Nicanor Parra vaticinó hace 16 años el Nobel de Bob Dylan

Por: Carolina Marcos Fotografía: Agencias 08:50 PM 2016-10-13

La noticia del Nobel de Literatura que recayó en la figura del cantautor y poeta Bob Dylan no solo impactó en el mundo de la música y las letras. Lo hizo también en Chile, puesto que hace 16 años, un chileno ya había vaticinado la posibilidad. Se trata de Nicanor Parra, el eterno candidato a la distinción, quien en una entrevista concedida  el año 2000 a El Mercurio, declaró que el cantante merecía el galardón por tres versos que llamaban su atención. 


Se trata de los que corresponden a la canción “Tombstone blues”, lanzada en 1965 y que rezan así: “My father is in the factory and he has no shoes / my mother is in the alley looking for food / and I’m in the kitchen with the thumb stone blues” (“Mi padre está en la fábrica y no tiene zapatos / mi madre está en el callejón buscando comida / yo estoy en la cocina, con el blues de los cementerios”, en su traducción al español).


“Con estos tres versos se hace acreedor a todo. Por su falta de pretensión artística. Es realismo real, con la fábrica, el callejón y la cocina, donde está el niño solo con los thumbs blues”, declaró el hijo de San Fabián de Alico hace 16 años.


David Vivero, el empresario gastronómico de San Carlos amigo del antipoeta, también se sorprendió por este vaticinio del vate. “La verdad, nunca hablamos del tema de aquella entrevista. Lo que sí me ha dicho más de una vez es que su poeta favorito es Carlos Pezoa Véliz, de hecho, la última vez que fui para su cumpleaños 102 le mandó a mi madre un escrito que comenzaba con la frase: ‘Tras la paletada, nadie dijo nada, nadie dijo nada’. Para él, Pezoa Véliz es un referente”, precisa David.  


Pezoa Véliz fue un joven santiaguino que vivió entre  1879 y 1908. Su poesía, radical, temeraria e irónica, sería (según los entendidos en la materia) el principio de la antipoesía del hijo de San Fabián que años más tarde se iluminaría con la poesía de Dylan, el flamante nuevo Premio Nobel de Literatura, tal como lo consigna el escritor Francisco Véjar en su texto “Nicanor Parra, el poeta enmascarado”. 


“Era mi primera visita a su casa de La Reina y me invitó un té. Me preguntó si ubicaba a Bob Dylan y luego recitó de memoria, allí en la cocina, una canción tradicional rescatada por el poeta folk: El obrero textil. Primero escuché la versión en inglés y después su traducción al castellano. Recitó tres estrofas...”, consignó el 2014, confirmando la admiración del antipoeta por el cantante. 

Comentarios