El silencioso trabajo que tiene atajando a gran nivel a Contreras

Por: Rodrigo Oses Fotografía: Mauricio Ulloa 2016-10-05

Sebastián Contreras había colgado los guantes tras dejar Cobreloa porque en el fútbol los sueldos que se estaban ofreciendo no le permitirían mantener a su familia.
Por eso decidió administrar el hotel de su madre, hasta que llegó el llamado de Ñublense.

Tras estar casi dos meses retirado, el golero se calzó de nuevo los guantes y debutó tres días después de su arribo a Chillán, demostrando su vigencia.

A pesar de las dudas que despertó su fichaje, en la actualidad es una de las buenas figuras del Ñublense de Pablo Abraham, protagonizando notables tapadas en los últimos partidos. Incluso, ha mostrado dotes como atajador de penales.

La clave de su buen momento
El preparador de arqueros de los “diablos rojos”, Francisco Arias, revela el secreto del silencioso trabajo que hoy tiene a Contreras atajando a gran nivel, a pesar que estuvo retirado del fútbol.

“Acá cuando llegó pasó por un proceso rápido de adaptación que no era fácil porque venía sin ritmo, pero con ánimo de revancha. Siempre estuvo dispuesto a todo. Eso hizo que se acelerara su proceso de recuperación, porque un arquero con pocos días sin trabajar se resiente, él estuvo dos meses sin jugar, pero se aplicó y logró un buen nivel en poco tiempo”, describe Arias, quien recalca la base de su trabajo con los arqueros de Ñublense.

“Le doy mucho énfasis a los ejercicios para reforzar la coordinación, la reacción y la velocidad, pero valoro mucho su actitud, y la de todos, tiene un gran profesionalismo. Hace todos los trabajos y siempre está pidiendo más. Desde Frascarelli, a Morandi, Reinoso, Celso Castillo y Sebastián Contreras, siempre han tenido un buen rendimiento por eso, por el profesionalismo en el trabajo”, evalúa el profesional, quien revela la mayor cualidad de Contreras en el arco.

“La mayor virtud de Sebastián Contreras  es su  buena reacción, achica bien los espacios, ordena mucho la defensa y maneja el juego aéreo, es un arquero muy completo, eso da la seguridad desde la banca que el arco está protegido”, acota Arias, quien también destaca la voz de mando del portero del Rojo.

“Lo primordial es la comunicación, que ordene a su defensa, que esté atenta en las marcas, las coberturas, es fundamental porque se pueden evitar goles así, a eso le damos mucho énfasis en el entrenamiento y Sebastián lo aplica. Además practicamos los saques de fondo, los saques de mano, los de volea, es una rutina que está en la planificación del trabajo con los arqueros que hoy también deben jugar con los pies”, sentencia Francisco Arias.

Sebastián Contreras renació en el arco de Ñublense con un trabajo silencioso que ejecuta Francisco Arias, la mano invisible que le ha sacado rendimiento a todos los porteros que aguardan por defender la camiseta roja.

Comentarios