Casi 20 mil personas fueron cambiadas de domicilio electoral en Ñuble

Por: Isabel Charlin Fotografía: Agencia Uno 09:50 PM 2016-10-18

Afectados corresponden al 41,1% del total de la Región del Bío Bío y al 4,2% de todo el país

Cifra en Chillán alcanza los 7.363 electores, a quienes se les alteró su registro de manera unilateral

La información entregada por el Servel ante la Comisión de Gobierno Interior de la Cámara de Diputados el lunes pasado -cuando todavía se exploraba la posibilidad de aprobar una ley corta que permitiera revertir los errores en el padrón-, fueron decidores: en todas las comunas del país había afectados por los cambios unilaterales de domicilio electoral, error que tiene al organismo electoral y al Registro Civil culpándose mutuamente, y que impedirá que cerca de medio millón de ciudadanos (463.442 personas) sufraguen en los comicios municipales del próximo domingo 23 de octubre.

En la Provincia de Ñuble, la cifra llega a las 19.773 personas, lo que corresponde a un 41,1% del total de afectados en el Región del Bío Bío (48 mil), y a un 4,2% de los casos a nivel nacional.

El número contempla a aquellos electores incorporados sin consulta previa a cada comuna (9.048), y a quienes fueron retirados de la misma forma (10.725). En total, un 4,8% de los electores de las veintiún comunas de Ñuble no podrá sufragar en el lugar de su elección, teniendo en cuenta que el padrón de la futura región alcanza las 406.412 personas.

Movilidad del padrón
Chillán Viejo es la comuna que registra el mayor porcentaje de movilidad de su padrón, con un 9% (cifra que se escapa del rango en que se encuentra la mayoría, que oscila entre 6% y 1%, según informó el Servel). Es decir, del total de electores (19.485), 1.036 fueron incorporados unilateralmente, y 732 fueron retirados. Dicha movilidad, en comunas como Santiago, por ejemplo, alcanzó el 12%.

Le siguen Ñiquén y San Fabián, con un 5,9%; San Nicolás, con un 5,4%; Quillón, con un 5,2%; Ránquil, con un 5,1% y Portezuelo y Chillán, con un 5%.

Esta última, recibió 4.110 electores de otras comunas, y le fueron retirados 3.253 votantes. Es decir, 7.363 personas, de un padrón de 146.514 vieron afectada su capacidad de elegir dónde sufragarán.

Coincidentemente, dos de las comunas que según lo informado por el Servel registraron mayor movilidad de electores, aparecieron a mediados de agosto, cuando se informó el primer padrón depurado para los comicios municipales, entre las que registraban más electores que población, de acuerdo a las estimaciones del INE: San Fabián y Portezuelo.

En la primera, hubo un mediático proceso judicial que partió en 2012, en cual se acusó a la alcaldesa, Lorena Jardúa, de “acarrear” votantes -cargo del que fue absuelta-, y en otra comuna, como Trehuaco, el actual alcalde, Luis Cuevas, y el senador, Alejandro Navarro, solicitaron al Servel depurar el padrón.

Es decir, desde que debutó la inscripción automática y el voto voluntario, en 2012, hubo indicios de que algo ocurría con el padrón, situación que a juicio de la experta electoral, Paulina Pinchart, “se pudo ir gestando hace varios años, pero como eran casos aislados, no se notó. Tampoco nos dimos cuenta en las elecciones parlamentarias y presidenciales, pues los territorios electorales son más amplios. No fue hasta ahora que nos pudimos percatar del nivel del error, que a mi juicio, pone en serio riesgo el sistema democrático en nuestro país”, manifestó.

Según Pinchart, esto es serio.

“Es un error o una suma de erorres que no pueden pasar, porque ponen en jaque todos los procesos democráticos que se han llevado adelante. No se puede tener a ciudadanos con condiciones distintas para votar, pues por definición, en democracia es un voto, una persona. Es la única ocasión en la que todos los chilenos somos iguales, principal falla que tenía la ley corta que pretendía impulsar el Gobierno”, sostuvo la académica.

Efectos en la participación
Paulina Pinchart advirtió sobre los efectos que esta crisis podrían tener en la participación electoral.

“Los que siempre hemos votado, sabemos en qué mesa sufragamos la última elección y en cuál votaremos el domingo. Quienes no están vinculados, se les pone cualquier obstáculo, por pequeño que sea, e inmediatamente los estás desincentivando a concurrir a votar. Uno de los problemas que tiene hoy Chile es el de la baja participación, entonces, no se puede a nivel de Estado o del Gobierno de turno, permitirnos este tipo de errores. Yo no estoy porque las sanciones pasen por darse un gusto político. Aquí debe haber sanciones porque esto es algo serio, grave, que puede mancillar en cierta forma nuestra democracia, que hace que ésta sea más imperfecta, y un Estado democrático no puede hacer eso”, afirmó.

A esto, hay que agregar la legitimidad de las autoridades que resulten electas. 

“En contiendas en que la diferencia de votos sea reducida, los candidatos podrán impugnar los resultados. Esto puede significar que las comunas pasen bastante tiempo sin sus nuevos alcaldes o concejales”, manifestó, agregando ser partidaria de aplazar las elecciones, “para garantizarle a todos los chilenos que podrán sufragar, y evitar así todos estos problemas posteriores”.

Comentarios