Primeras cosechas de cerezas comenzarían a inicios de noviembre

Por: Carolina Fuentealba 04:05 PM 2016-10-10

La esperanza retorna para los cereceros de Ñuble, luego que en la pasada temporada las lluvias tardías y las heladas influyeran de forma negativa en los cultivos, situación que este año se presenta de manera distinta, como ya han señalados expertos al respecto.

Las cifras entregadas por el ministerio de Agricultura, muestran que la superficie de frutales en el Bío Bío alcanzó las 14.997 hectáreas, un 33% más del año 2012, cuando se realizó el último Catastro Frutícola, de las que la provincia de Ñuble se adjudica más del 72% del total.

Minagri detalló que Chile es el principal exportador de arándanos y cerezas del mercado internacional, lo que permite indicarlo como el cultivo con más potencial de negocios de la provincia.

Clima favorable
Ya a fines de septiembre, Carlos Tapia, director técnico de Avium, empresa dedicada a la asesoría, investigación y desarrollo en el cultivo del cerezo, declaró al sitio Portal Frutícola, que este año en general, las primeras flores de los cerezos aparecieron entre 7 y 10 días antes que la temporada anterior, lo que según indica el experto, es lo normal para el ciclo de esta fruta, ya que el 2015, la temporada estaba retrasada en 7 a 10 días, a causa de las condiciones climáticas.

Tapia detalló que las floraciones este año son bastante abundantes, “Han tocado muy buenas temperaturas diurnas, por lo que toda va en torno a lo normal, ayudando a la floración”, precisó. 

“Es importante entender, que por la ausencia de lluvias al final del invierno, los suelos están más secos que por lo general a la fecha, por lo que en muchas zonas ya hemos empezado a regar”, declaró el director técnico.

Carlos Tapia entrega recomendaciones. “Creemos que en general hay una abundante floración, lo que se podría traducir en una buena cuaja”, señala. “Pero hay que tener cuidado, sobre todo en las zonas no afectadas por heladas, ya que podría haber un exceso de fructificación y tal vez un exceso de carga que hay que prever para hacer ajustes de cargas necesarias para cada huerto”, acotó.

El profesional puntualizó que “en cuanto a calidad, hemos visto que lo que está más adelantado en las zonas tempranas se ve bien y con muy buen potencial de calibre y vegetación gracias a la primavera cálida”, agregando que en la primera semana de noviembre podría comenzar la cosecha de la variedad Royal Down, mientras que la Santina en la segunda o tercera semana del mismo mes, siempre que el cultivo esté adelantado.

Desde la mirada local, Elena Yáñez, agrónoma especializada en este cultivo, aseguró que las lluvias no han resultado dañinas para los cultivos, aunque recomienda la prevención de hongos y bacterias. 

“En general la situación es buena, los huertos están con carga, con floración equilibrada y recibieron cantidades adecuadas de frío”, explica la especialista. “Esperamos que en noviembre-diciembre no llueva y se lograría una buena cosecha”, adelantó.

Factores Económicos
Si bien el aumento en la producción y las condiciones climáticas son favorables, también es importante considerar otros factores que pueden potenciar el negocio de las cerezas de forma favorable para la provincia, como lo es la inversión que el Grupo San Ignacio, que posee la planta de packing más importante de la región, hará en el rubro.

Víctor Villagra, gerente general del holding, informó la semana pasada que se ampliará la capacidad de procesamiento de su packing de cerezas ubicado en Bulnes, en un 46%, a causa del alza en los volúmenes exportables, a través de su filial Agroex. 

“La superficie plantada con frutales, solo en la Provincia de Ñuble ha aumentado en un 70% los últimos cuatro años y en nuestro caso, más de un 100%, específicamente con cerezos de distintas variedades”, detalló. 

Se espera que en noviembre ya esté la inversión operativa, lo que permitirá una mejor producción y selección de la fruta de acuerdo a sus características. “Se podrá obtener una caja terminada con un óptimo nivel de calidad y homogeneidad”, precisó Villagra. “Los porcentajes de embalaje mejorarán, logrando obtener segundas y terceras categorías para dejar en Asia las mejores calidades y en mercados distintos a China, como Estados Unidos, Europa, Sudamérica y Medio Oriente, calidades, calibres y colores que en China serán castigados, maximizando así la satisfacción de nuestros clientes, los retornos de nuestra fruta como productores y el posicionamiento de nuestra marca Agroex en el exterior”, afirmó.

Oportunidad de exportar
También es importante recordar que existe un mercado para la cereza chilena que ha ido abriendo nuevas oportunidades, como lo es India. En abril de este año, Ñuble recibió la visita del embajador de la India en Chile, Debraj Pradhan, quien en la ocasión, declaró que “mi objetivo es promover contactos de la India con la Región del Bío Bío. Queremos desarrollar negocios con la región, principalmente en productos agrícolas, celulosa, maderas, frutas, vino y pescados”, indicó.

Durante la visita, la directora regional de ProChile, Sandra Ibáñez, explicó que el gobierno indio ratificó la ampliación del Acuerdo de Alcance Parcial con Chile suscrito en 2007, que en la práctica significa     que se aumentará de 474 productos contemplados en el acuerdo original ya suscrito entre ambos países y vigente desde 2007, a cerca de 2.800. 

“Esto significará que al menos el 80% de nuestra oferta exportable a India obtendrá algún beneficio arancelario”, explicó Ibáñez. Entre los bienes chilenos que se suman y que serán beneficiados, destacan, entre otros, los productos agrícolas y agroindustriales, como cerezas frescas, cebollas, paltas, uvas, kiwis, mandarinas, duraznos en conserva, pasta de tomates, cerezas en conserva, cóctel de frutas, jugos de uvas y manzanas.

Comentarios