requiere una lista para obtener el primer concejal disminuye.
Esto podría dar pie a que el Concejo de Chillán incorpore nuevas fuerzas, diferentes a los dos grandes bloques (Nueva Mayoría-Chile Vamos), que han copado los cargos en los últimos años.


Una de las principales críticas que se le hace al sistema electoral para elegir a los ediles (proporcional con fórmula D´Hont), es que si un candidato de la lista más votada obtiene muchos sufragios, “arrastra” a sus compañeros de lista, con lo que se distorsionaría la voluntad de los ciudadanos, quienes le otorgan más preferencias a candidatos que finalmente no son electos.


Es por ello que al haber más cupos, el Concejo podría tener mayor representatividad.


Según el académico de la U. del Bío-Bío, Álvaro Acuña, en el escenario actual (2016), con la desmotivación existente y la desconfianza, esos dos nuevos cupos serían para las grandes coaliciones.


“Los partidos están demostrando que son conscientes de esto, pero al parecer, no lo quieren cambiar, no se ven nuevos liderazgos. Saben que finalmente quienes votarán son los ciudadanos ‘políticos’, pertenecientes a un partido, o cercanos, por lo que les es cómoda la situación actual, de desconfianza y desmotivación del padrón”, aseveró.


No obstante, agregó, como quedan aún cuatro años para que se generen esos dos cupos en Chillán, pueden pasar algunas cosas.


“Si surgen nuevos liderazgos para cambiar la política, liderazgos locales, sin paraguas de partidos, pero sí al alero de la Región de Ñuble, se cambiará la percepción respecto que sí se puede mejorar la política. La correlación de la política decaída con la nueva región, es un fenómeno que estamos estudiando, y que nos diferencia de la tendencia nacional, por ejemplo, en cuanto a expectativas económicas. Es por eso que en lo político vecinal, pueden surgir nuevos movimientos bajo el alero de la nueva región, transversales, y eso podría verse reflejado en un futuro Concejo”, dijo.

Comentarios