El vínculo de Juan Radrigán con Chillán, los actores y las tablas

Por: Carolina Marcos Fotografía: Agencias 11:05 AM 2016-10-19

El nombre de Juan Radrigán no es desconocido para los chillanejos y menos para un grupo de personajes locales ligados a las tablas. El destacado dramaturgo fue sepultado ayer en una multitudinaria ceremonia a la que asistieron varios de sus chillanejos amigos. Una de ellas fue la directora ejecutiva del Encuentro Internacional de Teatro para Chillán, Viviana Moscoso, quien consternada aún por la noticia de su fallecimiento, contó a LA DISCUSIÓN que el nexo con el hombre de tablas comenzó hace mucho tiempo. 


“Cuando recién se inició el Entepach hace 22 años atrás, vino al segundo año con un elenco y presentó una obra. Más tarde, nunca se olvidó de nosotros y siempre estuvo apoyándonos, viajando a Chillán y montando obras para el encuentro”, recordó.  


Una vez que Radrigán conoció el esfuerzo detrás del Entepach, nunca más se separó de Viviana. “Estuvo con nosotros haciendo talleres varias veces en el Entepach. Además, con él escribí una obra que Radrigán finalmente dirigió para Temachi. Se llamó ‘Expiantes’, una pieza que voy a conservar con mucho cariño por todo lo que implicó”, comentó. 


Radrigán también recibió el Premio Enrique Gajardo Velásquez, máxima distinción de Entepach hace ya varios años y siempre demostró un cariño infinito por la actividad. “Siempre decía que yo era una obrera del teatro en Chillán y que siguiera adelante, que esto nunca se debía terminar”, recordó Viviana emocionada tras los funerales del dramaturgo. 


Teatro El litre
Ricardo Rodríguez es integrante de la Compañía El Litre, que se fundó en Chillán a fines de los años setenta, cuando un grupo de egresados de la Universidad de Chile decidió seguir unido con el fin de hacer teatro. Ayer, Ricardo también viajó a Santiago para participar de los homenajes a Radrigán y recordó la relación con El Litre. “Lo conocí en Santiago, me lo presentó Roberto Parada y congeniamos de inmediato. Él escribía el teatro que nosotros queríamos hacer y comenzamos a trabajar el teatro de Radrigán. Nuestra relación con él fue creciendo hasta tal punto que algunas obras las recibíamos antes que fueran editadas o estrenadas en Santiago”, contó a LA DISCUSIÓN. 


“La parábola de los fantasmas borrachos” fue uno de estos montajes anticipados. “Me acuerdo que llegó el papel pegado, porque él escribía a mano y alguien se encargaba de pasarlas a máquina. Esa pieza se estrenó antes en Chillán, y no nos cobraba derechos por nada. Él siempre decía y dejaba estipulado que la única compañía que no pagaba derechos sobre sus obras era El Litre de Chillán”, añadió. 


La compañía continúa su trabajo en la ciudad, aunque sin estreno reciente de obras. Según Ricardo, por estos días se comenzará a levantar la propuesta de un homenaje en la ciudad para Radrigán de parte de El Litre. 


Otro chillanejo que hizo un recuerdo de Radrigán fue el cineasta Alejandro Fernández. En su muro de Facebook, el realizador recordó una anécdota con el ya fallecido dramaturgo. Fernández contó que estando en el colegio y mientras era parte de una banda de rock progresivo, la novia del bajista les había presentado a Radrigán mientras él buscaba cómo montar una obra. Además, afirmó que el dramaturgo les regaló un libro que él conserva como un tesoro, tal como el recuerdo que varios chillanejos conservarán no solo de su talento, sino también de su generosidad. 

Comentarios