PDA: entregan primeras 228 estufas y prometen quintuplicar la oferta

Por: Jorge Chávez Fotografía: Mauricio Ulloa 08:55 PM 2016-10-14

La Secretaría Regional del Ministerio del Medio Ambiente entregó oficialmente hoy las primeras 228 estufas del programa de recambio contemplado en el Plan de Descontaminación Atmosférica (PDA) de Chillán y Chillán Viejo.


Con una inversión de  $269.172.080, el Gobierno busca dar cumplimiento este año con la medida estructural considerada clave dentro del documento ambiental que entró en vigencia el pasado 28 de marzo.


De manera simbólica cada una de las personas beneficiadas recibió sus modernos calefactores de manos del jefe regional de Medio Ambiente, con los que se espera disminuir las emisiones de material particulado fino (MP2,5), producido principalmente por la quema de leña durante el proceso de calefacción domiciliaria.


En esta primera etapa de la política contra la polución por biomasa se dispuso de 28 calefactores a gas (modelo Ecowood-PT) 140 equipos a pellet (modelo Pretty) y 60 a parafina (modelo FF-70AQ).


Tras la ceremonia de entrega de los equipos realizada en la Gobernación Provincial, el seremi de Medio Ambiente, Richard Vargas, aclaró que estos ya están siendo instalados en las casas de los que fueron elegidos de un universo de casi 1.500 personas que postularon al concurso de Recambio de Calefactores del año 2016.


“Ya se instalaron las estufas a gas y ahora estamos a punto de instalar los a pellet porque estábamos a la espera del certificado formal de calidad; todo este proceso terminará este mes y tendremos toda la primera quincena de noviembre para evaluar la correcta instalación de los equipos en cada domicilio y verificar la conformidad de parte del usuario”, indicó.


Política
Dos son los efectos positivos que el Gobierno pretende generar con la implementación del programa de recambio de estufas en la intercomuna. Reducir los costos de calefacción de las familias locales y disminuir los altos niveles de contaminación por MP2,5 provocados por el funcionamiento de aparatos deficientes. 


Pese a que el PDA está ejecutándose hace casi siete meses, el plan de acción del texto se centró en la fiscalización de viviendas durante los días declarados como críticos por humo de leña, lo que resultó insuficiente a la luz de los datos consignados por el monitor de MP2,5 de la estación Purén.


De acuerdo a los registros históricos que consigna el mecanismo de medición, los cuales están libremente disponibles en la página web del Sistema de Información Nacional de Calidad del Aire (Sinca), de los 183 días que duró el plan operacional de Gestión de Episodios Críticos (GEC), en 90 de ellos se vivió un ambiente respirable nada o poco sano.


Un total de 44 episodios críticos acumuló la pasada temporada otoño-invierno, resumiéndose en 18 alertas, 21 preemergencias y 5 emergencias ambientales, mientras que los días en que se superó la normativa nacional en cuanto a promedios diarios máximos de saturación por MP2,5 sumaron otros 46.


De la estadística se tiene que el humo de leña afectó en diferente escala de toxicidad al 49% de los días vividos entre abril y septiembre en la intercomuna, y solo en un 51% de jornadas de bajas temperaturas (93 días), se gozó de un aire óptimo.


Para el seremi Richard Vargas el inicio concreto de la política de recambio de calefactores es el primer paso para la generación de un mejor aire para la zona, calefaccionarse adecuadamente y disminuir las enfermedades respiratorias en Chillán y Chillán Viejo.


“Estamos muy auspiciosos, pues contamos con el apoyo de nuestro ministerio, del intendente regional y de nuestros parlamentarios para que las medidas como la de recambio de calefactores, subsidios de aislación térmica entre otras, sean implementadas en toda su magnitud”, indicó.


Por su parte la gobernadora provincial de Ñuble, Lorena Vera, destacó que con la entrega de los equipos de calefacción se reafirma que el PDA no solo pone restricciones al uso de leña, sino que le ofrece a la comunidad mejores alternativas para evitar la producción de emisiones contaminantes.


Beneficiarios
“Yo postulé más que todo porque tengo a mi marido enfermo y necesito tener la casa temperada todo el año,  porque en pleno calor él anda con frío. Con la estufa a gas se me ahoga, la de parafina no la puedo usar y ahora estoy con leña, pero tengo que tenerla bien prendida; por eso pedí una a pellet y veremos cómo funciona y si realmente calienta la estufa”, comentó Rosa Troncoso.


La vecina del sector de la Vicente Pérez Rosales admitió no tener certeza de si el pellet que necesitará para usarlo como combustible es barato o si existe disponibilidad en el mercado; no obstante, confía en que no tendrá problema de abastecimiento y más aún podrá usar el equipo en los días de restricción.
“Este año me afectó mucho cuando se anunciaba Emergencia Ambiental, porque yo tengo una estufa a leña hechiza y no encontraba cómo mantener caliente a mi marido y lo tenía solo en la cama”, añadió.


Virginia Baeza, beneficiada con un estufa a parafina, comentó que gracias al nuevo calefactor podrá mejorar la condición ambiental de su vivienda, considerando el estado de salud de un miembro de su familia.


“Mi hija es asmática y la leña igual le hace mal; son muchas cosas que se tienen que evitar en la casa, por eso contar con una estufa a parafina a mí me cambia la vida porque yo tengo una salamandra”, explicó la vecina de los Ríos del Sur de la comuna de Chillán Viejo.


La estufa hechiza de María Eugenia Aedo también será chatarrizada gracias al programa de recambio de calefactores y en su reemplazo recibirá un moderno equipo a pellet.


“Me va a ayudar mucho contar con una estufa nueva porque tengo varias enfermedades crónicas y el humo me afectaba mucho al prenderla. Ya estoy aprendiendo qué tipo de pellet es el que necesitaré y dónde tendré que comprarlo”, afirmó entusiasmada la vecina de la Villa Doña Isabel del sector de Río Viejo.


Oferta masiva el año 2017
El PDA considera el reemplazo de 20 mil antiguas e ineficientes estufas a leña de la intercomuna en un lapso de 10 años, lo que dejaría que en promedio se debería entregar anualmente 2.000 para cumplir con la medida.


No obstante, en su primer año la Seremi de Medio Ambiente solo dispuso de un 11% del cálculo ideal, lo que obliga a la repartición de gobierno a potenciar el programa para las próximas temporadas.


Si bien el seremi Richard Vargas admitió que el lote de 228 estufas entregadas para Chillán y Chillán Viejo es menor, precisó que este año no se tuvo un presupuesto exclusivo para gastarse en el PDA, toda vez que el documento fue promulgado a fines de marzo último.


No obstante, aclaró que para el 2017 se tiene previsto masificar la oferta de modernos calefactores, que incluso podría significar quintuplicar o casi sextuplicar lo que se dispuso este año.


El funcionario de gobierno recalcó que ha gestionado recursos con el intendente regional Rodrigo Díaz, para que en el segundo trimestre del próximo año se pueda reemplazar entre 1.500 y 2.000 estufas.


“El 2017 podremos trabajar con la inversión necesaria debidamente agenciada para el Plan de Descontaminación, ya que este año solo trabajamos con los recursos que ya estaban designados con anticipación”, sostuvo.


Si bien el PDA precisa que el 50% de los aparatos que se reemplacen hasta el 2026 deberán ser leña por leña y la otra mitad por sistemas a gas, pellet y parafina, este 2016 el Gobierno optó solo por equipos más eficientes ambientalmente.

 

Comentarios