Proyecto UBB permite reducir contaminación de plantas de celulosa

Por: La Discusión Fotografía: UBB 10:05 PM 2016-10-07

Investigadores de la Universidad del Bío-Bío, sede Chillán, lograron optimizar el proceso de tratamiento de efluentes de la industria de celulosa, utilizando microorganismos nativos chilenos. Se trata de una innovación que mejora el actual tratamiento de lodos activados, disminuyendo los niveles de contaminación en al menos un 50%.

La investigación, que se ha desarrollado en conjunto con la planta Nueva Aldea, de Celulosa Arauco, es encabezada por el académico del Departamento de Ciencias Básicas y del Laboratorio de Bioquímica y Microbiología Ambiental, Enrique Werner Navarrete, quien trabaja junto a la estudiante tesista de Ingeniería en Recursos Naturales, Lady Barros Arenas.

Según Werner, actualmente los residuos industriales líquidos (riles) o efluentes de la industria de celulosa son derivados del proceso de blanqueamiento de la pulpa de celulosa. Estos corresponden básicamente a desechos de lignina, que es extraída de la pulpa con óxido de cloro, y dichos efluentes son tratados posteriormente en grandes piscinas donde son sometidos a un proceso de decantación, y luego a un tratamiento biológico secundario de lodos activados. Tras ello, las aguas son devueltas al río o al mar. En algunas plantas de celulosa se realiza un tratamiento terciario que incluye el uso de resinas (químicos) que atrapan los compuestos coloreados, formando finalmente un lodo químico que también se debe desechar.

Los investigadores de la UBB lograron adicionar un elemento especial a la fase de tratamiento biológico secundario, introduciendo microorganismos nuevos (hongos y levaduras) que se complementan con el lodo. “Hemos sido capaces de seleccionar los microorganismos más idóneos. Eso se logró en el Laboratorio de Bioquímica y Microbiología Ambiental de la UBB”, aseveró el profesional.

Werner describió que mediante este tratamiento, los efluentes que se descargan en el mar, previo tratamiento con lodos activados más la innovación UBB, serían un 50% menos contaminantes. Asimismo, se lograría ahorrar una cifra considerable por concepto de tratamiento químico, a lo menos entre un 50% a 80%, pues cada día de aplicación de tratamiento químico terciario demanda un costo de 1 millón de dólares aproximado. 

“El procedimiento logra hasta un 50% de remoción de contaminantes en 6 horas. En otros países, en procesos de experimentación similares a lo que nosotros realizamos, es decir, seleccionando microorganismos para optimizar el sistema, se prolonga por unos 7 a 14 días y obtienen resultados de un 30% a un 35% de eficiencia. Nosotros logramos un 50% de eficiencia en 6 horas”, aseguró.

Otra ventaja es el bajo costo, pues los microorganismos prácticamente crecen solos, son extremadamente resistentes a condiciones de temperaturas, acidez, estrés mecánico, y además son nativos, de manera que no existe riesgo de generar problemas de tipo ambiental.

Vínculo con la industria
Werner junto a Barros trabajan actualmente junto a la Mesa técnica de tratamiento de aguas y efluentes de Celulosa Arauco S.A., empresa que se ha interesado en la propuesta.

En la planta de Nueva Aldea, se realiza el proceso primario de decantación de sólidos en grandes piscinas. Según estimaciones, producen unos 80 mil metros cúbicos de efluentes diarios tras el proceso de blanqueamiento de la celulosa, lo que equivale a una gran piscina de 8 hectáreas por 1 metro de profundidad. Tras la decantación prosigue el tratamiento biológico de lodos activados. 

“Se trata de una población heterogénea de microorganismos, generalmente bacterias y protozoos, que empiezan a crecer naturalmente en la piscina de decantación y que resisten las condiciones de los riles, formando una especie de barro. Dicho lodo es aireado por medio de grandes bombas con el propósito de aportarle oxígeno. De este modo, los microorganismos absorben el contenido del efluente”, expresó el investigador.

Por ahora esta investigación está a nivel de laboratorio y se está en proceso de habilitar una mini planta en la Universidad, con el propósito de replicar el proceso de tratamiento industrial a nivel piloto, incorporando la innovación UBB.

Comentarios