[Editorial] Estadísticas y futura Región

Por: Fotografía: Mauricio Ulloa 10:45 AM 2016-10-17

En las últimas semanas se han conocido importantes estadísticas locales del ámbito económico y social, como pobreza, desempleo, remuneraciones, creación de empresas y fruticultura, sin embargo, todas tienen en común lo reducido del tamaño de las muestras usadas en Ñuble y por lo tanto, escasa profundidad en los datos, ya que fueron confeccionadas pensando en mostrar una realidad nacional y regional, salvo algunas excepciones.

Organismos como el Instituto Nacional de Estadísticas, entre otros que elaboran estos estudios, hacen una jerarquización según sus recursos disponibles, que no favorece la descentralización, pues no considera a las comunas. A modo de ejemplo, las encuestas de empleo y Casen ofrecen datos estadísticamente representativos solo para Chillán y Chillán Viejo, y para qué mencionar la encuesta de ingresos, que ni siquiera entrega cifras de la provincia de Ñuble. En muchos casos, es necesario solicitar los microdatos a las instituciones respectivas, a través del sistema de transparencia, para luego procesarlos.

Por otra parte, los datos que se entregan para Ñuble no tienen la profundidad que sí se entrega en el nivel regional, lo que tiene una sencilla explicación: Ñuble no es una región.

Dado el contexto de centralismo que subyace a este problema, donde es conveniente reiterar que el factor financiamiento es clave, la respuesta a la situación de Ñuble debiera ser su transformación en región. Sin embargo, si se repite el patrón centralista en la futura unidad político-administrativa, seguirá siendo escasa la información sobre las comunas de la futura región.

Las estadísticas son una herramienta clave para la toma de decisiones pues permiten hacer diagnósticos específicos sobre distintas problemáticas, como la precarización del empleo y los bajos salarios, la distribución geográfica de ciertos rubros económicos y de las necesidades, así como la magnitud de la extrema pobreza.

Manejar información precisa y oportuna permite a las autoridades, cuando éstas son eficientes, gestionar soluciones a dichas problemáticas, así como tomar decisiones sobre planificación en distintos ámbitos, lo que contribuye a focalizar adecuadamente la asignación de recursos, mejorando su rentabilidad social y económica. 

Por otro lado, esta información, muy valiosa por lo demás, también es útil para la toma de decisiones en el ámbito privado. Por lo tanto, su escasez en los niveles provincial y comunal, podría llevar a hacer estimaciones erradas e incluso, constituir un desincentivo a la inversión.

Por ello se valoran los esfuerzos que distintas entidades están llevando adelante con el objetivo de mejorar el acceso a información confiable sobre distintas variables en el nivel local, como el Observatorio Laboral que lidera el Sence y la Universidad del Bío Bío, cuyo comité asesor fue constituido la semana pasada y está integrado por representantes de gremios empresariales y sindicales. Esta instancia analizará el dinamismo del sector productivo y la empleabilidad, y entregará información periódica y actualizada sobre la demanda laboral, lo que permitirá realizar una proyección del mercado en la futura región.

La planificación del desarrollo de la Región de Ñuble, así como la definición de políticas que contribuyan al crecimiento, requerirán de estadísticas, por lo que es deseable que las instituciones responsables de generar dicha información comiencen desde ya a avanzar en ese camino, ya sea aumentando el tamaño de las muestras como la profundidad de los análisis, lo que sin duda demandará más recursos materiales y humanos, por lo que la voluntad política de las autoridades locales y los congresistas vuelve a ser un factor determinante en el logro de este fin. 

Comentarios