El mapa del poder que se juega en las próximas municipales en Ñuble

Por: Isabel Charlin Fotografía: Mauricio Ulloa 09:45 PM 2016-10-15

Las elecciones municipales del próximo 23 de octubre se convertirán en la principal fotografía electoral  para los diferentes conglomerados, de cara a las presidenciales y parlamentarias de 2017.

Con resultados en mano y porcentajes reales de participación, los partidos políticos proyectarán sus votaciones para el próximo año, cifras que dependerán en gran parte de quién gobierne las comunas en cada territorio, ya que quienes asuman el próximo 6 de diciembre serán los responsables de crear las redes necesarias para pavimentar la continuidad de la Nueva Mayoría en el poder; permitir el retorno de Chile Vamos, o dejar que nuevas fuerzas asuman el liderazgo de un país que ha visto resentida la confianza en los políticos en los últimos años.

En 2012, 14 de las 21 comunas de Ñuble quedaron en manos del hoy conglomerado Chile Vamos (entonces Alianza), un resultado que cambió por completo el escenario alcaldicio en el territorio, ya que hasta ese año, la Nueva Mayoría (Concertación) administraba 13 de las comunas ñublensinas, y solo ocho eran encabezadas por la derecha.

Diferencias que así como  la UDI y RN intentaron disminuir con éxito hace cuatro años; hoy pretenden estrechar los partidos del oficialismo,  recuperando comunas clave para el futuro escenario electoral de presidenciales, parlamentarias, y muy posiblemente, de elecciones de gobernadores regionales (intendentes).

Para Chile Vamos, es vital mantener sus actuales 14 alcaldías (Chillán, Cobquecura, Coelemu, Coihueco, Ninhue, Ñiquén, Pemuco, Pinto, Portezuelo, Quillón, Ránquil, San Carlos, San Fabián y Yungay) y recuperar otras que de acuerdo a sondeos, podrían acrecentar su influencia política en la zona.

De los seis municipios que tiene actualmente la Nueva Mayoría (Chillán Viejo, El Carmen, Quirihue, San Ignacio, San Nicolás y Trehuaco), más Bulnes, a la cabeza de un ex PPD, este último y San Nicolás son vistos por la derecha como factibles de ganar. El primero, por la gran dispersión del voto de centro izquierda que habrá en la comuna, donde postulan el RN Ricardo Soto (quien ganó las primarias), y tres candidatos que se dividirán las preferencias del otro sector (Guillermo Yéber, de la Nueva Mayoría; Ernesto Sánchez, independiente y actual alcalde y Jorge Hidalgo, independiente y ex alcalde del PS); y el segundo por haber sido en 2012 la pelea más ajustada de la provincia, la cual solo se resolvió en el tribunal electoral, y dejó al alcalde Víctor Toro (DC) con solo 40 votos sobre su contrincante, Víctor Hugo Rice (RN). El próximo domingo los contendores serán los mismos.

En el caso de la Nueva Mayoría, sí o sí deben aumentar el número de alcaldías, y sobre todo, recuperar reductos importantes, que a la luz de la futura región, serán polos importantes, como Chillán (capital regional) y San Carlos (capital provincial).

El oficialismo tiene la confianza de recuperar comunas como Ninhue, de la mano del DC Luis Molina; Portezuelo, donde postula el ex alcalde Modesto Sepúlveda (DC); Cobquecura, con el también ex jefe comunal Julio Fuentes (PR), y Coihueco, con Arnoldo Jiménez (PPD). Otra gran sorpresa que esperan dar es en Coelemu, con Alejandro Pedreros (DC), y en Yungay, con Rafael Cifuentes (PS).

Sin duda, la principal herramienta que han utilizado los partidos políticos para asegurar el triunfo es la reelección.

Así, de los 21 alcaldes de la provincia, 20 buscarán seguir gobernando sus comunas por cuatro años más. 

Solo en una no ocurre tal fenómeno: Pemuco. Allí, la alcaldesa, Jacqueline Guíñez, cedió el cupo a su hermano, Johnson Guíñez, otro ex alcalde de la comuna, quien fuera destituido en 2008, pero que ya cumplió con los cinco años de sanción electoral.

En tanto, una impronta distinta la van a marcar los candidatos que, buscando una opción para neutralizar a las mesas negociadoras, han decidido postular como independientes.

Existen varios casos de candidatos fuertes con raíces en la Concertación o Nueva Mayoría que han tomado ese camino.

Es el escenario que se da, por ejemplo, en Bulnes con el ex PPD Ernesto Sánchez, quien ya compitió en solitario en 2012 y resultó ganador. En la misma comuna se suma Jorge Hidalgo, ex alcalde socialista, quienes competirán frente al DC Guillermo Yéber. 

Algo similar ocurre en Chillán Viejo, donde el oficialismo decidió no efectuar primarias, designando al socialista Felipe Aylwin como candidato. Esto hizo que surgieran otras dos candidaturas de centro izquierda: Samuel Jiménez, independiente, apoyado por el concejal radical Jorge Del Pozo; y el actual edil Rodolfo Gazmuri, del PRO. A ellos se suman el RN Rodrigo González; el independiente Juan Illanes, y la representante del Partido Igualdad, Viviana Arias.

La fuerza de los partidos

Para los partidos políticos, más importante quizás que el número de alcaldías es el resultado de las elecciones de concejales, en las que se refleja de mejor manera cuál es la verdadera influencia de cada colectividad.

Desde 2004, la Nueva Mayoría (entonces Concertación), ha mantenido la hegemonía en la Provincia de Ñuble en estos comicios, obteniendo el 54% de los votos, frente al 36% de la Alianza (hoy Chile Vamos) y el 10% de Juntos Podemos, que incluía en esa fecha al Partido Comunista.

En 2008, la Concertación mantuvo su liderazgo, con un 48% de los concejales electos; seguida de la Alianza, con un 36%; Juntos Podemos, con un 9% y Por un Chile Limpio, con un 7%.

En las pasadas elecciones de 2012, la Concertación volvió a imponerse en Ñuble, con un 49%; la Alianza obtuvo un 36% y otras fuerzas sumaron un 15%. De un total de 128 concejales, la actual Nueva Mayoría se quedó con 63; Chile Vamos con 53 y otras fuerzas (PRI, MAS y PH) con 12.

El partido que obtuvo más ediles en la provincia fue RN, con 34; seguido de la DC, con 28; la UDI, con 19; el PR, con 13; el PPD, con 11; el PS, con 10 y el PC, con 1.

Estos son los resultados que deberán salir a defender las colectividades, que a partir del 24 de octubre, se abocarán a preparar el terreno para las presidenciales, parlamentarias y probablemente, elecciones de gobernadores regionales (intendentes) de noviembre de 2017.

En el caso de las parlamentarias, el escenario será totalmente distinto, ya que con el fin del sistema binominal, los distritos 41 y 42 se fusionaron en uno solo, el distrito 19, que comprende las 21 comunas de la Provincia de Ñuble. Ya no se elegirán cuatro diputados (dos por cada distrito), sino cinco por el nuevo mega distrito fusionado.

Es decir, diputados y gobernadores regionales compartirán el mismo terreno electoral. De ahí que los resultados municipales de cada una de las comunas sean fundamentales desde el punto de vista político para pavimentar las futuras nominaciones de candidatos. Los partidos con más votos y autoridades electas tendrán mayor poder de negociación a la hora de posicionar a sus figuras, lo que se extrapolará también a la hora de definir las candidaturas presidenciales al interior de los conglomerados.

Comentarios