Sin corbata ni partido se presentan los candidatos en sus “palomas”

Por: Isabel Charlin Fotografía: Fernando Villa 09:25 PM 2016-10-03

A diferencia de las municipales 2012, figura de Bachelet no acompaña ninguna gráfica

Solo Bernucci y algunos postulantes comunistas, UDI y del PRI especifican su militancia. El resto, omite la información

Un nombre, el cargo al que postula y una frase corta. Ésa es la regla que ha utilizado la mayoría de los candidatos que han instalado propaganda en la vía pública, a la hora de confeccionar sus palomas o letreros.

En general, los hombres han colgado el traje y la corbata, y han preferido en masa las camisas de tonos claros. Salvo excepciones, como el alcalde Sergio Zarzar, o los candidatos a concejal Manuel Figueroa, Carlos Godoy y Edison Coronado, los postulantes han apostado por el blanco o los tonos pastel. En el caso de Zarzar, se pueden ver en las calles dos tipos de gráfica: una con terno oscuro, y otra, con camisa.

Según los expertos, mientras más limpia es la pieza gráfica y menos información contiene, mejor llega el mensaje. Es decir, aquellas palomas en que sobresalen más las letras que la figura del candidato, no estarían cumpliendo con su objetivo.

A diferencia de otras elecciones, gran parte de los postulantes ha elegido aparecer en solitario. Por ejemplo, la imagen de la Presidenta Michelle Bachelet, que en las pasadas municipales y parlamentarias causó furor, hoy está guardada bajo siete llaves. En el caso de los candidatos al Concejo, algunos han optado por hacerse acompañar de Sebastián Piñera (Joseph Careaga, Manuel Reyes o Nancy González); de Alejandro Guillier (Francisco Arenas) o Felipe Harboe (Yanina Contreras, Guillermo Valdés). El consejero regional Cristian Quiroz también ha acompañado en fotografías a algunos de los candidatos del MAS (Claudia Flores), en tanto otros postulantes han preferido retratarse con sus respectivos candidatos a alcalde (Sergio Zarzar o Aldo Bernucci).

Un segmento no menor de los aspirantes al Concejo ha escogido otro tipo de liderazgos para acompañar sus piezas gráficas. Daniela Guzmán, por ejemplo, se retrató junto a sus hijas; mientras que Onofre Oliva recurrió a un conocido líder de la comunidad, como el ex director de la Escuela Ramón Vinay, Jezer Sepúlveda.

En general, cada candidato aparece como una isla electoral. No hay congruencia en una misma lista, ni eslogan ni gráfica común que oriente a la gente respecto de la tendencia de cierto grupo de postulantes.

Sin militancia evidente
La ausencia de filiación política es otro patrón que se repite a la hora de analizar las palomas y letreros.

Salvo el candidato a alcalde Aldo Bernucci, quien coloca a su partido (PR) en su gráfica, y algunos candidatos del PC, el PRI,  o la UDI; el resto, omite dicha información.

“Hoy los partidos políticos y sus valores están muy lejanos de las reales necesidades de la gente, y el desencanto de la comunidad con el sistema y sus políticos es evidente. Diversos estudios muestran cómo las personas no creen que los partidos puedan representarlos, por lo cual difícilmente votarán por uno de ellos”, sostuvo el académico de la UBB, Álvaro Acuña.

Para la experta en marketing político, Paulina Pinchart, “es obvio” que los candidatos no quieran explicitar a qué partido pertenecen. “Están tan desprestigiados los políticos y los partidos, que prefieren ocultarlo. Por otro lado, aquellos que saben que con los votos de su partido o coalición no ganan, ocultan su colectividad con la ilusión de agrandar el electorado favorable”, manifestó.

Comentarios