“Estamos en un boom en lo que respecta a energía fotovoltaica”

Por: José Luis Montes 09:40 PM 2016-10-08

La firma Green Gear Energy, que se dedica a capacitar y ejecutar proyectos de energía fotovoltaica, conformada por cuatro profesionales jóvenes de la VIII Región  -Nicolás Infante, Guillermo Ortiz, Fabián Espinoza y Víctor San Juan- egresados hace dos años de Ingeniería Civil Mecánica de la Universidad de Concepción, nos aclaró dudas sobre esta alternativa energética que pese a que aún está lejos de ser masiva, está entrando fuerte en la zona.

Dos de los socios, Infante y Ortiz, dictaron esta semana un curso de dos días en INIA-Santa Rosa y confirmaron que la energía solar es un tema emergente que avanza en forma exponencial en el país y la provincia, y que se observa una evolución a la baja del costo de materiales para captar esta energía, que es del orden de un 40% en los últimos dos años. Agregan que esto también se aprecia en cambios diarios en los precios de los valores de los paneles a nivel mundial.

Estos especialistas, en todo caso, son cuidadosos con las expectativas de sus clientes y afirman que hay trabas para que esta tecnología tenga mayor desarrollo, partiendo por la reciente legislación chilena de cogeneración eléctrica que “pone muchas trabas. Hay mucha burocracia de por medio, mucho trámite. En lugar de ser una ley que facilite la inyección de energía a la gente le da la sensación que está hecha para dificultar el acceso a ella”, dice Guillermo Ortiz.

Su afirmación resulta más evidente cuando ni estos profesionales, ni nuestro medio, ha tenido acceso a información de que ya se haya instalado algún medidor de energía bidireccional, como exige la normativa para la cogeneración y gran parte de los proyectos en funcionamiento simplemente hacen correr por momentos el medidor al revés. Afirman que tampoco la ley estimula la cogeneración, ya que a diferencia de otros países la generación domiciliaria se paga prácticamente a la mitad del valor real de la energía.

La empresa juvenil que se enfoca en usos agrícolas de esta tecnología, fundamentalmente por tratarse de energías limpias y amigables con el medioambiente, destaca que hay soluciones fotovoltaicas en sistemas independientes de la red que son de alta eficiencia y que un ejemplo elocuente son las bombas de agua fotovoltaicas que funcionan con electricidad continua e incompatible con la alterna, que es la que suministra el tendido tradicional, a no ser de contar con un “inversor”.

Las bombas solares pueden funcionar directamente conectadas a panel fotovoltaico o también conectada a un banco de baterías, que se carga en horas de radiación solar. “Lo positivo es que el riego se requiere en tiempos en que hay sol en abundancia. También es muy eficiente para sistemas de iluminación simple, sobre todo en lugares que no cuentan con red eléctrica” dice Nicolás Infante.

En los cursos de capacitación de Green Gear, se incluye la autoconstrucción de paneles, para lo que se utiliza como materia prima las celdas solares que se importan a razón de un dólar por cada una: “Con los alumnos hacemos pedidos grandes. Los paneles de 36 placas, de 72 watts, hechos por uno, salen a un costo del $50 mil, y en mercado el doble. Incluye el marco de fierro, los vidrios, los perfiles de aluminio. Lo demás viene en el kit celdas, como alambres para soldar y un lápiz que es el estimulante para la soldadura. Lo demás es un cautín y cosas que se encuentran en cualquier ferretería” agrega.

Comentarios