Chillanejas con permisos para conducir aumentaron en un 9%

Por: Felipe Ahumada Fotografía: Victor Orellana 10:30 PM 2016-10-08

Eso de que no se saben estacionar, o que se comen los discos Ceda el Paso, es absolutamente falso.

Las mujeres han ido marcando cada vez más presencia en el parque automotriz de Chillán, ciudad que por cierto no está lejos del colapso en ese sentido, con una tasa de un vehículo cada 3.7 habitantes, y que habla de cómo las mujeres también optaron por tomar el problema de la movilización por el volante.

Según cifras de la Dirección Municipal de Tránsito en 2013, fueron 2.653 las chillanejas que sacaron su licencia de conducir, cifra que aumentó levemente hasta 2015, año en que se entregaron 2.687 permisos a mujeres, representando un 28% del total que entregó ese año la Dirección de Tránsito.

En 2016, por el contrario, y a falta de casi tres meses para que finalice el año, ya son 2.310 nuestras vecinas que cuentan con su cédula de conducir, esto es el 37% del total de permisos entregados, 9% más que el año anterior, aunque aún dos puntos porcentuales más abajo de la media nacional que ubica a las chilenas con el 39% de las cédulas de conducir en el país, según estadísticas del Registro Civil.

Dentro de las razones que explican esta situación están el que son muchas las familias que optaron por contar con un segundo vehículo y porque “cada vez son más las mujeres que van a sus trabajos en autos o porque son las jefas únicas de hogar o porque tienen rutas y horarios incompatibles con las de sus maridos”, explica el sociólogo Carlos Pincheira.

En materia de infracciones
Poco a poco en una ciudad en la que aún se acusan resabios de machismo, como la chillaneja, los mitos de que las mujeres manejan mal, que no se saben estacionar o que se ponen más nerviosas que los hombres en situaciones complejas, han ido quedando en el entierro.

Ya es común verlas conduciendo locomoción colectiva, desde colectivos a micros.

En materia de infracciones de tránsito, en el Juzgado de Policía Local de Chillán, los mismos jueces de ambas salas, se han mostrado sorprendidos con la cantidad de choques, colisiones e infracciones en general que a diario llegan hasta sus escritorios.

El juez Ignacio Marín, certifica que “en promedio son 50, 60 o tal vez más las infracciones por distintas razones”.

Una vez más, se hace referencia al explosivo aumento del parque vehicular en una ciudad en la que los atochamientos se hacen cada vez más frecuentes por la sencilla razón de que las arterias siguen siendo las mismas.

En este contexto, el juez Marín especifica que mientras las faltas más propias de los hombres son el estar conduciendo sin licencia, o sin la licencia adecuada al vehículo en el que transitan; y también las que tienen relación con el exceso de velocidad, “es muy raro que lleguen infracciones a mujeres por esta causa, porque ellas son más cuidadosas en ese sentido, no salen a manejar si no andan con sus licencias o con el resto de sus documentos”.

En tanto, las que más se le cursan a las conductoras son por estacionarse en doble fila, sobre espacios con línea achurada o en bandejones.

“Muchas veces nos encontramos con mujeres que van al centro -por ejemplo- a realizar algún trámite o a dejar a sus hijos a los jardines o colegios y se estacionan en doble fila mientras hacen sus diligencias. Eso es como más típico de las mujeres”, reconoce Marín.

Otro mito que derriban en el Juzgado de Policía Local es el que apunta a un hábito más propio de las mujeres el conducir y hablar por celular al mismo tiempo.

“Esa es una de las razones de infracción más frecuente de las que nos llegan a diario, y son además, las principales causas de las colisiones por alcance que tenemos en la comuna. La verdad es que la cantidad de colisiones han aumentado enormemente y el uso del celular tiene mucho que ver en este. Acá yo diría que la cosa está muy equilibrada entre hombres y mujeres”, atestigua el juez.

Menos kilómetros
Un estudio realizado por el Conaset en el primer semestre del 2016, dice que las posibilidades de que una mujer se accidente al volante es casi un tercio respecto a las probabilidades que se observa en los hombres.

Esto en gran medida es porque ellas conducen menos kilómetros al día que los hombres. Y entre ellas, se observa que las conductoras de entre 17 y 25 años tienden a accidentarse 2,5 veces más que las que superan esa edad.

Comentarios