[Editorial] Concesión del Zapallar

Por: Fotografía: Mauricio Ulloa 10:55 AM 2016-10-07

Ciertamente es una muy buena noticia que el Gobierno haya decidido concesionar la construcción del embalse Zapallar, lo que cobra especial relevancia en el actual contexto de estrechez fiscal, que obligó al Ejecutivo a presentar un proyecto de Presupuesto 2017 con un recorte en la inversión pública de 3,7%, donde una de las carteras más afectadas fue Obras Públicas, con una reducción de 2,9%.

El Gobierno central debe priorizar el destino del gasto público y las concesiones de obras de infraestructura que representan importantes inversiones permite liberar recursos públicos para destinar al gasto social.

Como se recordará, el modelo de las concesiones fue ampliamente criticado al interior del oficialismo al comenzar la actual administración, particularmente frente al desafío de construir mayor infraestructura hospitalaria, lo que significó postergar la ejecución del hospital de Chillán, que la administración Piñera había priorizado bajo esta modalidad. En aquel momento, los argumentos, aparentemente económicos, tenían un trasfondo político, con un marcado sesgo ideológico.

Ahora, sin embargo, el realismo se ha impuesto, donde la renuncia a los postulados ideológicos se está convirtiendo en la tónica, y se ha asumido con pragmatismo que el modelo de la concesión es una respuesta frente al enorme desafío de brindar seguridad de riego a la agricultura mediante la construcción de embalses. La Punilla es un ejemplo de ello y pronto se sumará el embalse Zapallar, que se prevé levantar en el río Diguillín y que permitirá beneficiar a unos mil regantes de las zonas altas de San Ignacio y El Carmen, que hoy reciben aguas del Diguillín, pero no en la cantidad suficiente. Son los llamados “blancos” que quedaron fuera del sistema Laja-Diguillín.

Conviene precisar, sin embargo, que a diferencia de La Punilla, en el caso del Zapallar los regantes no tendrán que aportar al financiamiento. El modelo de concesión considera que el Estado pagará el monto de la inversión en cuotas al concesionario más un interés que se definirá en la licitación.

Sin embargo, para que la actual administración pueda incluir el Zapallar en la lista de los embalses a concesionar el próximo año, se requiere contar a la brevedad con los estudios respectivos, que en este caso corresponde a una actualización de los estudios que tienen más de 15 años, debido a los cambios hidrológicos del suelo y del emplazamiento de la presa.

Lamentablemente, en la Dirección de Obras Hidráulicas licitarán recién a fin de mes estos estudios, que debieran tardar entre 8 y 10 meses en su ejecución. Ello motivó al diputado Jorge Sabag a pedirle al ministro de Obras Públicas, Alberto Undurraga, que instruya la agilización de estos estudios, ya que el Ministerio definirá en enero del próximo año qué embalses serán priorizados para su licitación en 2017. 

Según el ministro, es requisito esencial que los estudios estén concluidos al momento de licitarse el proyecto para su concesión, por lo que agilizarlo es un imperativo si se quiere incluir al Zapallar en el listado. De no ocurrir ello, será tarea del próximo Gobierno definir su concesión.

La autoridad ha entendido que la necesidad de contar con agua para riego debe ser un objetivo prioritario para el desarrollo de la agricultura y enfrentar la escasez hídrica que se hace cada vez más profunda, pero es importante que esa convicción se traduzca en acciones concretas y oportunas, de manera de avanzar en serio apuntando al desafío de ser potencia agroalimentaria, y así brindar a la futura región la oportunidad de crecer y desarrollarse de la mano de su vocación agrícola.

 

Comentarios