Navarro emplaza a senadores a horas de votarse elección de intendentes

Por: Isabel Charlin Fotografía: Agencia Uno 09:35 PM 2016-10-04

El senador Alejandro Navarro emplazó este martes a la DC, el PPD y el PS a aprobar la reforma constitucional que busca instaurar la elección directa del intendente, luego que esta fuera aprobada por la Comisión de Gobierno, Descentralización y Regionalización de la Cámara Alta.

Este miércoles, la iniciativa debería ser votada en la sala del Senado. El parlamentario por Bío Bío Costa aseguró su respaldo, impugnando los argumentos esgrimidos por los senadores que se oponen al proyecto, entre ellos tres de Ñuble: Jacqueline Van Rysselberghe (UDI), Víctor Pérez (UDI) y Felipe Harboe (PPD) .  

“Hay quienes quieren hacer creer a la gente que su oposición al proyecto radica en la falta de competencias y atribuciones de los gobernadores regionales (hoy intendentes), cuando en realidad lo que los mueve realmente es asegurar su poder futuro”, aseguró Navarro.

Agregó que “esto se debe a que durante los gobiernos de la Concertación y de la Nueva Mayoría, la tónica ha sido repartir las 15 intendencias, entre la DC, el PS y el PPD, por lo que claramente les acomoda la dedocracia”.

El parlamentario acusó que “ésta es la razón de fondo por la que los senadores Felipe Harboe, Ricardo Lagos Weber y Adriana Muñoz (PPD), Carlos Montes (PS) y Pedro Araya (Ind.-DC), se oponen al proyecto”.

Subdere confía
“Vamos a aprobar la ley y tendremos elecciones de intendentes en noviembre del próximo año”, dijo, en tanto, el subsecretario de Desarrollo Regional, Ricardo Cifuentes, durante el Seminario Nacional de Gobiernos Regionales que se realizó el lunes en Santiago.

Durante la actividad la autoridad reiteró la necesidad de aprobar el proyecto, el que calificó como “el inicio de un proceso”.

Asimismo, se mostró confiado en que el Senado aprobará esta iniciativa, y que lo mismo hará después la Cámara de Diputados, posibilitando de esta manera que en 2017 la ciudadanía pueda elegir con su voto a los futuros gobernadores regionales.

Frente a las críticas que se han formulado, el subsecretario Cifuentes enfatizó que “si bien es parte de la democracia, lo que no puedo aceptar es que se diga que el Gobierno está improvisando”.

22 votos
Lo que se votará este miércoles es solo la reforma constitucional, en primer trámite (luego debe pasar a la Cámara de Diputados), que permite la elección del intendente o gobernador regional mediante sufragio universal. Esta contempla, además, el umbral de votación con que se elegirá a la nueva autoridad, el cual tras las diversas negociaciones políticas, quedó en un 40% de la correspondiente elección.

Para aprobar esta reforma, se necesitan los 3/5 de los senadores en ejercicio, es decir, 22 votos, los que de acuerdo a los cálculos políticos del Ejecutivo, estarán bastante ajustados. Legisladores del PPD y el PS han adelantado su voto en contra, mientras la UDI anunció que se abstendría. En RN han puesto como condición que la elección se postergue para 2020 ó 2022 y que se acuerde la entrega de competencias y recursos concretos y reales antes de la votación. El Gobierno ha comprometido el respaldo de los senadores Francisco Chahuán, José García y Manuel José Ossandón (ex RN), lo que podría otorgarle el quórum a la iniciativa.

Los otros dos proyectos que vienen a complementar la elección directa de intendentes son la ley orgánica constitucional que regula la elección y le pone fecha, la cual debe ser enviada por el Gobierno una vez aprobada la reforma; y la ley orgánica constitucional sobre transferencia de competencias, que actualmente se encuentra en tercer trámite constitucional en la Comisión de Gobierno Interior del Senado, y que según los legisladores que votarán en contra este miércoles, debió haberse aprobado en primer término.

Esta dispone el traspaso de 49 nuevas competencias que se suman a las 23 ya existentes. Esto significa que cuando asuman los nuevos gobiernos regionales, estos van a contar con 72 atribuciones, a las que se les van a añadir otras 29 durante el período 2018-2022, llegando a un total de 101 al cabo de cuatro años. Todo ello, agregó el subsecretario Cifuentes, “sin contar las que se podrán solicitar en los cuatrienios siguientes, para lo cual la iniciativa establece mecanismos y plazos concretos”. 

Argumentos en contra
El senador Felipe Harboe es claro a la hora de rechazar la propuesta: “Nos dicen, ahora los vamos a elegir, pero las facultades se las vamos a dar el año 2022. Mi pregunta es: ¿entonces vamos darles a los intendentes una pega política de aquí al 2022? ¿Vamos a elegir a alguien que no va a tener nada que hacer durante cuatro años?”. 

“Hay momentos en la vida política en que hay que ponerse más en la vereda de lo que es correcto, de lo que es popular”, dijo. 

Víctor Pérez, en tanto, manifestó que “nuevamente estamos ante la improvisación del Ejecutivo. Hace un mes se firmó un protocolo para presentar indicaciones en relación al traspaso de competencias, y no ha pasado nada. Tal como está, el proyecto produciría un daño institucional enorme. Nosotros seremos claros con el Gobierno, tienen o no tienen los votos. Porque si quieren aprobar el proyecto con nuestros votos, tendríamos que conversar un poco más. Está claro que los ministros no quieren elección directa de intendentes”.

“Esto va a ser un desastre para las regiones”, agregó su par, Jacqueline van Rysselberghe. “Para variar, algo que podría ser bueno, lo están haciendo mal. Todos queremos que las regiones crezcan, se potencien, puedan desarrollarse, que nuestros hijos no tengan que ir a buscar pega a Santiago, etc., y esto no ayuda en nada a eso, porque las decisiones se van a seguir tomando en Santiago, y en vez de una autoridad, tendremos dos: una elegida con votos, pero sin poder, sin ninguna facultad; y otra sin votos, pero con poder, porque será el representante del Presidente. Tendremos dos autoridades de igual rango, que van a competir entre ellas, y terminarán paralizando a las regiones”, sostuvo la senadora. 

Comentarios