Casos de maltrato animal se multiplican en Ñuble

Por: CAROLINA FUENTEALBA Fotografía: La Discusión 11:15 PM 2016-03-13

Fueron imágenes que remecieron. El video que dos adolescentes sancarlinas publicaron a través de las redes sociales donde aparecen drogando a un gato o la imagen de un aguilucho -ave protegida- que llegó hasta el SAG herido con perdigones en Bulnes, levantó la polémica acerca del maltrato animal en Ñuble. No hay cifras exactas que permitan estimar los casos de maltrato animal incluso con la nueva ley de protección animal, hay zonas donde se considera normal ciertas prácticas con animales que pueden ser consideradas como maltrato.


Paula Aravena, profesora en la Facultad de Ciencias Veterinarias de la Universidad de Concepción (UdeC), campus Chillán, considera que es importante conocer la normativa chilena que sanciona y define el maltrato animal. “Actualmente el artículo 291 del Código Penal, que se refiere al castigo por maltrato animal fue reemplazado por la ley 20.380 sobre Protección de Animales”, señala la docente, quien explica que “esta ley tiene por objetivo educar, establece normas para enseñar a la gente sobre el cuidado adecuado de los animales, instaura la obligación de alimentarlo y albergarlo en concordancia a su especie”.


Los casos de maltrato se dan tanto a nivel rural como urbano. 
“De acuerdo a la ley, todos los animales, domésticos y silvestres deben ser respetados, y establece los mecanismos para denunciar estos delitos, sin embargo son pocos los casos que se denuncian, debido a lo difícil que es probar que ha existido un maltrato”, afirma Aravena, “se conocen un dos o tres por ciento de los casos de maltrato animal, los demás se quedan sin saber”, ilustra.


Paula va un poco más allá, “No sólo el maltrato por golpes, también hay un gran maltrato que se hace a la vida silvestre en por ejemplo los incendios forestales, acá tenemos un pudú que llegó con sus cuatro patitas quemadas, además de los ataques de perros, que es muy común”, describe.
Envenenamientos y atropellos.


La veterinaria Michelle Thompson, que trabaja en el Hospital Veterinario de Animales Menores de la UdeC, afirma que los envenenamientos forman parte de los casos más comunes de maltrato animal. “Envenenamientos accidentales e intencionados, para entrar a robar o sencillamente intentando matar al animal, también son comunes los casos de atropellos, que revelan una falta de cuidado por no mantenerlos en un lugar seguro”, opina la médico veterinaria quien agrega además  que “en el caso de animales silvestres lo más común es que lleguen con perdigones, también en perros y gatos, a veces vienen por otra consulta y en el examen son detectados”.


“Cuando los casos de maltrato que detectamos son por negligencia del propietario, falta de comida o enfermedad no tratada, es difícil hacer alguna denuncia, por falta de información”, sostiene, “además es necesario presentar pruebas, cuando los casos pueden probarse, se denuncian como corresponde, pero son pocos”, afirma.


Vida Silvestre
La relacionadora pública del Bioparque  de Quillón, Patricia Campos, destaca que de acuerdo a los ingresos que tienen, “son los loritos los que más sufren, la gente les corta las alas para que no se puedan ir volando y les enseñan a hablar, los loros no son mascotas, necesitan reproducirse, el tricahue y el choroy son especies chilenas vulnerables y deben cuidarse”, explica. “Los otros que sufren son los pumas, como hemos ido quitándoles su espacio, han aumentado sus avistamientos, pero son animales tímidos, huyen ante los humanos, para que un puma ataque debe sentirse acorralado”, enfatiza. “Acá hemos tenido dos, una que llegó atropellada de Arauco y unas crías que llegaron de 15 días, alguien mató a su madre y se percató de las crías, las entregó al SAG y ellos nos las enviaron”, relata. “También hemos tenido leones, tigres y aves rapaces, las que llegan normalmente con heridas de perdigones".

Comentarios