Candidatos a alcalde: solo uno declara poseer automóvil

Por: Marcelo Herrera 08:20 AM 2016-10-17

Revisar las declaraciones de patrimonio e intereses de los candidatos a alcalde y concejales representa hoy un ejercicio tan democrático como necesario para la mayor parte de los electores, en especial a partir de los bullados casos derivados de la relación entre políticos y financiamiento irregular. 


El ejercicio de transparencia, sin embargo, choca con la información que se puede obtener. 


Ocurre en el caso de los cuatro candidatos a alcalde en Chillán, donde las declaraciones patrimoniales y de intereses publicadas en la página del Servel aportan escasa información a los votantes. 


En materia de patrimonio, por ejemplo, el actual alcalde Sergio Zarzar declara solo un departamento en calle Corregidores, sector Santa Blanca, destinado a arriendo, sin información sobre su tasación. 


Mayor precisión presenta en su informe el ex alcalde Aldo Bernucci, quien declara una propiedad en calle Diego de Velásquez, Santiago, con un valor comercial de 35 millones de pesos. 


Los otros dos candidatos, Hugo Guíñez y Enrique Jara, no declaran poseer bienes inmuebles. 


En cuanto a vehículos, el único que declara tener uno es Hugo Guíñez, un Honda Elite año 2007, con un valor comercial de 1 millón 500 mil pesos. 


Las declaraciones patrimoniales además dan la posibilidad de declarar voluntariamente otros valores, como depósitos y cuentas bancarias. En este ítem solo Bernucci aporta información, declarando tres depósitos a plazo en el BCI y una cuenta corriente por un valor aproximado de 1 millón 500 mil pesos. 


En cuanto a la declaración de intereses, el candidato de la Nueva Mayoría es el único que reconoce aportes a personas jurídicas sin fines de lucro, como socio del Colegio de Abogados, a la Primera Compañía del Cuerpo de Bomberos de Chillán y como socio del Club Comercial. 


El resto de los candidatos no declara participación en sociedades.


Sobre la exigencia electoral y lo que declararon, el candidato Aldo Bernucci sostuvo:   “ Declaré lo que yo tengo de patrimonio  y no faltaría nada, eso es todo”. En tanto Sergio Zarzar explicó: “Yo declaré un departamento, que es lo que yo tengo. Lo que corresponde a la casa Zarzar me desligué absolutamente de eso antes de asumir como alcalde, y en relación a que yo no tenga vehículos, bueno, pero tiene mi señora, tienen mis hijos y en ese sentido yo declaré lo que efectivamente tengo”.


Poca relevancia 
La escasa información disponible en las declaraciones de los candidatos se ha replicado en el resto del país.


Frente a esta realidad, incluso, el Consejo para la Transparencia invitó a los aspirantes a canalizar sus declaraciones patrimoniales y de interés en su página web www.candidatotransparente.cl, en la cual hasta ahora no figura ningún candidato chillanejo.


Para los expertos, el problema nace en que recién el año 2017, a partir de la agenda de la probidad aprobada este año para autoridades y funcionarios públicos, este trámite se hará obligatorio y riguroso. 


Mientras tanto, la información que encontrarán los electores será irrelevante. 


María Jaraquemada, directora de la Fundación Espacio Público, sostiene que estas declaraciones tienen los mismos defectos de las declaraciones anteriores a la nueva Ley de Probidad, por lo que “los candidatos cumplieron con lo que tenían que cumplir”.


La experta precisa que la propia manera de declarar presenta defectos. “Al ser manuscritas, algunos datos se hacen ilegibles, lo que complica aún más el poder analizar los datos que ahí se entregan, además de la pobreza en la información que ofrecen los candidatos sobre las sociedades en que tienen intereses”, afirmó la profesional al sitio de la radio Universidad de Chile.


Pero los problemas técnicos no constituyen el principal déficit. Los propios candidatos no tienen interés en que se conozcan su patrimonio o intereses.


“En el tema de los intereses cuando se declaran las sociedades es muy poco el detalle que se tiene. Tú tienes el nombre de la sociedad, que puede ser ‘Inversiones Santa Juana’, pero tú no sabes el giro, no sabes a qué se dedica esa sociedad, te cuesta mucho saber cuál puede ser el potencial conflicto de interés de esa autoridad porque no sabes si hay giro inmobiliario, minero, etc.”, afirma.


Otro de los organismos dedicados al monitoreo de eventuales conflictos de intereses de las autoridades y representantes populares, es la  Fundación Multitudes. Su presidenta, Paulina Ibarra, deja espacio para que dentro de quienes podrían desconocer la reglamentación y forma de completar una declaración de patrimonio, existan personas que tengan “conscientemente, la necesidad de ocultar información”, con la consiguiente falta de probidad y transparencia que ello implica.


Una de las conclusiones a las que debería arribar la ciudadanía, sostiene Ibarra, es que los candidatos con estas declaraciones están dando cuenta también de cómo interpretan la ley, lo que “refleja perfectamente en cómo van a ser en el futuro. Cuando empiezas a interpretar la ley a tu favor, ahí tienes una clara señal de que este candidato no va a ser un buen servidor público”.

Comentarios